Negocios

La góndola en su PC: ¿conviene ir al súper o llenar el changuito de manera online?

21-01-2011 Las compras de supermercado a través de Internet suman cada vez más adeptos. Coto, Disco, Jumbo y LeShop son los jugadores líderes. ¿Hay diferencias de precios entre lo que se ofrece de forma tradicional y la propuesta virtual? Fuentes del sector revelan qué sucede con los descuentos
Por Patricio Eleisegui
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La expansión de Internet, y la amplia gama de beneficios que permite su utilización, comienza a hacerse sentir en el ámbito de los "carritos virtuales".

Así, y de acuerdo a los actores del segmento supermercadista local, sólo en la Ciudad de Buenos Aires alrededor de 130.000 porteños eligen esta vía para concretar sus compras diarias.

Comodidad, amplio stock de productos, descuentos y seguridad son algunas de las banderas que enarbolan las empresas y muchos usuarios, al momento de dar cuenta de las ventajas que concentra este canal.

A la hora de los números duros, la sumatoria de estas variables parece estar dándole resultado a Coto, Disco, Jumbo y LeShop, las compañías que apuestan a este formato por fuera de la comercialización tradicional.

En esa dirección, y según datos de mercado, durante 2010 las bocas de venta online generaron ganancias mensuales por casi 150 millones de pesos.

Pero más allá del resultado positivo para los supermercados, y del crecimiento en el nivel de compras online, ¿qué tan económico y conveniente resulta llenar el carrito a través del canal virtual?

La respuesta, según pudo constatar iProfesional.com, a partir de consultas a analistas y a fuentes vinculadas con las grandes marcas, comprende múltiples aristas.

En principio, las características de cada opción varían según la propuesta online que impulsa cada cadena. Con Coto a la cabeza, el stock de productos que cualquier potencial cliente puede adquirir mediante Internet, en muchos casos, no se ajusta totalmente a lo que se consigue en cualquier súper tradicional.

De igual forma, los valores rara vez son iguales en ambos canales.

Muy por el contrario, desde el Centro de Educación al Consumidor (CEC) aseguraron a iProfesional.com que, en la mayoría de los casos, "los productos que se están ofreciendo a través de la web son hasta un 20% más caros que los ofertados en góndola".

"En Internet se reproduce algo que también se aprecia en las bocas de venta. Muchas cadenas de supermercados varían los precios según el barrio. Y eso también sucede en el ámbito virtual. Salvo en productos como la leche, todo lo demás está más caro en Internet", precisó a este medio Susana Andrada, presidenta del CEC.

"Efectuamos comparaciones entre, por ejemplo, dos supermercados Coto localizados en Caballito y Belgrano y observamos diferencias en el formato tradicional. Llevado a Internet, tenemos las mismas variaciones, pero con valores más arriba. La comodidad, y no el precio, es lo que parece impulsar esta modalidad de compra", agregó.

"Dependiendo del tipo de canasta, el producto y el día, se encuentran casos puntuales con diferencias por encima del 10 por ciento. En ese aspecto, Coto aparece como el más caro en el campo online. Pero son varios los supermercados que juegan con ciertas estrategias que disimulan estas diferencias respecto a la venta en salón", señaló a iProfesional.com Leonel Sist, uno de los impulsores de Tu-Alacena.com, un portal especializado en esta materia.

"Es común que, por ejemplo, coloquen en promoción productos como el fernet. Esto, sabiendo que es casi seguro que a eso el cliente le adicionará la compra de una Coca Cola. ¿Qué hace el súper? Sube el precio de la gaseosa. Con eso compensa el beneficio que está otorgando a través del fernet", amplió.

A continuación, cómo se divide -por supermercado- el caudal de compras vía web:


¿Cuáles son productos que más se compran de forma online? Bebidas, almacén, limpieza y perfumería. Al parecer, esto ocurre por cierta desconfianza en el mantenimiento de la cadena de frío de los productos frescos, que no aparecen entre las compras más frecuentes.

Diferencias
En el caso de Disco Virtual, fuentes de las empresa remarcaron a iProfesional.com que "no existen diferencias de precios entre lo que se ofrece online y lo que se exhibe en las góndolas físicas".

"Los valores son exactamente los mismos. De hecho, el cliente puede hacer el pedido hasta con siete días de anticipación que los valores no sufren modificaciones, aunque surjan incrementos durante el período que va del día de la compra a la jornada pautada para la entrega", indicaron.

Además, precisaron que "los precios en las promociones varían según la sucursal" y que "a eso hay que sumarle el costo de $15 correspondiente a la entrega de la mercadería".


Sin embargo, en el caso de Coto, la empresa reconoce que los precios online mantienen diferencias con los pautados para el canal tradicional.

"El valor de la página no es el mismo que el que se encuentra en la sucursal. ¿Por qué? Porque se trata de un servicio completamente diferente. No tiene relación con lo que se ofrece en las góndolas", indicó una representante comercial de la cadena.

"Eso también hay que aplicarlo a las ofertas que se publicitan cada semana. No son las mismas que las que se encuentran en los súper. Al igual que con los precios, el sector de Internet se maneja de manera completamente separada", agregó.

¿Por qué la mercadería tiene un valor más alto si se adquiere de manera virtual? La representante consultada así lo explicó: "El armado del pedido, el cobro y la entrega se hacen de manera completamente distinta. A Coto le significa otro costo. Y eso es lo que se cobra".

El peso de las promociones
Al momento de promover las compras a través de Internet, uno de los recursos a los que más apelan los supermercados es, sin dudas, los descuentos y las bonificaciones para pagos con plástico.

En este sentido, cadenas como Coto promueven descuentos por el uso de tarjetas de crédito y débito que promedian el 20 por ciento. La vigencia de estos beneficios, por lo general, se extiende de lunes a sábado.

Una muestra:


Un elemento a tener en cuenta son los cupos de entrega limitados. ¿Qué significa? Que la cadena sólo pone a disposición de los usuarios un paquete reducido de posibilidades para quien desea que le lleven la mercadería a su hogar.

La oferta se divide en franjas horarias, y las posibilidades van desapareciendo de la pantalla cuando son elegidas por los clientes.

Por el lado de Disco, la compañía - indicaron representantes comerciales - propone descuentos de hasta el 25% para quienes paguen con tarjeta del Banco Francés los días martes y miércoles.

"Lo que hay que tener cuenta es que las promociones no están vigentes en toda la cadena. Por el contrario, por lo general se ajustan a sucursales en particular", aclararon las fuentes consultadas.

Algo similar ocurre con la propuesta de Jumbo, promovida como "Jumbo a casa". En este último caso, dado el vínculo accionario, muchas de esas promociones publicitadas en el portal del supermercado coinciden con las propuestas de Disco.


Pero al momento de analizar estas alternativas, las asociaciones de consumidores ponen en duda los beneficios bajo los cuales se ofrecen los descuentos.

"Ofrecen estas bonificaciones, pero por algún lado reembolsan la rebaja que ofrecen. La diferencia siempre la termina pagando el consumidor. Si uno analiza en detalle los descuentos encuentra que éstos promedian el 20%. Una cifra que, justamente, es la diferencia de precios entre la propuesta de Internet respecto a la del supermercado tradicional", indicó Andrada, del CEC.

"Es decir, te reducen el 20% el valor de aquellos productos que están - coincidentemente - un 20% más caros que en la góndola, o más que eso. Y sobre eso te cobran, además, el servicio de traslado al hogar. En definitiva, lo que parece un beneficio termina siendo otra posibilidad de ganar más para el supermercado", añadió.

Desde Tu-Alacena.com, Sist sostuvo que "suele pasar que, incluso, muchas promociones no son tan lineales como parecen". "Es común que ciertos supermercados el día que las fijan para un determinado artículo, justo en esa jornada, decidan aumentar dicho producto", afirmó.

Conveniencias y cambio de hábito
Por fuera de estas variables, Sist resaltó las ventajas que ofrece el uso de Internet como canal de compras.

"A nivel usuario, todo se hace de una forma más racional. En el supermercado físico es difícil eludir las tentaciones que ofrecen las puntas de góndola, por ejemplo. En el online, en cambio, todo se realiza con más tranquilidad, a conciencia, y con un nivel más amplio de seguridad", explicó.

Consultado respecto de la evolución de esta modalidad fuera de la Argentina, el especialista aseguró que "nuestro país se encuentra a años luz de Europa, y bastante lejos de territorios de la región como Brasil o Chile".

"Es real que la cantidad de usuarios crece, pero lo cierto es que los supermercados hacen muy poco por incentivar la compra por Internet", expresó.

En ese sentido, Sist sostuvo que "es común encontrarse con plataformas que no son retocadas, y en las que aparecen promociones viejas o precios desactualizados. También abundan los errores: hasta se dio el caso de un supermercado que promocionaba el kilo de pollo a 1.000 pesos".

La persistencia de estos inconvenientes, igualmente, no impide que todos los consultados señalen a la compra online como "una tendencia que llegó para quedarse".

"Esto está vinculado con la expansión de Internet. El desarrollo se demora porque muchos de los que hacen las compras no tienen el hábito de comprar por la web", confió a iProfesional.com Alfredo Blousson, vicerrector de la escuela de negocios ESEADE y especialista en marketing.

"La penetración irá creciendo con los meses. De eso dependerá, también, que los supermercados vean los beneficios que, en términos de costos, les puede significar apostar más por la venta a través de Internet", concluyó.

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR