31.10.2014 Buenos Aires, Argentina.
Sábado 11 de Enero de 2014 05:00:00
Acuerdo salarial clave de bancarios: se pagará una "suma puente" hasta la paritaria en marzo
11-01-2014 El sindicato y las entidades financieras cerraron un monto fijo de $1.800 por enero, febrero y marzo, y una "compensación extraordinaria" de $1.200 por el 2013. El salario inicial pasará a $11.100. Cómo sigue el calendario de las paritarias
Reciba noticias en su e-mail

Los empleados bancarios picaron en punta y se convirtieron en uno de los primeros gremios del sector privado en cerrar una "suma puente" para el primer trimestre del año, en medio de crecientes reclamos salariales por la escalada de los precios y los intentos del Gobierno por moderar las expectativas gremiales. 

Así lo anunció el sindicato en un documento al que tuvo acceso iProfesional, que circula internamente entre los bancarios y lleva el membrete del secretario general, Sergio Palazzo.

Después de un mes de tires y aflojes, la Asociación Bancaria y las entidades financieras acordaron este viernes un anticipo salarial de $2.200 por mes, que llevará el salario inicial bruto de $8.900 a $11.100 y que representa un incremento real de 24,7% para la categoría más baja, mientras que para el resto de las escalas será inferior.

El arreglo establece que en enero, febrero y marzo los cerca de 100.000 empleados bancarios percibirán $1.800 remunerativos por mes "a cuenta del acuerdo definitivo" de marzo, que deberán cerrar a partir de la segunda quincena, cuando se vuelvan a sentar en la mesa de negociación.

Además, los bancos abonarán una "compensación extraordinaria" de $1.200 y de carácter no remunerativo, correspondiente al 2013, cuyo pago "se efectuará antes del 28 de febrero" próximo.

Sumados ambos conceptos, la cifra final supera la banda del 18% -20% que la Casa Rosada pretendía imponer como tope en el comienzo de la primera ronda de negociaciones, que ahora continuará con los docentes y estatales, con reclamos del orden del 30%.

Sin embargo, como el monto fijo fue desdoblado en dos importes diferenciados, el Gobierno podrá mostrar que el adelanto referido al 2014 llega al 20% ($1.800), en línea con el "techo oficial", mientras que la otra parte del ajuste ($1.200), si bien se cobra este año, fue presentada como una gratificación del período previo, por lo que no es tenida en cuenta a la hora de calcular la nueva actualización.

Las negociaciones en los bancos comenzaron informalmente antes del 31 de diciembre, cuando vencía el convenio de la actividad bancaria, pero se extendieron, primero por el acuerdo de precios y luego por la resistentica del Ministerio de Trabajo a que se firmen paritarias "abiertas" o con cláusulas gatillo implícitas, lo que el año pasado derivó en un paro nacional.

Las "sumas puente" y el acortamiento de las negociaciones se convirtieron en un reclamo creciente entre la dirigencia sindical. El titular del sindicato metalmecánico (SMATA), Ricardo Piganelli, salió a pronunciarse en los últimos días a favor de discutir salarios en forma trimestral. La reacción trascendió luego de que el Gobierno lanzara el nuevo acuerdo de precios para "cuidar el bolsillo", con aumentos de hasta el 140% en algunos productos y revisiones por trimestre.

Pero para la cartera laboral, esa modalidad implica, en los hechos, una indexación de los salarios ya que permite al sindicato la incorporación de sumas extra o "a cuenta" en función de la inflación prevista. Por ello, fuentes gremiales descartan que las autoridades vayan a homologar el acuerdo bancario.

Palazzo, un radical K que se alejó de Hugo Moyano por su enfrentamiento con el Gobierno, ya había adelantado la semana pasada, sin revelar el número, que buscaba un aumento "de acuerdo con la inflación real" y "la tasa de ganancia empresaria".

En cambio, para la oposición dentro del gremio, la cifra no sólo fue mantenida en "secreto" durante toda la negociación, sino que quedó de lejos de las remarcaciones en las góndolas durante el 2013 y, al tratarse de un monto fijo en lugar de un procentaje, no sirve para actualizar las escalas.

Puja salarial


Con todo, la suba obtenida por los bancarios promete reavivar la puja salarial dentro del sindicalismo en un año que se avizora más conflictivo en el plano laboral y con un menor margen de maniobra para el Ejecutivo.

Sin ir más lejos, la CGT alineada al Gobierno que responde Antonio Caló salió de la pasividad con el reclamo de adelantar el Consejo del Salario Mínimo para discutir una suba del orden del 30%, mientras que la central de Hugo Moyano, el ala de Luis Barrionuevo y algunos gremios formalmente integrantes de la confederación de Caló, se reunieron este viernes con la intención de fijar una postura sobre las paritarias, en las que amagan con exigir una cifra aún superior.

Los docentes y estatales no se quedan atrás. Luego de que el massismo reclamara anticipar las negociaciones para enero, el Gobierno de Daniel Scioli anunció este viernes que iniciará contactos con los sindicatos en enero sobre cuestiones técnicas, y que recién en febrero se encarará la cuestión salarial.

Las paritarias del sector público son los desafíos más fuertes que enfrenta la administración bonaerense, luego de que en diciembre resolviera aumentar un 60% los sueldos de la policía, en medio de los amotinamientos y saqueos ocurridos en varias provincias del país.

"Comenzaremos las conversaciones con los gremios en la segunda quincena de enero, primero trataremos los aspectos técnicos y la cuestión salarial en febrero, cuando ya está la paritaria nacional docente", detalló el ministro de Trabajo provincial, Oscar Cuartango.

Los maestros no sólo son un gremio masivo que tiene un fuerte impacto sobre las cajas fiscales nacional y provinciales, sino que es, además un referente seguido por todo el mercado, ya que la cifra negociada supone un "piso" para el resto de las actividades. Es que en este caso, es el propio Estado el que hace las veces de empleador.

Y todo indica que la búsqueda de un acuerdo no será con clima pacífico. En efecto, en los dos últimos años la negociación nacional concluyó con el cierre compulsivo por parte de las autoridades y fuertes medidas de fuerza de los docentes. 

Ahora se suma la negativa del gobierno bonaerense a abrir por anticipado la negociación con los 300.000 maestros que en 2013 cobraron un 22% en tres cuotas, siendo la última de 90 pesos.

Esa metodología de aumento escalonado lleva a que algunos sectores de la educación calculen que, en términos reales, el incremento percibido por los docentes el año pasado fue sólo de un 17%. Por ello, el titular del gremio mayoritario de docentes (SUTEBA), Roberto Baradel, propuso una equiparación salarial con otras provincias de $4.500, hasta las paritarias de febrero.

Sin embargo, las seccionales opositoras del sindicato, como la de la Matanza, señalan que ese pedido es apenas $900 más de lo gana un maestro que recién se inicia, y anticipan que la negociación podría sentar precedentes si logran romper el "tope" del Gobierno y el empresariado, que según ellos apunta a "licuar los salarios, con acuerdos por detrás de la inflación acumulada y la prevista para el 2014".

"Todas las miradas están puestas en la paritaria docente, tanto la nacional como las provinciales. Si el gobierno impone sus topes del 20%, entonces intentarán extenderlos a otros gremios. Si los docentes nos rebelamos, entonces otra será la situación", advirtieron en un comunicado.

Al igual que los aceiteros y la CTA de Pablo Michelli, los gremios y docentes enfrentados al oficialismo estiman que la canasta familiar no baja de de los $8.000, justamente el piso que consiguieron las fuerzas de seguridad.

Reciba noticias en su e-mail
Más temas en Facebook
iProfesional en Twitter