Management

Madres, y también gerentas: cada vez más empresas apuestan a las mujeres para liderar posiciones clave

08-03-2012 Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, las ejecutivas y profesionales argentinas tienen motivos para festejar. Es que, a paso lento pero firme, están cobrando cada vez mayor relevancia en el mundo corporativo. Cuáles son sus fortalezas. Qué hacen las empresas para atraelas y retenerlas
Por Cecilia Novoa
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

A paso lento pero firme, las profesionales y ejecutivas están cobrando cada vez mayor relevancia dentro del mundo corporativo argentino.

No sólo están rompiendo el famoso "techo de cristal" -ese límite transparente, que existe pero no se ve, destinado a frenar el progreso de las mujeres en el ámbito laboral- sino que, a su vez, van haciéndose un lugar dentro del top management de las compañías.

Es que a ellas ya no les alcanza con formar parte del mercado laboral. Por el contrario, hoy se forman y capacitan para ser protagonistas y destacarse en el ambiente empresario.

Y aunque los expertos en Management rehúsan hablar de "estilos de liderazgo femenino o masculino" ya que -según coinciden- las diferencias no son una cuestión de género sino que dependen de cada persona, lo cierto es que las mujeres poseen ciertas habilidades y fortalezas que son cada vez más valoradas por las empresas.

"Tanto ha evolucionado la mujer que hoy puede ocupar cualquier lugar que antes ocupaba el hombre", asegura la experta en Recursos Humanos Gloria Cassano, pero admite que "le costó, y le cuesta, llegar a esos lugares, ser escuchada, respetada en sus ideas y en su interés por desarrollarse." (Ver nota: Las mujeres, capaces de manejar diez temas al mismo tiempo)

Para María Inés Calvo, directora de Recursos Humanos de Microsoft para la Argentina y Uruguay, la mayor incorporación a puestos gerenciales es una tendencia hacia la que va el mercado, aunque reconoce que "todavía hay mucho camino por recorrer."

"Promovemos que la inserción de las mujeres en el mundo de la tecnología, y para esto nuestras políticas y beneficios favorecen la posibilidad de que ellas puedan trabajar en este mercado", asegura Calvo.

Y resalta que en el negocio local de Microsoft, liderado por Sandra Yachelini, la mitad de los lugares del directorio está ocupado por el sexo femenino. "Tenemos una muy buena representación", dice, orgullosa.

Semanas atrás, se conoció un nombramiento que causó mucho ruido en la industria automotriz. Fue la designación de la ejecutiva brasileña Isela Costantini como Presidenta y Directora Ejecutiva de General Motors de Argentina, Uruguay y Paraguay en reemplazo de Sergio Rocha.

Es que, con esta elección, GM Argentina se convirtió en la primera terminal en tener a una mujer a cargo de las operaciones locales.

En L'Oréal, en tanto, aseguran que "ellas" están en el "corazón del negocio". Y añaden: "Como líder internacional en la igualdad de género, L'Oreal anima a su equipo de gestión a un enfoque innovador y creativo para hacer del Grupo un gran lugar para trabajar, dando igualdad de oportunidades a mujeres y hombres y favoreciendo el avance de las mismas en funciones de liderazgo."

Hoy el Grupo está por encima de la media. Las cifras hablan por sí solas: el 63% de los empleados del L'Oréal son mujeres, el 41% de los miembros de los comités de gestión del Grupo pertenecen al sexo femenino, y la mitad de las 23 marcas internacionales del Grupo, están encabezadas por ellas.

En busca del equilibrio
Desde la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), Laura Orsi visualiza un fuerte cambio de modelos y valores.

"Hoy, para ser feliz y exitosa, la mujer busca tanto la independencia económica y profesional, como realizarse afectivamente. Lo que busca es, en definitiva, un equilibrio", asegura Orsi.

"A la mujer actual -completa- le interesa y elige saber, necesita capacitarse en forma permanente, aunque esto le requiere mucho tiempo, esfuerzo, sufrimiento y, muchas veces, soledad."

Y añade: "Por momentos se siente sobreexigida, ya que no es nada fácil ocuparse de tantos frentes y, además, lucir impecable, si bien el ir por todo también le produce gran satisfacción."

En esta línea, Pablo Molouny, gerente general del portal de empleos Trabajando.com , señala: "Necesitan desarrollarse profesionalmente y ejercer diversos roles" y agrega que "ellas desean, y la sociedad a su vez les exige, ser más autónomas, principalmente en el aspecto económico."

Madre...y también gerenta
"Desde las organizaciones hay que acompañar a los profesionales en su crecimiento y el ámbito familiar es crucial en su desarrollo. Es una cuestión de buenas prácticas empresariales", subraya Ricardo Wachowicz, presidente de Bayton Grupo Empresario, una organización con más de 33 años de experiencia en el área de Recursos Humanos.

Según Wachowicz, "los directivos deben comprender que ambas cosas son compatibles y no se debe discriminar a la mujer por su condición de madre o futura madre, al tomar la decisión de promover a una persona a un puesto de alta gerencia."

Desde su experiencia personal, madre de dos hijos y con ocho años de trayectoria en puestos de alta dirección, Dolores Jáuregui, gerenta de Negocios Corporativos de Bayton, confirma que esto es posible.

Según Jáuregui, el balance viene de la mano de repartir tareas y, también, de separar el ámbito personal y el laboral.

Fortalezas de tropa femenina
La ejecutiva de Bayton considera que las mujeres, a la hora de desenvolverse en las organizaciones, tienen rasgos asociados a la condición femenina que brindan valiosos aportes.

"Contamos con la capacidad de hacer muchas cosas a la vez, así como manejamos una casa, podemos manejar varios temas al mismo tiempo en la empresa. Y podemos tener otra visión de las personas que trabajan con nosotras, darnos cuenta de sus necesidades. Ser más perceptivas y más meticulosas son otras cosas que nos identifican, por lo que nos complementamos muy bien en el trabajo con los hombres", detalla la profesional.

En esta línea, Mercedes de Belaústegui, directora de Recursos Humanos de Philips, multinacional que en el país emplea unas 300 personas de las cuales un 38% son mujeres, señala que para las ejecutivas es bueno tener "las dos caras".

"Desde un aspecto más masculino es positivo saber ejecutar, tomar decisiones y ponerse firme, pero también es importante complementarlo con el lado femenino, que está más relacionado con la flexibilidad, con la facilidad para crear redes de relaciones, con el saber leer situaciones más personales e, incluso, con la mayor facilidad para captar el lenguaje corporal", agrega la ejecutiva, que se enorgullece de ser la primera mujer en ocupa un puesto de dirección en Philips Argentina.

Desde Microsoft, Calvo sostiene que lo ideal para las empresas es contar con el complemento entre las fortalezas que tienen los hombres y las que ellas poseen ya que "la diversidad enriquece muchísimo a la gestión."

Y marca un punto a favor de la tropa femenina: "Nosotras somos más pasionales para algunas cosas. A veces tenemos una percepción más aguda, lo cual ayuda a sortear situaciones diversas."

En cuanto al management, Calvo manifiesta que las mujeres cuentan con mayor facilidad para el relacionamiento con los colaboradores, tienen más en cuenta las emociones, sin dejar de mostrar orientación a resultados y "mucho empuje."

Y Molouny hace hincapié en que cuentan con una serie de fortalezas que podrían aportar a una organización, principalmente porque poseen la capacidad de desempeñar varias funciones a la vez, es decir, son más poli funcionales, "multitasking"

Cómo atraerlas y retenerlas
El gerente general de Trabajando.com asegura que aquellas empresas que han confiado en el papel transcendental que puede cumplir una mujer en un cargo determinado, comprenden que la diversidad es importantísima a la hora de ser una organización innovadora y con ventaja competitiva por sobre el resto y que deben apoyarla en sus diferentes roles.

"Viajar y dejar la familia no es fácil. Sin embargo puede hacerse mucho más llevadero si la compañía le entrega distinto tipos de facilidades", señala Molouny.

En Microsoft, por ejemplo, restringen los viajes de negocios a las empleadas con hijos menores a 12 meses a un máximo de dos noches.

"Es una de las políticas con las tratamos de facilitarle las cosas a las mamás para que puedan lograr el equilibrio entre su vida laboral y familiar", señala la directora de Recursos Humanos.

A las empleadas que se convierten en madres, la compañía les ofrece, a su vez, la posibilidad de hacer una reinserción gradual, es decir, una vez finalizado el período de licencia legal por maternidad, pueden optar trabajar cuatro horas por día durante cuatro meses.

En la actualidad, según Calvo, lo más valorado por las mujeres es la flexibilidad y la posibilidad de teletrabajar que brinda la empresa, ya que las ayuda a balancear su vida profesional y personal y familiar.

En tema de beneficios, en Philips no se quedan atrás. Además de la licencia extendida por maternidad, un lactario y el pago de la guardería, la multinacional ofrece tres alternativas de flex-time.

"Es una manera de trabajar que pasa por cumplir con los resultados y no tanto tener un horario fijo en la oficina. Y para las madres que quieren acomodarse y disfrutar de sus hijos, este tipo de políticas tienen un impacto mucho mayor que otros beneficios cuantificables en dinero", asegura de Belaústegui

"Además -concluye la ejecutiva- son una clara herramienta de atracción y retención para las mujeres que queremos tener en la compañía."

 

SECCIÓN Management