Jueves 22 de Septiembre de 2016 11:03:00

El modelo del "supermercado XL", en crisis: las cadenas dependen cada vez más de los formatos exprés

22-09-2016 Las mayores restricciones presupuestarias dieron lugar a un cambio en la modalidad de compras de la clase media. Esto, a su vez, obliga a las empresas a acelerar la apertura de puntos de venta que se adapten a esas necesidades. ¿Cuánto es el ticket promedio de compra por persona?

Reciba noticias en su e-mail

Fueron las grandes estrellas a principios de los años 2000.

Nacieron como una lógica reacción de las grandes cadenas de retail, que necesitaban contrarrestar el fuerte crecimiento de los supermercados chinos.

Sin embargo, en años subsiguientes, los formatos express perdieron parte de su brillo. Esto, a raíz de dos cuestiones:

-La mejora en el poder de compra de la población, con salarios creciendo por encima de la inflación.

-Los megadescuentos y beneficios de todo tipo propuestos por los grandes establecimientos a sus clientes.

Sin embargo, hoy en día, los formatos exprés han recobrado protagonismo, a raíz del mayor cuidado del presupuesto mensual de buena parte de la sociedad.

Hay, además, otras cuestiones que explican por qué estas superficies, menores a los 500 metros cuadrados se animan a ir por su revancha.

La del ahorro en tiempos, es una de ellas, que se suma a la del ahorro en plata, ya que la mayoría de los que concurren compran lo justo y evitan llevar al carrito aquellos productos prescindibles.

Los formatos de proximidad se imponen en momentos en los que se crece la cautela. Los números de los últimos meses dan cuenta de que la corriente va precisamente en esta dirección.

Por lo pronto, la capacidad de gasto de las familias tuvo una contracción superior al 10% en agosto con relación a igual mes del año pasado, de acuerdo conla investigación de la firma especializada FyEConsult.

Hay otro dato que inquieta a los empresarios supermercadistas: según INDEC, en agosto las ventas en términos reales (contrastándolas con una inflación interanual del 46% para el mismo mes), cayeron casi un 16 puntos porcentuales.

Es, en este escenario, en el que los formatos "mini" reciben un mayor caudal de personas.

"Venimos viendo un crecimiento de estos formatos, tanto desde el lado de la oferta como del de la demanda", dice a iProfesional Patricia Sosa, directora comercial de CCR.

Un claro ejemplo de esta tendencia es que Jumbo este año tiene planeado inaugurar una serie de locales de proximidad. ¿Cuántos? un "piso" de ocho antes de diciembre.

Para ello, la compañía invertirá cerca de $600 millones, para sucursales que estarán ubicadas en Capital Federal y Gran Buenos Aires.

Los "mini", más grandes en ventas
En los últimos años, se han multiplicado las propuestas "small" y la expansión de estos formatos superó con creces a la de las grandes superficies.

Según datos aportados a iProfesional por la consultora especializada Kantar Wordpanel:

-En los últimos seis años, se duplicó la cantidad de negocios express, según revela la consultora especializada en consumo CCR.

-En 2010 se contaban unos 650 puntos de venta. En cambio, hoy día, ese total trepó a los 1.300.

- Su repunte ha sido cinco veces mayor al crecimiento de los de mayor tamaño, que sólo incorporaron a su red unos 200 establecimientos (20%)

En cuanto a la participación en ventas, se observa lo siguiente:

-Los hipermercados + supermercados (es decir los de mayor tamaño) reúnen el poco más del 30%

-Los formatos de cercanía + discount + autoservicios (menor tamaño) aglutinan un 45%.

- Los autoservicios se imponen al resto de los canales (ver cuadro).

¿Y los chinos? Por lo pronto, los comercios asiáticos, lejos que estar en crecimiento -como sucedía hace unos años, muestran una notable merma.

Durante 2015 unos 400 locales bajaron sus persianas, sobre unos 10.700 que operaban en todo el país (ahora quedan 10.300 en pie).

"Las grandes cadenas pueden negociar con las marcas para luego trasladar esos importantes descuentos a sus clientes. Además, tienen mayor poder de negociación con los fabricantes", expresa Juan Manuel Primbas, country manager de KantarWorldpanel.

Además, este tipo de beneficios "derraman" desde las grandes superficies hacia las pequeñas del mismo nombre, tal como sucede con Carrefour y Carrefour Express.

"En ocasiones coinciden y otras veces no, pero las mayores espaldas les permiten ofrecer precios más bajos que a sus competidores asiáticos", dice Primbas.

En cuanto a las ventas:

- En los hipermercados, el gasto promedio por persona (no por familia familia) es de unos $1.700 por mes.


- En los formatos de cercanía, de $1.150 por mes por individuo.

En el caso de Carrefour, a sus tradicionales sucursales le empezó a sumar distintas superficies de menor tamaño.

Concretamente:

-Los "exprés", menores a los 500 metros cuadrados

- Los "market", de tamaño intermedio entre el anterior y los grandes espacios.

Otro de los que apuesta por estos formatos exprés es Walmart, bajo su nave insignia Changomás.

Cuando escasea el dinero, aumentan "las compras de reposición, que consiste en llevarse sólo aquello que se acabó en el hogar", afirma Sosa.

Otra de las tendencias que los analistas advierten es la combinación de distintos puntos de venta que realizan los consumidores, en busca de precios bajos y promociones tentadoras.

"El público hoy va a diferentes canales de compra y alterna distintas opciones", señala Sosa.

En este sentido, indica: "Mientras que en el año 2012 los argentinos visitaban un promedio de tres formatos por mes, este año ya detectamos que este número de referencia ascendió a cinco".

Para Sosa, la tendencia que hoy se impone es clara: "Tickets más cortos y alternancia de canales".

Mayoristas, otra opción


Otro de los comportamientos que se acentuó en los últimos meses, impulsado por el cuidado del peso, ha sido las mayores compras de la clase media en canales mayoristas.

La explicación a este fenómeno es sencilla y la directora comercial de CCR lo resume en una sola frase: "En estos lugares, la percepción de ahorro es de un 25%, en comparación con el resto de las alternativas".

La percepción que tiene buena parte de la sociedad sobre los distintos canales de ventas va variando a lo largo del tiempo.

Por ejemplo, en el caso de los súper chinos, los analistas destacan que los consumidores ya no los consideran más atractivos que el resto de los retailers en cuanto a precios.

Además, que se limitan a comprar en ellos determinadas categorías. Puntualmente, bebidas con alcohol y productos de almacén.

Marcas propias
Los supermercados que se enfocan en ofrecer productos de marca propia -discount- se ven beneficiados por el contexto recesivo.

"Los súper están haciendo una fuerte apuesta por sus marcas propias en dos sentidos", dice a iProfesional Luis Alfredo Rodríguez, de Kantar Worldpanel.

"En primer lugar, a través de precios atractivos. En segundo, vía la mejora de la calidad de la mercadería", completa.

Otro de los motivos por los que esta cadena muestra una performance positiva, en pleno escenario recesivo, es su acertado plan de expansión a nivel territorial.

"La cadena se fue ampliando y llegando a barrios ABC1 en los que antes no estaba presente", indica Rodríguez.

Este experto destaca el hecho de "llegar a toda la pirámide poblacional y atravesarla de manera transversal" como uno de sus grandes atributos.

También es cierto que en los últimos años los argentinos se fueron volviendo menos reacios a llevar artículos marca "súper".

Esto, en un contexto en el que priorizan aquellas opciones que les permiten reducir gastos porque saben que, en muchos casos, los fabricantes son los mismos que los de la mercadería de primera línea.

Valoración de las promos
Otra de las cuestiones que también se ha ido modificando es la valoración que los argentinos hacen de las distintas propuestas promocionales.

En este sentido, los analistas indican que empiezan a perder efectividad aquellas promos que van de la mano del incentivo al stockeo.

"Hoy se impone un consumo más racional, de reposición y no tanto la acumulación de mercadería como forma de protegerse de la inflación", señala a iProfesional Sosa, de CCR.

Por este motivo, continúa Sosa, "las promociones del tipo 4x3 o 3x2 no resultan tan efectivas en un contexto como el actual".

En cambio, "hoy se valoran más las propuestas que hablan de ‘precios congelados', que implican mantener el valor de un producto fijo durante un tiempo determinado", agrega.

Algunas de las empresas que ya se sumaron a este tipo de campañas son La Serenísima y Quilmes.

Adaptar las campañas de marketing a un escenario de fuerte caída del poder de compra es, sin dudas, una de las claves para sobrevivir en los tiempos que corren.

En relación con la manera de atraer la mirada del público, las cadenas ya tienen amplia experiencia: promociones, ofertas y precios competitivos son los tres condimentos esenciales.

Reciba noticias en su e-mail