23.04
Buenos Aires, Argentina.
Última actualización 08.59 hs
Las familias utilizaron el medio aguinaldo para ponerse al día con las tarjetas
14-08-2013 Si bien el consumo crece al 40% anual, un factor estacional muestra que se canceló gran parte de la deuda contraída en los meses previos
Última actualización: 14/08/2013 8:08:00 am

Por primera vez en lo que va del año, los préstamos en pesos que los bancos otorgan a los consumidores mediante la tarjeta de crédito descienden en la comparación mensual.

Para los analistas, se trata de un fenómeno estacional que remite a numerosos factores pero que indudablemente no representa un cambio de tendencia en el fuerte incremento que registra el stock de préstamos, donde los montos financiados crecen a una tasa del 40% anual, es decir, varios puntos por encima de la inflación.

Según datos del BCRA, un vistazo inicial mostrará una caída de 1,25% entre junio y julio, con un promedio de $ 64.326 millones versus los $ 65.141 millones de junio.

Para Andrés Méndez, de la consultora AMF, "no puede separarse esta caída de un componente de estacionalidad, lo que remite al cobro del aguinaldo y a la intención del público de cancelar “cuanto antes” las deudas que tiene con la tarjeta. “En general, julio es el mes donde quien había realizado compras con el plástico y no había podido cancelarlas del todo, lo hace porque para eso había planificado que iba a utilizar el medio aguinaldo”". 

En este sentido, Méndez introduce un dato relevante. Sostiene que numerosas familias en general realizan consumos “por encima de sus posibilidades” durante los meses previos al cobro del medio aguinaldo y que por esa razón, una vez cobrado dicho ingreso deciden cancelar lo adeudado.

Un capítulo relacionado con esto último son las vacaciones de invierno, que incentivan el gasto en pesos con tarjeta, no sólo de los paquetes turísticos en el país sino también los viajes al extranjero que se cancelan en pesos al tipo de cambio oficial sumando el 20% de anticipo que computa la AFIP a cuenta de Ganancias o Bienes Personales.

Esto se corrobora al tomar los $ 1.740 millones que se agregaron a la financiación con tarjeta entre mayo y junio, lo que representa un aumento del 2,75%, o los $ 1.842 millones que se acumularon entre abril y mayo, cifras mucho más significativas que el registrado en los meses previos.

Otro de los factores que habría generado -aunque marginalmente- la retracción en el consumo con tarjeta es el fin de las promociones bancarias de descuentos con plásticos. En un contexto de aumento generalizado de precios, muchos consumidores “dependían” de las promociones para llevar adelante sus compras, por lo menos aquellas que no eran indispensables.

Desde el 1 de junio los bancos dejaron de ofrecer descuentos por el uso de tarjetas de crédito y débito en las cadenas de electrodomésticos aunque mantuvieron las promociones en buena medida.

“Si bien la gente realizó muchísimas compras utilizando la financiación, el impacto pudo sentirse también”, señalaron. En todo caso, las emisoras de tarjetas Visa, Mastercard y Cabal fueron las encargadas de mantener los planes de 12 cuotas sin interés, pero sin el descuento de 10 o 20% e incluso de sumarle promociones con planes de 18 y 24 cuotas sin interés.

“Después de años de movilizar a buena parte de la clase media a puro anuncio de cuotas y descuentos, se gestó un consumidor oportunista compulsivo, que compra sólo si siente que tiene una oportunidad, más que una necesidad”, señalaron en AMF.

Más consumo con el plástico

De todas formas, como se dijo, un análisis de mayor amplitud por parte de los analistas consultados asegura que el ritmo de crecimiento del crédito al consumo persistirá. “La cartera de préstamos está creciendo en términos reales y hay una demanda tanto de empresas como de consumidores que no se va a detener”, señaló Ramiro Castiñeira, de la consultora Econométrica.

Según el economista, la creación de crédito privado sigue fuerte y guarda una relación estrecha con las restricciones al mercado cambiario.

“"Antes la gente utilizaban una parte de sus pesos para ir al mercado oficial y comprar dólares. Después, los utilizaba para ir al mercado informal pero hoy muchos tienen pesos depositados en los bancos y para los bancos es muy buen negocio prestarlo al sector privado", agregó Castiñeira.

Según los analistas consultados, en promedio, el 50% del fondeo de los bancos llega hoy a través del plazo fijo mientras que el 50% restante son depósitos en cajas de ahorro y cuentas corrientes que no remuneran. “El costo de fondeo del banco no supera el 7% anual y los bancos prestan al 25% o más, así que existen varios puntos de diferencia que constituyen la ganancia”, sostienen.

Del otro lado del mostrador, según Cronista, para los bancos las opciones no parecen ser muchas. “O lo prestan al sector privado o lo prestan al sector público vía Lebac que remuneran al 18% anual, es decir, por debajo de lo que obtienen por financiar consumo de las familias y empresas”, agregaron.

 

#tarjetas en Twitter