Ahora Brasil
El real brasileño fue la moneda que más se apreció en el último año
20-02-2017 Pasó de cerca de cuatro unidades por dólar a poco más de los tres actuales. Se ubicó por delante del peso colombiano y de la moneda chilena
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La moneda brasileña prosigue su escalada y acumula una suba de alrededor del 6% desde inicios de 2017, mientras que la plaza paulista ha trepado más de un 13% en lo que va de año, hasta alcanzar niveles de 2012.

El dólar se situaba en los 3,994 reales el 17 de febrero de 2016 y 12 meses después se negocia sobre los 3,093 reales, por lo que la moneda brasileña se ha apreciado más de un 22% en un año.

Según un estudio de la consultora Economática, el real fue la moneda que más subió en los últimos 12 meses, por delante del peso colombiano y el peso chileno.

Los analistas atribuyen la mejora de los indicadores al aumento de la confianza sobre la situación económica del país y a las reformas propuestas por el presidente Michel Temer, lo que provocó una caída acentuada del "riesgo país".

Los inversores, señalan los expertos, han comenzado a apostar de nuevo en el gigante sudamericano, a pesar de que importantes indicadores macroeconómicos cerraron 2016 en números rojos, como la producción industrial (-6,6 %), las ventas de los comerciantes (-6,2 %) y la producción del sector servicios (-5,0 %).

"Hay un optimismo en relación a Brasil. Después de dos años difíciles, hay una recuperación, aunque lenta, de la confianza", dijo Rafael Omati, consultor de la correduría Guide Investimento.

No obstante, el economista Silvio Campos Neto, de Tendencia Consultoría, alertó sobre los riesgos de que la expectativa de los inversores no coincida con la realidad.

"El mercado anticipa la mejora que es esperada, pero es un riesgo porque no hay garantía de que la recuperación venga de la forma esperada, aún hay mucho que hacer, el escenario político tienen sus riesgos y eso genera incertidumbre", dijo.

Algunos analistas advierten de una "inevitable" volatilidad en los próximos meses, en los que la atención del mercado estará puesta en las reformas del presidente Temer.

 

SECCIÓN Ahora Brasil