Negocios

Real Estate: una zona de Uruguay se convierte en un "gran imán" para el dinero de millonarios argentinos

24-01-2011 Pérez Companc o Grobocopatel hace tiempo que apuestan fuerte en distintos rubros en ese país. Pero ahora hay una nueva camada de inversores. Son empresarios de la talla de Costantini, Roemmers o Bulgheroni que ponen sus fichas en el ladrillo pero apuntan a un destino distinto a Punta del Este
Por Patricio Eleisegui
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Como se sabe, el furor por invertir en suelo uruguayo viene captando la atención de figuras muy representativas del empresariado argentino.

Pérez Companc, Grobocopatel y Eurnekian, por ejemplo, son algunas de las personalidades de peso que lideran la avanzada local del otro lado del Río de la Plata, con importantes desembolsos en la actividad agropecuaria, transporte y alimentos.

Pero, en los últimos meses, el perfil de esta movida comenzó a mostrar cambios. Y de ahí que en lo poco que va de 2011 ya comenzaron a oirse los nombres de otros emprendedores de gran envergadura que, atraídos por bondades como la seguridad jurídica de la que tanto habla el presidente oriental José "Pepe" Mujica, concretarán en sucesivos meses desembolsos millonarios en la orilla de enfrente.

La primera muestra: Alejandro Roemmers, titular del laboratorio homónimo, anunció que acaba de presentarle a la Intendencia del departamento de Rocha una propuesta para desarrollar, en cercanías de la laguna Garzón, un proyecto de barrio de lujo que recibirá el nombre de "Arenas de Garzón".

El empresario -dueño de una compañía que factura cerca de u$s300 millones por año- lo emplazará en una superficie de 400 hectáreas adquiridas por su familia hace más de cuatro décadas.

El predio en cuestión se ubica a sólo cinco kilómetros de laguna Garzón y, según confiaron a iProfesional.com fuentes de la Intendencia de Rocha, estará destinado a la construcción de viviendas y con todo tipo de amenities e instalaciones para la práctica deportiva.

El propio Roemmers explicó a medios locales que ya reveló a entidades del Gobierno su plan para subdividir la tierra en esa parte de Uruguay.

Según trascendió, el empresario planteó que las parcelas más pequeñas del inminente "Arenas de Garzón" tengan 5.000 metros cuadrados, mientras que las ubicadas del otro lado de la ruta puedan llegar a ser pequeñas chacras, de dos o tres hectáreas.

La idea es hacer algo "muy exclusivo", transmitió. "Estamos viendo qué forma tomaría, si sería una especie de country club. Queremos hacer una cosa que no sea totalmente abierta sino que un grupo de amigos la inicie y que ellos vayan recomendando y trayendo más gente", declaró.

En esta avanzada sobre suelo uruguayo, Roemmers no está solo. Muy por el contrario, otros inversionistas de la talla de Alejandro Bulgheroni y Federico Álvarez Castillo también se sienten atraídos por volcar su dinero en ladrillos, al otro lado del charco.

El primero es, quizá, quien mejor conoce el escenario uruguayo en lo que hace a impulso de nuevos negocios. Dueño de la mitad de la petrolera Pan American Energy, el empresario desembolsó sólo en 2009 unos u$s35 millones para concretar la compra de 9.000 hectáreas en la zona de Durazno.

En suelo oriental Bulgheroni tiene colocadas el grueso de sus fichas en el mercado lácteo. De ahí que, a través de desembolsos como el mencionado, el empresario apuesta a consolidarse como el principal productor de leche.

Su presencia dentro de la propuesta de "Arenas de Garzón" no hace más que explicitar que, más allá de su rol secundario dentro del emprendimiento, siente que ha llegado el momento de apostar con fuerza en la tierra que preside Mujica.

Algo similar puede aplicarse a Álvarez Castillo. Reconocido por haber dado vida a la marca de indumentaria Etiqueta Negra, el empresario promueve desde hace años distintos emprendimientos vinculados con la producción textil. Ahora, el turno es para el avance en desarrollos inmobiliarios fuera de las fronteras argentinas.

En esta misma línea, Eduardo Costantini, titular de Consultatio y creador del exitoso Nordelta, impulsa en la misma zona "Las Garzas", una propuesta de 240 hectáreas de terreno divididas en 290 lotes.

El proyecto, cuya inauguración oficial tuvo lugar el pasado 8 de enero, conjuga la belleza natural del área con construcciones que promueven el esparcimiento y la práctica de deportes.

La atracción de Garzón
Más allá de las particularidades de cada iniciativa, lo cierto es que los últimos movimientos de los empresarios argentinos mencionados confluyen en un mismo lugar: la laguna Garzón.

¿A qué responde este interés? Antonio Graña, director de Ordenamiento Territorial de la Intendencia de Rocha, brindó algunas precisiones.

"Es una zona casi virgen, y que encierra una belleza única, salvaje, en el área que va de la laguna de José Ignacio hasta Garzón. A eso hay que sumarle su conexión con las playas y la cercanía tanto con Montevideo como con Brasil", explicó a iProfesional.com.

"Laguna Garzón está a sólo dos horas de Montevideo, al igual que de la frontera brasileña. Y está comenzando a concentrar las inversiones exclusivas que ya no pueden hacerse en Punta del Este por la misma expansión que tiene esa ciudad. Eso motivó que en un año la tierra aumentara en cercanías de la laguna hasta un 30% su valor", agregó.

Según Graña, el interés por la zona derivó en que lotes que tiempo atrás cotizaban a razón de 5 dólares el metro cuadrado "ahora se ofrezcan por encima de los 200 dólares".

"Hoy un número así es el que se maneja en proyectos como ‘Las Garzas', que es impulsado por Costantini. Y estamos hablando de una propuesta que apenas tiene alguna construcción. A esta ahora hay que sumarle la anunciada por Roemmers, que tendrá el aval de la Intendencia en febrero. Y otras iniciativas que correrán por cuenta de capitales argentinos y brasileños", dijo.

Desde la Cámara Inmobiliaria de Uruguay su presidente, Gabriel Conde, también se pronunció respecto del auge que exhibe laguna Garzón. "Es la mejor zona para expandir el concepto de countries. Eso explica, también, este incremento del 30% en el valor de la tierra de un año a otro", comentó a iProfesional.com.

"Punta del Este rápidamente se ha vuelto una plaza ideal para los emprendimientos edilicios. Y José Ignacio ofrece otro tipo de alternativas. Por su parte, Garzón es el lugar que mejor se adapta a los inversores que buscan algo diferente", aseguró.

Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario, sostuvo que una prueba de cuán en boga se ha puesto el corredor que se extiende desde Punta del Este hasta la laguna Garzón es cómo se ofrecen actualmente esas tierras.

"Antes el fraccionamiento era por hectárea. Ahora lo que se comercializa es directamente en metros cuadrados. El imán fuerte, sin dudas, se encuentra en las cercanías de José Ignacio, pero siempre en dirección a Brasil", indicó a iProfesional.com.

"No es raro encontrarse con terrenos que cuestan hasta 700.000 dólares. Incluso podría decirse que un valor medio en esa parte de Uruguay es raro que no promedie los 300.000 dólares. Igualmente, los inversores no la tienen tan fácil. Laguna Garzón, por ejemplo, es un lugar sensible para plantar negocios inmobiliarios debido a que está habitada por varios famosos, y esos son los primeros en oponerse a la proliferación de más viviendas", aseveró.

¿El motivo? Buscan que la zona no cambie; que no pierda el carácter de exclusiva. Y, al mismo tiempo, pretenden que los lugares mantengan su carácter de salvaje o directamente deshabitado.

La apuesta de Costantini
En términos de proyectos en marcha, el proyecto "Las Garzas" que impulsa Eduardo Costantini aventaja claramente -al menos en términos de envergadura- al resto de las iniciativas que comienzan a tomar forma en laguna Garzón.

"Las Garzas" es un desarrollo de 240 hectáreas de terreno, dividido en 490 lotes, que incluyen 1.800 metros lineales sobre la playa en la costa de Rocha.

En ese campo, ubicado entre la ruta 10 y el mar, se proyectaron lotes de entre 2.000 y 3.500 metros cuadrados, y amenities organizados como el Beach Club, el Club de Tenis y largos circuitos de paseos aeróbicos, bicicletas.

El proyecto, que totalizará una inversión superior a los 60 millones de dólares, tuvo una inauguración oficial el pasado 8 de enero. Y este mes se puso en marcha la construcción de las primeras viviendas.

¿A cuánto se ofrecen los terrenos? Un agente inmobiliario, que accedió a hablar off the record, brindó a iProfesional.com una nómina de superficies con sus respectivas cotizaciones, para tener una idea -a modo de ejemplo- de la magnitud de esos valores:


• Lote 104: 3.420 metros cuadrados. Precio final: u$s374.139 (u$s109 el metro cuadrado).

• Lote 193: 3.550 metros cuadrados. Precio u$s462.609 (u$s130 el metro cuadrado).

• Lote 273: 2.260 metros cuadrados. Precio u$s317.694. (u$s140 el metro cuadrado).

• Lote 121: 2.870 metros cuadrados. Precio u$s747.640 (u$s260 el metro cuadrado).

• Lote 410: 2.680 metros cuadrados. Precio: u$s696.800 (u$s260 el metro cuadrado).

Punta hacia arriba
Ya en la siempre ascendente Punta del Este, en lo que va del año se siguen sumando al paisaje local decenas de enormes grúas de construcción.

Sucede que la ciudad vive uno de los "boom" inmobiliarios más grandes de los últimos treinta años, con desarrollos que van desde pequeños hoteles boutique hasta megaemprendimientos con vista al mar y servicios cinco estrellas.

Así, desde Punta Ballena hasta la zona de La Barra hay 67 proyectos de construcción, de acuerdo a una medición de Reporte Inmobiliario.

La cantidad de metros cuadrados que se está edificando es histórica: en 2011 hay obras que comprometen casi 800.000 metros cuadrados, a un promedio de u$s3.500 cada uno.

"La inversión en todo Punta del Este está arriba de los 2.000 millones de dólares. A eso hay que sumarle las chacras marítimas que se desarrollan por José Ignacio, viviendas unifamiliares y condominios en la zona de Laguna Garzón y Manantiales, donde priman los loteos exclusivos (similares a barrios cerrados)", detalló Gómez Picasso.

"Hay un crecimiento fuerte de alturas y metros en las obras, hay muchos inversores interesados en desarrollar en Punta, es el punto turístico más sofisticado de Sudamérica y, además, es un imán de inversiones para extranjeros que no quieren ingresar divisas a sus propios países", dijo.

Sólo entre el verano de 2010 y el de 2011, la cantidad de iniciativas aumentó un 24 por ciento. La consultora relevó el año pasado 54 construcciones contra los 67 de esta temporada.

 

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR