Actualidad Federico Mc Dougall
Domingo 17 de Abril de 2016 22:04:00

¿Conviene comprar?: el Gobierno saldrá a ofrecer sus nuevos bonos mientras cosecha aplausos del mundo financiero

17-04-2016 "Damos la bienvenida a los progresos para poner fin al litigio y volver a los mercados”, afirmó un comunicado del G-20. En tanto, desde el Fondo Monetario aseguraron que "las nuevas autoridades iniciaron un proceso para poner la casa en orden y que los principales beneficiados serán los argentinos"

Reciba noticias en su e-mail

El gobierno de Macri festeja. Es que del mundo financiero llegaron sobrados elogios en estas últimas horas, después de tanto trajín con el juez Griesa y los fondos buitre.

Los ministros de finanzas de los países más importantes celebraron la política económica encarada por su Gobierno.

En una señal de apoyo a la estrategia de reinserción global, el Grupo de los 20 (G-20), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) le dieron la bienvenida al acuerdo con los holdouts y al retorno del país al circuito internacional.

Además, ponderaron las reformas económicas y brindaron pronósticos optimistas para la economía.

"Damos la bienvenida a los progresos de la Argentina de poner fin al litigio de una década y volver a los mercados", afirmó un comunicado del G-20, difundido luego de una reunión de ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales de los países que integran el bloque, en el marco de la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay; el viceministro, Pedro Lacoste, y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, participaron del encuentro.

No fue un respaldo solitario. Las agencias calificadoras de riesgo Standard & Poor's y Fitch Ratings anticiparon que subirán la nota del país después del pago a los holdouts. Moody's ni siquiera esperó: subió la calificación y sacó a la Argentina del default.

A la par de la agenda oficial en el Fondo y el Banco Mundial, el equipo económico mantuvo reuniones organizadas por el banco J.P. Morgan, Bank of America e Itaú.

El objetivo fue el de explicar el programa económico, consistente en:

- Gradualismo en el ajuste fiscal

- Duro ataque a la inflación

- Fuerte apuesta al crédito y a la inversión para reactivar la economía

Además, los funcionarios brindaron detalles de la colocación de los bonos con la cual el Gobierno planea recaudar u$s15.000 millones.

"Las nuevas autoridades económicas argentinas iniciaron un proceso para poner la casa en orden, si bien en el corto plazo deberán adoptarse medidas difíciles de digerir", aseguró Agustín Carstens, titular del Comité Financiero del FMI y uno de los economistas de la región más respetados en los organismos internacionales.

"Varios países tienen mucho trabajo por delante. En particular la Argentina. Se trata de la tercera mayor economía de la región y es esencial que se avance rápido", expresó .

"Creo que los argentinos serán los principales beneficiados", añadió el prestigioso economista quien, además, destacó los avances del gobierno de Macri y dió su beneplácito a la búsqueda por recomponer las relaciones.

"Todos los países integrantes saludaron el enorme progreso que está logrando en poner punto final a un período muy difícil en sus relaciones con los mercados de capitales. Es un enorme paso adelante y, como latinoamericano, es bueno ver a un país como la Argentina tratando de poner la casa en orden", recalcó Carstens.

La primer visita luego de 10 años
Sus palabras están en sintonía con las de "su jefa", Christine Lagarde, directora gerente del FMI, quien confirmó la visita de una misión técnica al país prevista para septiembre.

Será la primera en una década y constituye un fiel reflejo del cambio en la relación con la entidad monetaria. Nigel Chalk, subdirector del Departamento para el Hemisferio Occidental, anticipó que la misión estará encabezada por Roberto Cardarelli.

Además, apuntó que "se desarrollará una agenda de trabajo de dos semanas junto con representantes del Gobierno, el Banco Central, la sociedad civil y el sector privado".

Lagarde, señaló que el FMI se encamina a una revisión de la información y la situación de las estadísticas, "posiblemente con decisiones negativas". "Lo que tendremos ese mes será una misión vinculada con el artículo IV.

El organismo prevé para este año en la Argentina una contracción económica de 1,0% y que para el 2017 la expectativa es la de un crecimiento del 2,8%.

"Lo que este Gobierno está tratando de hacer es, básicamente, establecer una base muy fuerte para que puedan construir sobre eso, que dará lugar a un crecimiento sostenible, estabilidad y un mejor nivel de vida", indicó Carstens.

"Nos alienta mucho ver lo que ha sucedido en la Argentina en los últimos meses", completó.

Tal como ya diera cuenta iProfesional, los diferentes países asociados pagan una cuota al FMI.

En el caso de la Argentina, es de unos u$s3.000 millones, que habilita a tener un crédito anual equivalente al 200% de la misma.

Hablando en planta, el Gobierno macrista tendría disponible casi u$s9.000 millones a lo largo de 12 meses, que deberán ser cancelados en un lapso no mayor a cinco años. Transcurridos tres años del acuerdo el endeudamiento no puede exceder el 600% de la cuota.

Para la Argentina, supone unos u$s20.000 millones (límite que podría pedir Macri durante su mandato) a una tasa difícil de obtener: 1,05% anual.

El FMI también avaló los pronósticos anunciados por Alfonso Prat Gay, sobre las metas inflacionarias, al considerar como "factible" que los niveles de inflación puedan reducirse al 1% mensual para finales de año.

El titular de Hacienda también se ocupó de remarcar el nuevo contexto, al asegurar: "Hay mucha expectativa con el país, porque realmente ven que hay un cambio en serio".

"La novedad es que Argentina no viene más a quejarse del mundo, a indicarle al FMI lo que tiene que hacer, sino a participar como un miembro más de manera inteligente, tomando lo que sirve y señalando lo que no sirve", señaló.

Con la mira puesta en los nuevos bonos
Por lo pronto, siguiendo el "paso a paso", el Gobierno deberá salir formalmente del "default" en los próximos días con el lanzamiento de nuevos títulos por u$s15.000 millones.

Fueron elegidos siete bancos (Deutsche, HSBC, JP Morgan, Santander, BBVA, Citigroup y UBS), como colocadores.

Según datos del mercado, cobrarán unos u$s27 millones en concepto de comisiones. Por otra parte, fue aprobada la contratación de Standard & Poor's para la calificación de los títulos.

Prat Gay se muestra confiado con el lanzamiento. Considera que hay "escasez" de deuda argentina y que el regreso del país a los mercados internacionales traerá -de por sí- una buena demanda.

Serán bonos en dólares con vencimientos a 510 y 30 años que rendirán cerca de un 8% anual.

La tasa de interés definitiva, si bien dependerá de la demanda que surja de la licitación, aparece como muy seductora. En particular para quienes operan en los mercados de capitales globales.

En la previa, la renta en dólares que ofrecerán los hace apetecibles, aun si ésta resulta un punto porcentual inferior a la estipulada originalmente.

De hecho, la seductora ganancia que brindan en la actualidad títulos locales (entre 7% y 8%) resulta bastante más elevada que la ofrecida por el resto de los países de la región.

De acuerdo con diversos analistas, los rendimientos que ofrecerán los nuevos papeles hacen lucir como muy atractivos, ya que se ubicarán en el siguiente rango:

- Títulos a 5 años: la tasa será de entre un 7,25% y 7,75% anual, según proyectan Guillermo Mondino, jefe de mercados emergentes del Citigroup, y Rafael Di Giorno, de la firma Proficio Investment, respectivamente.

-A 10 años: se moverá en un rango que va desde 8,2% al 8,5%.

-A 30 años: entre el 9% y el 10%. Mondino hace referencia a un 9,7%.

Para los operadores de la city, la ganancia que ofrecerán los flamantes títulos irán convergiendo hacia la ofrecida por los bonos ya emitidos en dólares que cotizan en el mercado, de acuerdo con sus respectivos plazos de vencimiento.

"Se irán ajustando hasta adecuarse a la curva de rendimientos conformada por otros títulos similares que ya están circulando", resumió Juan Diedrich, de la firma Capital Markets.

Es decir, sus ganancias se las podrá comparar con la de los papeles más negociados actualmente en plaza, como por ejemplo:

-El Bonar 2024: rinde un 7,8% anual y su plazo de caducidad es de ocho años.

-Discount en dólares, legislación argentina: ofrece una renta del 8,25% (vencen en 2033).

-Bono Par en dólares, ley Nueva York: brindan un 7% y su plazo de finalización es 22 años (2038).

Di Giorno señala: "Los más interesados serán los inversores extranjeros que no tenían posiciones en la Argentina y encontrarán la oportunidad de diversificar sus carteras incluyendo deuda argentina".

Un competidor fuerte, que eleva las pretensiones de quienes se vean tentados a adquirirlos es, paradójicamente, el propio Estado.

¿Por qué? Porque los ahorristas están volcando su dinero a instrumentos en pesos para aprovechar las insólitas altas tasas que el Banco Central está convalidando. Como la de los títulos Lebac, que ofrecen un "suculento" interés del 38% anual.

Este premio resulta ser mucho más elevado del que ofrecen las posiciones dolarizadas.

Entre las Lebac, los nuevos bonos y las acciones de empresas que se verán favorecidas por la apertura comercial, los ahorristas se encontrarán con un menú mucho más amplio para colocar su dinero y así sacar rédito de este nuevo contexto.

Reciba noticias en su e-mail