24.07
Buenos Aires, Argentina.
Última actualización 02.50 hs
Buenos Aires, 6 de julio de 2005

Una de cada 10 garantías que se presentan para alquilar es "trucha" Guardar nota   

Con el crecimiento de los alquileres -por la falta de crédito-, proliferó también la compraventa de garantías. En algunos casos, un mismo documento es vendido más de 100 veces en el transcurso de 90 días. Cómo detectar cuándo una garantía es "trucha". Qué problemas genera al propietario

Hacía años que no "rebotaban" tantas garantías para alquilar una propiedad por ser compradas como ahora. Y, de alguna manera, este fenómeno era previsible. Desde la devaluación se agigantó el movimiento de alquileres por la falta de créditos y porque las propiedades se encarecieron en pesos dos veces y media, mientras que los sueldos crecieron en el mejor de los casos, alrededor del 40%.

Las condiciones que imponen los propietarios a los inquilinos se tornaron más exigentes  –como anticipó InfoBae en mayo- llegando, en el peor de los casos, a pedir dos garantes de Capital Federal, con relación familiar directa, más sus recibos de sueldo para acreditar algún tipo de respaldo.

No todos acceden a estas condiciones y muchos optan por volcarse a la compra de una garantía, e indicar que el garante es un pariente cercano. La consecuencia: proliferó 30% este mercado de garantías compradas desde la devaluación.

Según la empresa de análisis de títulos de propiedades GELER, de Informes Argentinos SRL, que opera con más de 46% del mercado inmobiliario de la Capital Federal, del total de garantías presentadas, alrededor de un 10% es rechazada.

"Es una cifra sideral, enorme –comentó Silvano Geler, director de la empresa homónima-, que una de cada 10 garantías que se presentan para alquilar un inmueble es rechazada por la inmobiliaria".

Por mes, se estima que se solicitan unos 25 mil pedidos de informe en el Registro de la Propiedad de la Capital Federal, de los cuales, 30%, se presume, pertenecerían al mercado de las locaciones.

Este 30% de pedidos no implican necesariamente una operatoria de alquiler que se va a cerrar. Hay garantías que son vendidas decenas de veces y generan decenas de pedidos de informe.

 

Mejor control

Geler, indicó que "hacia 1998 por algunas garantías se realizaron hasta 360 pedidos de informe en el transcurso de 3 meses" y aclaró que "ahora, si bien no hay casos de garantías vendidas 200 veces, igualmente pueden encontrarse casos con más de 100 pedidos de informe a lo largo de 90 días".

"Si bien mejoraron los mecanismos de control, y hoy se detecta más rápidamente cuándo una garantía es comprada, ahora, el mercado de compra-venta de garantías volvió a aumentar porque hay más alquileres y porque la gente protege más sus bienes", aseguró Geler e indicó que "hace años, era común salirle de garante a un amigo, a un conocido. Hoy, pocos salen de garante, excepto en los casos donde el inquilino es un pariente directo".

  • Cuánto cuesta un garante falso. La ley no determina restricciones para que alguien pueda salir de garante. "No hay que certificar la relación del inquilino con el garante y el límite entre una garantía legal y una que no sirve, porque es comprada, está determinada por la cantidad de veces que fue otorgada", aseguró Geler. Es decir, una garantía que se compra no es necesariamente apócrifa. Para ser apócrifa, este documento tuvo que haber sido vendido en más de una oportunidad.
    Una garantía cuesta desde el equivalente a medio alquiler, hasta dos alquileres.

 

  • Cómo es la operatoria. La operatoria consiste en contactarse telefónicamente con un vendedor de garantías que provee fotocopias de un título de propiedad. El comprador de la garantía le otorga a la inmobiliaria o al propietario las fotocopias. Luego, el propietario o la inmobiliaria solicita un Informe de Dominio para saber si la propiedad se encuentra en condiciones y un formulario 5, que es el que determina cuántas veces se pidió información de esa propiedad en los últimos 90 días.
    "Las inmobiliarias no aceptan garantías que tienen más de 5 pedidos de informes", explicó Geler.
    Una garantía puede tener varios pedidos de informe y no ser comprada, en este caso se le solicita al garante que lo justifique.

 

  • Qué hacer si no se tiene garante. Con el boom del agro, muchos empresarios del interior del país alquilaron departamentos en la Capital Federal para hospedarse durante sus viajes de negocios. Esos departamentos también son utilizados por sus hijos estudiantes. Éste es el ejemplo paradigmático de quien tiene problemas para conseguir una garantía. Otro, es quien tiene a sus parientes cruzando la General Paz. Es que los garantes, de acuerdo con las nuevas condiciones impuestas por el mercado, deben ser propietarios de inmuebles ubicados en la Capital Federal.
    En estos casos, se solicita a la inmobiliaria que permita que el garante se encuentre fuera de la Capital. En general, no aceptan. Puede recurrirse a una garantía comprada, pero esta operatoria puede no servir.

ver: CÓMO OPERA LA MAFIA DE LAS ESCRITURAS               

 ANDREA SAMBUCCETTI        andreas@infobae.com

 



iProfesional Google

Seguinos en

Linkedin