24.11.2014 Buenos Aires, Argentina.
Marketing
Miércoles 19 de Marzo de 2014 11:31:00
¿Cuáles son las 8 habilidades que no pueden faltar en un director de Marketing?
19-03-2014 Los cambios en el mundo de las comunicaciones exigen nuevas capacidades a quienes integran esta disciplina. Revelan las condiciones que hay que tener                                                                                                               
Reciba noticias en su e-mail

La profesionalidad del máximo responsable del área de Marketing de una empresa no reside únicamente en sus años de experiencia, titulaciones universitarias o estudios de postgrado que muestre su flamante currículum.

En los últimos años este rol ha cambiado radicalmente y el mercado demanda profesionales con habilidades muy precisas.

A la hora de ser capaz de gobernar el buque que permita que su empresa destaque en su sector y ocupe un puesto preferente en la mente de su público objetivo es necesario que posea ciertas capacidades, según informa el sitio Cmo.com.au.

1. Poseer un cerebro analítico a la par que creativo
Un buen dirigente del equipo de Marketing de una empresa ha de tener al capacidad para concebir y saber valorar las nuevas propuestas, soñar con ideas revolucionarias y no contentarse con seguir el camino trazado.

Del mismo modo, ha de tener los pies en el suelo para valorar la idoneidad de las acciones y evaluar su impacto. Este espíritu inquieto, a la par que racional será la combinación perfecta para protagonizar grandes hazañas, señala Puro Marketing.

2. Integrarse dentro del resto de departamentos
El departamento de Marketing ya no es un área aislada de la empresa, con la que apenas se cuenta en última instancia.

Hoy en día esta disciplina debe formar parte del propio desarrollo del producto, estando presente desde su concepción inicial.

Por ello, el director de Marketing debe ganarse la confianza de sus iguales en el resto de áreas de la empresa, de tal modo que sus aportes sean tenidos en cuenta y posea la capacidad para intervenir en los procesos.

3. Agilidad para adaptarse rápidamente a los cambios


El mundo del Marketing sufre un constante proceso de evolución, lo cual obliga a permanecer alerta y adelantarse a las tendencias.

Por ello, su primera cabeza visible debe enarbolar la bandera de la innovación, saber identificar con antelación la demanda y generar nuevas acciones que mantengan a la empresa en primera línea de fuego.

4. Capacidad para manejar cifras
El Marketing no es solo conceptos e ideas ingeniosas, sino que se basa en puro análisis, estrategia y planificación.

El cerebro analítico debe servir para extraer conclusiones a partir de las grandes cantidades de datos que continuamente se generan en torno a la marca. La información es poder, y hay que saber hacer un buen uso de él.

5. Sentirse identificado con el cliente
Hoy más que nunca, el cliente ha de ser el eje central de toda estrategia.

El director de Marketing debe estar plenamente comprometido con él, desarrollar un carácter empático y sentir como él.

Solo de esta manera será capaz de diseñar una estrategia efectiva, alineada con las necesidades y comportamiento de su público objetivo, informa Puro Marketing.

6. Tener una clara visión y carácter de líder
Un buen director de marketing ha de actuar como un auténtico líder de equipo, motivar a su departamento y crear un grupo cohesionado, con un objetivo común: esa visión que lo guiará a lo largo de toda su trayectoria en la empresa.

Gracias a esta postura, se ganará la confianza de los miembros de su equipo, y conseguirá contagiar su mismo entusiasmo y visión.

7. Trabajar en equipo
Al margen de ser quien libere su departamento, para alcanzar la plena integración debe saber actuar como uno más.

Aunar esfuerzos y ser un claro ejemplo de espíritu colaborativo y ser parte integrante de un equipo bien estructurado y unido, que avanza al unísono en la misma dirección.

8. Pasión por aprender
El máximo responsable del departamento de Marketing no puede quedar obsoleto o perder la curiosidad por conocer todo aquello que le rodea.

La inquietud por estar al día y aprender cosas nuevas no puede faltar. Se trata del aliciente que fomenta la innovación, que impulsa a la empresa a mejorar y acercarse cada vez más al cliente.

Reciba noticias en su e-mail
Más temas en Facebook
iProfesional en Twitter