31.07
Buenos Aires, Argentina.
Última actualización 18.37 hs
Línea A de subte: los nuevos vagones chinos acumulan inconvenientes y escaso rodaje
05-02-2013 Según testimonios de metrodelegados, las nuevas unidades rozan contra los andenes. Diez días de trabajo se perdieron porque los manuales están en chino                                                                                                                           
Última actualización: 05/02/2013 8:02:00 am
Temas:

A tres semanas del cierre de la línea A de subtes que dispuso el gobierno porteño para incorporar las 11 nuevas formaciones chinas que reemplazarán a los centenarios coches belgas de madera, los trabajos en el ramal que une Plaza de Mayo con Carabobo no avanzaron prácticamente nada.

Además del video que dejaron trascender los metrodelegados, donde se ve cómo las nuevas unidades rozan contra los andenes, se pudo comprobar en los propios túneles que el rodaje de "ablande" de los trenes no se realiza al ritmo que aseguran las autoridades.

Según testimonios de los empleados, publica Bae, diez días de trabajo se perdieron porque los manuales sólo estaban disponibles en chino y otro tanto por trabas burocráticas relativas al traspaso entre Nación y Ciudad. Voceros de Metrovías y el propio titular de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), Juan Pablo Piccardo, aseguraron que los trabajos "marchan al ritmo normal" y negaron que el servicio vaya a empeorar una vez reabierto, como advierten desde el sindicato.

Si bien las estaciones están cerradas al público desde el 12 de enero y seguirán así hasta el 9 de marzo, BAE accedió el viernes último a los túneles de la línea que corre bajo la avenida Rivadavia. Entre las estaciones Primera Junta y San Pedrito, donde Metrovías había anunciado que comenzaría el rodaje de ablande de 2.000 kilómetros que demanda cada formación, las vías no mostraban señal alguna de haber sido utilizadas. Tres empleados que cumplían su horario en ese tramo confirmaron que durante el día no había habido movimiento.

Piccardo aseguró el lunes que durante la semana pasada "hubo formaciones circulando permanentemente por las vías de toda la línea". Al menos entre Acoyte y San Pedrito, Bae asegura que no fue así.

En San Pedrito, la terminal aún no inaugurada pero totalmente iluminada y lista para ser usada, este diario logró aproximarse a dos de las formaciones marca CNR que se estrenarán en marzo. Ambas estaban inactivas y sin personal a bordo.

Cerca de la estación Flores, junto a las vías, aún había trozos de la madera balsa que los técnicos chinos pegaron a los lados de cada vagón para verificar si rozaban los andenes. En Plaza de Mayo, según los empleados, contratistas trabajaban el mismo viernes para "limar" los bordes de los andenes y evitar ese rozamiento.

Pero la faena no avanza al ritmo frenético previsto inicialmente y confirma lo que denunciaban los metrodelegados cuando se anunció el cierre: que para incorporar los nuevos trenes no hacía falta más de una semana de suspensión del servicio. Bajo la tierra, lejos del frenesí de una misión contrarreloj, el clima era de total parsimonia.

Según Piccardo es a la inversa: "Que los vagones rocen el andén en primera instancia es normal, no es para preocuparse y lo que prueba es que la adecuación debía hacerse con tiempo", sostuvo.

Los empleados no coinciden. "Cuando se cerró la línea, los gerentes de la empresa sólo tenían sólo los manuales en chino. Tardaron 10 días en recibir la traducción. Y recién la semana pasada se pudieron subir los primeros instructores a los vagones, porque antes no estaba resuelta la jurisdicción y el pase de la Nación a la Ciudad", dijo Manuel Compañéz, delegado de la línea A.

Los voceros de Metrovías, del grupo Roggio, pintaron un panorama diametralmente opuesto. "El rodaje de ablande de los nuevos coches se realiza en distintas zonas de la línea durante todo el día", informó por escrito una portavoz de la compañía. Pese a los reiterados intentos de este diario, no hubo respuesta de la estatal porteña Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), que dirige el ex ministro macrista Juan Pablo Piccardo.

El secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), Roberto Pianelli, insistió que "el trabajo se podría haber hecho en mucho menos tiempo, perjudicando a muchos menos usuarios".

Pero también llamó la atención sobre cómo será el regreso a la actividad: "Como va a haber menos trenes, la mitad si contamos los que había de repuesto, no van a poder cumplir con las frecuencias actuales. La única solución que tienen a mano es cerrar Piedras, Pasco y Alberti, para acercarse a la frecuencia actual. Y también podrían cerrar Puán y Carabobo, que hasta enero andaban. Ni hablar de inaugurar Flores o San Pedrito. Y justamente lo que hace falta son más kilómetros de subte, no arreglos cosméticos".

 

@iProfesional en Twitter