Mundial de Fútbol
Lunes 16 de Junio de 2014 04:31:00

En un partido de bajo vuelo, Nigeria e Irán empataron sin goles en Curitiba y aburrieron a todos

16-06-2014 Los africanos no tuvieron ideas que les permitan vulnerar la defensa de sus rivales, a pesar de que contaban con mejor técnica y preparación física. Ahora, deberán luchar por el segundo lugar con Bosnia el próximo fin de semana. Irán enfrentará a la Argentina, el sábado en Belo Horizonte

Reciba noticias en su e-mail

Los seleccionados de Nigeria e Irán, que serán rivales de Argentina en el Grupo F, debutaron en el Mundial de Brasil 2014 y cosecharon la primera igualdad en lo que va de la competición. El encuentro, que finalizó 0-0, se llevó a cabo en el estadio Arena da Baixada de la ciudad de Curitiba, con el arbitraje de Carlos Vera, de Ecuador.

Desde el inicio, el conjunto africano intentó dar muestras de su poderío físico con el objetivo de doblegar al rival. Así, el primer intento de la tarde llegó a los dos minutos con un débil remate de Moses, que terminó en las manos del arquero Haghighi.

Nigeria continuó atacando con agresividad, obligando a fallar a la defensa iraní. En una jugada de pelota parada, el árbitro cobró una carga sobre el "Uno" del elenco asiático. La jugada continuó y Nigeria convirtió, pero la acción había sido invalidada segundos atrás.

Irán parecía no encontrar respuestas y se refugiaba en su campo, mientras "Las Águilas" seguían merodeando el área.

Sin embargo, promediando la primera etapa. Nigeria, que tenía la iniciativa y movía los hilos del partido, se relajó y perdió intensidad. Los persas, dirigidos por el portugués Carlos Queiroz, lograron equilibrar el desarrollo, aunque sin potencia ni sorpresas en ataque.

Los asiáticos tan solo lograron acercarse con una pelota parada y, de esa manera, los primeros 45 minutos concluyeron, con más imprecisiones y falencias que aspectos a destacar.

En el complemento, ninguno de los equipos aportó fútbol ni lograba generar peligro. El partido se desarrollaba en un nivel muy distinto al que habían reflejado los encuentros anteriores de la competición.

El primer sobresalto llegó casi a la media hora con un centro cruzado del seleccionado iraní que Sadeghi no llegó a cabecear por poco. El jugador se quedó reclamando por un supuesto empujón dentro del área, pero el árbitro no dio lugar a sus reclamos.

Nigeria nunca pudo recuperar la voluntad del arranque, mientras que Irán no supo proponer variantes para inquietar a su rival. Los africanos intentaron dar el golpe sobre el final, con centros peligroso que fueron rechazados a tiempo por la defensa iraní. Ese último esfuerzo no alcanzó y no logró torcer la historia del encuentro, que finalizó en empate.

Irán será el próximo rival de la Argentina el próximo sábado, desde las 13 en Belo Horizonte, mientras que el mismo día Nigeria jugará ante Bosnia.

Pese a no contar con grandes estrellas, como Oliseh o Finidi George en 1998, el combinado africano está liderado por el jugador del Chelsea John Obi Mikel, un 'todoterreno' acostumbrado a ser una roca cuando es 'blue' en la Premier y con más libertad de movimiento y más ofensivo como 'águila verde'. Deberán ganarle a los balcánicos si desean pasar de ronda y aspirar a los cuartos de final. .

En tanto, el equipo del portugués Carlos Queiroz se ha clasificado para el Mundial de Brasil pasó exitosamente las tres rondas la fase clasificatoria asiática. El sábado buscará hacer un digno papel frente al combinado de Alejandro Sabella y así contar con chances de clasificación frente a Bosnia, cuando cierre su participación.

Reciba noticias en su e-mail