23.10.2014 Buenos Aires, Argentina.
Jueves 09 de Junio de 2011 11:04:00
Escándalo en Internet: hasta se venden órganos humanos en los portales de e-commerce de la Argentina
09-06-2011 iProfesional.com detectó la venta de un riñón en los principales sitios web del país, a cambio de un importante monto de dinero. Esto se suma a la venta de armas y medicamentos ¿Es legal "comercializar" una parte del cuerpo? La responsabilidad del portal. Detalles del caso y la opinión de expertos
Reciba noticias en su e-mail
Temas:

Lo endeble de los controles respecto de lo que se compra y vende por Internet sigue aportando ejemplos preocupantes en la Argentina.

Y algunos casos hasta causan "escalofríos", ya que no sólo escapan a todo tipo de lógica sino que, además, constituyen un delito cometido vía web.

Las numerosas pruebas de la existencia de vacíos legales y herramientas de disuasión que resultan muy fáciles de sortear fueron develadas por iProfesional.com en octubre de 2010.

En ese entonces, este medio comprobó cómo en portales de comercio electrónico se ofrecían desde cuchillos de las juventudes hitlerianas hasta medicamentos sin recetas, pasando por repuestos de 0 km -recién lanzados al mercado- e inhibidores de señales de celulares, esto es, dispositivos que son utilizados por los piratas del asfalto para delinquir.

Los alcances y la magnitud de esta venta indiscriminada de productos -penados por ley- fueron reflejados en la siguiente investigación: Escándalo: en la "Argentina online" se venden armas, Viagra y artículos robados.

Transcurridos varios meses, iProfesional.com comprobó que buena parte de estos artículos siguen siendo ofrecidos, de un modo u otro, a través de sitios de e-commerce.

A esta realidad, de por sí preocupante, se suman nuevos casos que hasta resultan difíciles de creer.

Recientemente, este medio pudo comprobar la existencia de avisos a través de los cuales se comercializan órganos humanos.

El tenor de estas ofertas -algo inédito para este tipo de plataformas concebidas en la Argentina- vuelven a poner sobre la mesa de discusión la eficacia de los filtros vigentes en la web.

Y no sólo eso. También, hasta qué punto los portales que promueven el comercio electrónico pueden controlar la proliferación de estos avisos y a los usuarios que, evidentemente, aprovechan la existencia de estos vacíos legales para realizar una transacción económica, atada a comisiones por la operatoria.

A continuación, el ejemplo de cómo se realiza la "oferta" de un riñón en MercadoLibre y en DeRemate.com:  

 

 

Segundo aviso:

 

 


Por supuesto que la publicidad de este tipo de "productos" dispara la polémica en torno al tipo de transacciones que se realizan en las páginas argentinas de e-commerce. 

Pero, además, abre el cuestionamiento a interrogantes mucho más amplios: ¿Hasta qué punto una persona puede comercializar libremente partes de su cuerpo? ¿Le asiste algún derecho?

En la búsqueda de una respuesta a estas inquietudes, que además presentan otras aristas que van desde lo sanitario hasta aspectos tecnológicos, iProfesional.com consultó a una serie de expertos.

Si bien sus enfoques para abordar el tema presentan rasgos distintivos, hay una afirmación en la que coinciden de manera contundente: por ley, la venta de un órgano está prohibida en la Argentina.

Tanto el Código Civil como la Ley de Trasplantes establecen que un órgano "no puede ser objeto de un contrato", coincidieron en manifestar.

"Para eso funcionan organismos como el INCUCAI, que centraliza los trasplantes públicos y privados. Y de esa forma evita que se concrete un mercado negro de órganos", explicó a iProfesional.com Pablo Rosales, abogado especializado en derecho a la salud.

El experto fue más allá y agregó: "El Código Civil claramente saca al cuerpo como un objeto de compraventa. En el caso de este tipo de avisos comerciales sucede que, en tanto no se conoce con certeza la identidad del que ofrece, tranquilamente éste puede estar operando dentro de una red delictiva, o actuando como un intermediario en actividades ilícitas, como la trata de personas".

Órgano a la venta, se escuchan ofertas
Uno de los avisos que detectó iProfesional.com, como el mostrado en las imágenes previas, propone la venta de un riñón en 50.000 dólares.

El usuario que lo ofrece -puede observarse en la captura de pantalla siguiente- no duda en contestar las preguntas que le acercan interesados:  

 

 


La última consulta que atendió quién ofrece el órgano corresponde al 8 de junio, pero este medio constató que las tratativas se iniciaron un día antes:

 

 


Más allá de esta propuesta puntual, iProfesional.com pudo saber que el usuario abrió su cuenta en MercadoLibre el pasado 3 de junio.

Consultado respecto del rol y de la responsabilidad de la plataforma de comercio electrónico en la difusión de una actividad prohibida por ley, Rosales enfatizó que "publicitar algo así les implica algún tipo de responsabilidad legal".

"La ley del consumidor no lo permitiría. No puede habilitar algo prohibido por la Ley de Trasplantes. No tengo dudas de que MercadoLibre podría ser acusado de cómplice por facilitar la transacción", aseguró.

Gustavo Tanús, uno de los expertos más reconocidos en derecho aplicado a Internet, también puso la lupa sobre la responsabilidad que recae sobre los sitios de e-commerce.

"Son partícipes de un delito, en tanto permiten la publicación de una actividad, precisamente, delictiva. Si bien hay que ver si existe una figura para imputarlos, tienen algún grado de responsabilidad, en tanto cobran un monto de dinero por cada transacción concretada", enfatizó a iProfesional.com.

A modo comparativo, el abogado señaló que en una receptoría de avisos clasificados, como puede ser la de un diario, jamás tomaría una contratación de estas características. 

"¿Por qué se tiene que permitir en este caso? Los sitios de comercio electrónico tienen el deber de controlar lo que se publica. De hecho, eso es lo que señalan los términos y condiciones en sus plataformas. Si no cumplen lo que proponen, entonces pueden tener algún tipo de consecuencia legal", añadió.

La explicación de MercadoLibre
iProfesional.com contactó a directivos de MercadoLibre para conocer su argumentaciones.

Desde el portal, señalaron que la venta de órganos humanos son "excepciones".

También, admitieron que no cuentan con la capacidad operativa de supervisar todo lo que se transacciona.

Jacobo Cohen Imath, vicepresidente de Asuntos Legales de la compañía, reconoció que el sitio de e-commerce "tiene dificultades técnicas" para inspeccionar todo lo que se comercializa.

"Son casi 10 millones de productos que se ofrecen. Esto genera una masa crítica de publicaciones realmente muy grande. Y resulta de muy difícil control", expresó a iProfesional.com.

"Somos cuidadosos y tenemos un apartado específico donde se detalla la prohibición de vender órganos. Esta persona (por el usuario que ofrece un riñón) infringió nuestros términos y condiciones", señaló.

Tras el aviso de iProfesional.com, Cohen Imath aseguró que el portal "dio de baja la publicación e inhabilitó al usuario".

Sin embargo, la propia limitación de supervisión, reconocida por los mismos directivos, hace que no existan garantías de la no existencia de nuevos casos.

Ahora bien, si los sitios de e-commerce cobran una comisión por las ventas, el interrogante pasa por el tipo de consecuencias legales que recaerían sobre ellos.

Al respecto, el ejecutivo deslindó responsabilidades. "MercadoLibre no vende nada, no participa en la publicación, ni en la operación o la forma en que se presenta el aviso. En este caso, el que infringió los términos es el usuario", aseguró.

Sin embargo, admitió: "MercadoLibre cobra por su servicio. No es específicamente un porcentaje de lo que se comercializa. Es verdad que hay una tarifa si vendés y, en algunos casos, si usás el servicio para hacerlo".

La posibilidad de efectuar este tipo de transacciones, que van desde armas, pasando por medicamentos, dispositivos utilizados para delinquir y hasta órganos humanos sigue sumando ejemplos de un problema aún sin resolver.

La discusión sigue abierta. El trasfondo legal para que estos casos se multipliquen, también.

Por ahora, el mundo de la compraventa virtual no reconoce límites. Y muchos de los ejemplos aportados demuestran que la imposibilidad de un control total sobre lo que se ofrece hace que se vaya más allá del límite de la legalidad.

Reciba noticias en su e-mail
Más temas en Facebook
iProfesional en Twitter