23.07
Buenos Aires, Argentina.
Última actualización 04.25 hs
Telecom y la “cuna” de Google y Yahoo prueban “smartphones” educativos en escuelas argentinas
09-08-2011 Cada teléfono inteligente tiene cargadas varias aplicaciones, que pueden ser implementadas en cualquier asignatura de la currícula escolar, en diferentes contextos y temas ¿Cómo fue la experiencia desarrollada en Misiones y en Buenos Aires? Vea el video
Última actualización: 09/08/2011 7:08:00 am
Temas: Telecom

Centenares de niños y adolescentes de las provincias de Misiones y Buenos Aires participaron este mes de una experiencia inédita en la Argentina y América latina: utilizaron teléfonos inteligentes (“smartphones”) para actividades educativas, sin necesidad de capacitación previa.

La prueba formó parte de un piloto impulsado por la Universidad de Stanford, de California, un lugar mítico para la industria de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) porque de allí surgieron los fundadores de gigantes como Google, Yahoo y HP.

En la iniciativa, que antes de fines de 2011 se ampliaría a 10 escuelas más, por un año más, también participan ONGs argentinas con el apoyo tecnológico de Telecom.

Se trata de un nuevo proyecto que busca llevar la educación con herramientas tecnológicas a sectores sociales postergados y en ambientes rurales y periféricos de las ciudades, y que aparece, en principio, como competidor de las computadoras portátiles en las aulas, como las netbooks que están presentes en el plan Conectar Igualdad del Gobierno nacional o “Todos los chicos en la red” de la provincia de San Luis.

Sin embargo, desde la Universidad de Stanford aclararon que buscarán complementarse con iniciativas de ese tipo.

Detalles
Este proyecto de investigación está basado en la incorporación de dispositivos móviles en beneficio de comunidades desfavorecidas con fines educativos y de desarrollo local.

La prueba piloto consistió en la realización de diferentes talleres en escuelas rurales y peri urbanas de Misiones y la provincia de Buenos Aires (en la localidad de El Talar, en el norte del conurbano), utilizando “smartphones” y tabletas con sistema operativo Android, en diversas dinámicas pedagógicas innovadoras.

A partir de esta iniciativa conjunta de la Escuela de Educación de la Universidad de Stanford y Telecom Argentina, con autorización y observación de los ministerios de Educación de los dos distritos, se llevó adelante la prueba del proyecto denominado en español “Entorno móvil interactivo de aprendizaje de Stanford” (SMILE, sigla en inglés) en diez escuelas primarias y secundarias.

El objetivo principal del proyecto global es generar capacidades locales, incorporando tecnología móvil de punta para incentivar el pensamiento crítico, la creatividad, la lecto-escritura y la actitud científica en niños y jóvenes.

La prueba, que se llevó a cabo la primera semana de agosto, consistió en realizar diferentes talleres de aprendizaje utilizando “smartphones” y tabletas con el sistema operativo Android, de Google.

Ante una consulta de iProfesional.com, voceros de ambas organizaciones explicaron que se utilizaron teléfonos Motorola Droid, con interfaz táctil y teclado QWERTY, aunque el programa “no está casado con ninguna marca”.

Los alumnos y maestros pudieron participar de diversos talleres con la metodología SMILE, que les permite aprender mediante dinámicas pedagógicas y generar contenido en tiempo real, a través de los dispositivos móviles.

Cada teléfono inteligente tiene cargadas varias aplicaciones, que pueden ser implementadas en cualquier asignatura de la currícula escolar, en diferentes contextos y temas.

Por cada dispositivo móvil interactúan 3 niños, ya que las investigaciones recientes confirman que se obtienen mejores resultados cognitivos gracias a la interacción entre pares y al trabajo colaborativo que surge de esta dinámica.

Los alumnos aprendieron asignaturas como ciencia, lengua (español e inglés) y matemática, entre otros, y desarrollan contenidos digitales con una plataforma multimedia diversa.

Visión
La visión de SMILE es promover y afianzar las destrezas del siglo XXI en los estudiantes, al transformar las aulas tradicionales en ambientes centrados en el aprendizaje interactivo, en donde los mismos participan en actividades colaborativas de aprendizaje cultivando, de esta manera, su creatividad, el razonamiento crítico y las destrezas de solución de problemas integrales.

El vocero de Stanford que habló en la presentación realizada en la sede central de Telecom en Puerto Madero ante autoridades educativas oficiales y privadas, educadores y representantes de empresas, y algunos medios de prensa, entre los que estuvo iProfesional.com, fue Paul Kim, director de Tecnología y Vice Decano de la Escuela de Educación de la universidad californiana.

Kim es uno de los investigadores principales del POMI (sigla por Programmable Open Mobile Internet), un proyecto para desarrollar y evaluar las tecnologías móviles inalámbricas y sistemas interactivos para escenarios de aprendizaje informal y formal.

En sus experimentos recientes en América latina, África e India, investigó los efectos de programas de aprendizaje móviles para alfabetización, matemática y aplicaciones (como juegos de matemática, cuenta-cuentos y simulaciones de granja).

Como parte de su investigación, también explora el uso de sensores en aprendizaje basado en simulación y actividades para promover la creatividad y el pensamiento crítico en la resolución de problemas y diseños.

SMILE, según Kim, es innovador en las dinámicas pedagógicas de enseñanza en el aula, y se enfoca en los segmentos educativos más vulnerables. La transformación va desde un bajo involucramiento y nula motivación en los niños, hasta un entero involucramiento y creación de un ambiente de aprendizaje colaborativo.

De acuerdo al investigador, investigaciones preliminares que incorporaron el sistema SMILE en sus aulas, demostraron que el uso de dispositivos móviles en las aulas incrementa la creatividad y la reflexión en los estudiantes.

SMILE promueve nuevas oportunidades para crear ambiciones compartidas entre compañeros de clase incentivando un aprendizaje conjunto.

Para poder brindar una adecuada educación a nuestras nuevas generaciones es necesario incorporar las destrezas del siglo XXI y la tecnología móvil en nuestras aulas, animándonos a innovar con nuevas dinámicas pedagógicas, donde el protagonista del proceso de aprendizaje es el niño y el joven”, explicó Kim.

Experiencias
Los proyectos SMILE más recientes con “smartphones” y tabletas fueron realizados en enero y febrero de este ano, en India y Malasia, donde participaron, incluso, niños ciegos, con buenos resultados.

La Escuela de Educación de Stanford, a través de su programa Seeds of Empowerment, construye alianzas estratégicas publico-privadas con socios locales del sector publico, privado, académico y de la sociedad civil, para desarrollar aplicaciones tecnológicas, que solucionen las necesidades de las escuelas en países en desarrollo.

Telecom impulsa esta iniciativa como parte de su programa de RSE, con eje en la educación y la inclusión mediante las nuevas tecnologías.

Dentro de las iniciativas de Telecom en este campo, se destacan sus programas de “Educar para la era digital”, como “Telecom - profesores para el futuro”, junto a la Facultad Regional Buenos Aires de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y “Sentidos conectados”, con los que se capacitó a mas de 20.000 docentes en todo el país.

¿Por qué apoya Telecom este proyecto? “Sabemos que la conectividad y la educación son clave para aumentar las capacidades de las personas. Nuestro trabajo de inversión social coloca el foco en la educación, la tecnología y la inclusión social. Queremos que cada vez más gente se desarrolle en la era digital, que el conocimiento esté disponible para todos, que las nuevas generaciones tengan nuevas oportunidades. Con esos fines, apoyamos diferentes iniciativas, articulando con la sociedad civil, el gobierno y el sector privado para llegar a nuestra comunidad poniendo al servicio la tecnología para generar más conocimiento. En este marco de trabajo es que nos sumamos a promover iniciativas tan importantes como SMILE, que sin duda representan un hito tecnológico y una muestra cabal del sentido de las TIC: la posibilidad de generar nuevas oportunidades”, respondió Cynthia Giolito, gerente de Responsabilidad Social Empresaria de la compañía.

“Nosotros como maestros, necesitamos capacitarnos en utilizar mejor las nuevas tecnologías, porque los niños ya lo tienen incorporado. Sería muy interesante poder innovar en nuestras aulas con estos teléfonos celulares, que brindan mucha versatilidad e incentivan la creatividad en los niños, porque permiten que ellos creen sus propios contenidos”, describió Irma Martinez, maestra de la Escuela primaria número 334 de la localidad misionera de Garuhapé.

Aquí, un video sobre la prueba suministrado por Telecom:

 


"Commodities" del futuro
Kim advirtió en su conferencia que “cada vez más las tecnologías de la información van a ser las ‘commodities’ de las economías del futuro. Y los niños deben aprender a usar esas commodities”.

¿Por qué se enfocan en entornos rurales y no en los urbanos? Esas escuelas “tienen mucho menos, y la brecha con las urbanas se agranda, por el acceso a Internet y por sus computadoras generalmente atrasadas” en lo tecnológico, planteó el investigador.

Kim se mostró crítico y escéptico sobre los planes de despliegue masivo de computadoras portátiles, como la OLPC iniciada por Nicholas Negroponte, aunque no lo mencionó. “Hay una esperanza falsa de que con poner computadoras en el aula se mejoraría la educación. La realidad es que en muchos casos las netbooks y las desktops están almacenadas en las aulas”.

Además del “miedo” que “muchos docentes” sienten ante una computadora, hay fallas graves, según Kim, relacionadas con la pedagogía.

Ante una consulta de iProfesional.com, el investigador se pronunció a favor de los “smartphones” en lugar de las netbooks, porque son “pequeñas computadoras de mano y portátiles, en las cuales no usamos (en clase) la funcionalidad de teléfono. Son ubicuos y son expresiones de una tecnología que se expande, sin necesidad de capacitación”.

El especialista destacó que en sus experimentos “no hay laboratorios de computación, no hay filas de chicos esperando usar sus computadoras, no hay necesidades de gabinetes, no hay cables, todo es portátil e inalámbrico”.

En Stanford están tan confiados en las perspectivas del programa que ya trabajan en sistemas de gestión interactiva en el aula. Para ello construyeron un servidor portátil, con Wi-Fi y ruteadores, “todo en una caja”, que está en prueba en la India.

“Si no hay electricidad se enchufa a la batería de un auto”, dijo Kim, quien también señaló que se usa energía eólica para cargar los celulares, e incluso la fuerza generada por los alumnos en sus bicicletas, cuando van y vuelven de la escuela al hogar.

“La tecnología es importante como agente de empoderamiento, pero el contenido es más importante, porque si no tiene el software necesario no sirve. Y sin pedagogía adecuada, la tecnología es inútil”, afirmó el investigador.

Kim detalló así la experiencia: “Les damos a los chicos los dispositivos desde el primer minuto, y con los docentes hacemos observaciones de cómo trabajan con el equipo”.

A los alumnos les tomó entre siete y ocho minutos utilizar la primera aplicación, sin necesidad de enseñarles nada. Experimentaron con música, y en dos hora y media ya tocaban instrumentos.

En dos colegios misioneros los alumnos probaron una plataforma denominada “Blackboard” que promueve la interactividad en talleres de lengua y la narrativa oral. “Luego se escogen los mejores cuentos y los suben en Amazon donde se venden por 2,99 dólares. El producto de las ventas van al niño autor”, señaló.

En el caso de Misiones, el piloto se hizo en diez escuelas, según informó Claudia Muñoz Reyes, de Seeds of Empowerment (a la izquierda, en la foto, junto a Kim y a Giolito). La especialista dijo que en Buenos Aires se reunieron con autoridades del plan Conectar Igualdad, con el que “podría haber mucha sinergia”, aunque aclaró que se probaría SMILE en el ciclo primario y no en el secundario, como ocurre con ese plan oficial.

¿Por qué “smartphones” y no tabletas? Ante esta pregunta de iProfesional.com, Kim aseguró que los teléfonos son “más portátiles que los ‘pads’, que son menos durables. Según aprendí de mis trabajos en la India y en África, los teléfonos son más pequeños, resistentes y duraderos. Las tabletas son menos duraderas y su pantalla táctil se desgasta. Además, los precios de los ‘smartphones’ bajarán dramáticamente”.

¿Cómo seguirá la prueba en la Argentina? “Tenemos esperanza de que Telecom se comprometa con unos 60 equipos para pilotos en diez escuelas”, dijo Muñoz Reyes, quien aclaró que la prueba debería durar un año para alcanzar “resultados cognitivos” en los alumnos.

@iProfesional en Twitter