Legales
Jueves 22 de Septiembre de 2016 16:06:00

Test para el macrismo: los gobernadores peronistas presionan fuerte para lograr cambios en el Presupuesto

22-09-2016 Los mandatarios provinciales quieren que se les garanticen los fondos para obras públicas y una compensación por menor ingreso de impuestos coparticipables. Solicitan modificaciones en el proyecto enviado por el Gobierno, ya que se prioriza la inversión en la provincia de Buenos Aires y la Capital

Reciba noticias en su e-mail

Otra vez se pone a prueba la "cintura politica" del Gobierno en el Congreso, y otra vez la negociación involucra a los gobernadores provinciales con un reclamo de mayores fondos públicos.

El grupo de gobernadores peronistas generó uno de sus mayores impactos políticos al trasladarse hasta la Capital Federal para reunirse con diputados y senadores nacionales de su partido y plantear reparos sobre el proyecto de Presupuesto 2017 que comenzó a ser analizado en el Congreso.

En poco menos de 48 horas, comenzaron a armar una estrategia que les permitiera actuar coordinadamente en la discusión parlamentaria. En principio, que pretenden corregir varias cuestiones que consideran esenciales para poder administrar sus distritos con más oxígeno.

En concreto, pidieron más plata y condiciones más flexibles para poder tomar deuda en el exterior. También quieren que el macrismo garantice obras para sus territorios y así darle mayor "certidumbre" a las gestiones.

Si bien consideran que la iniciativa "tiene metas lógicas” y “un escenario realista", creen que hay puntos por mejorar. Por ejemplo, el trato preferencial que recibirían la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia (ambas gobernadas por Cambiemos) en el reparto de recursos.

Los gobernadores consideran que sus reclamos deben ser atendidos porque, tanto ellos como el Poder Ejecutivo nacional, necesitan “gobernabilidad” y no que no pueden lograrla si no cuentan con los fondos para hacer frente a las deudas.

De hecho, el vicepresidente primero de la Cámara de Diputados y titular del Partido Justicialista, el sanjuanino José Luis Gioja, garantizó que los diputados que responden a los gobernadores van a apoyar la sanción del proyecto si se le realizan las modificaciones planteadas.

Y saben que tienen armas para presionar por cambios: una abrumadora mayoría del peronismo en ambas Cámaras del Congreso. Sin su apoyo, el proyecto del macrismo está condenado al fracaso. 

Por ese motivo, piden compensaciones ante la merma de dinero que sufrirán por las modificaciones a los montos del Impuesto a las Ganancias y que se le garantice obra pública para sus respectivos territorios.

Este es uno de los puntos más controvertidos ya que señalan que el prevé pocos detalles sobre lo que les correspondería a las provincias gobernadas por el Justicialismo.

Por ejemplo, la mandataria fueguina, Rosana Bertone advirtió que no encontró ninguna obra pública incluida en el  proyecto para su provincia.

Unión ante la necesidad


"Lo más importante es que el arco político está decidido a trabajar en forma conjunta para la sanción del Presupuesto del año que viene", enfatizó el ex mandatario de San Juan, quien participó de una reunión con gobernadores, senadores y diputados del PJ que se realizó en la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI).

El día anterior, seis mandatarios peronistas se reunieron con el Bloque Justicialista de Diputados para sentar su posición.

Y este jueves, mandatarios de distintas provincias, acompañados por ministros de Hacienda, definieron con los diputados y senadores nacionales peronistas de las diferentes bancadas las modificaciones que plantearán en el Congreso con el fin de garantizarse una mayor llegada de recursos.

En concreto, buscan la recuperación presupuestaria de los Estados provinciales a través de:
- Coparticipación total del impuesto al cheque: hoy las provincias reciben sólo el 30% de ese tributo.

- ATN coparticipables, en virtud de que los fondos se subejecutan y cerca de la finalización del año lo que queda se distribuye rápido, mal y discrecionalmente.

- Postergación del pago del programa de desendeudamiento ordenado, ya que "no tiene sentido" que las provincias deban salir al mercado de capitales a pedir dinero, y le paguen la deuda al Estado Nacional. Este punto sería por un año.

- La creación de un fondo social, a repartir según las necesidades de los habitantes de la Nación, con fondos provenientes de obras que figuran en el presupuesto y no fueron declarados como prioritarias.

Otros de los puntos que acordaron en la reunión es reparar la situación de La Rioja, que debía recibir 4.500 millones de pesos por el punto que cedió en 1987 y recibirá sólo 1.500 millones.

De acuerdo a lo informado por los voceros de los gobernadores, los próximos pasos serán reuniones entre los legisladores nacionales del PJ con los ministros de Hacienda de cada provincia para acordar la redacción del articulado que se pretende incorporar. Estas reuniones comenzarían la próxima semana.

Como primera medida buscarán garantizarse la obra pública. Remarcan la preocupación que tienen por “la excesiva inversión dentro de la Ciudad", en desmedro de provincias en las que se registran enormes problemas de desigualdad.

Ejemplificaron que, de acuerdo a la iniciativa,  el distrito porteño y Buenos Aires se llevan el 36% de los recursos, contra el 15 que recibe el norte del país.

"Estamos llegando al límite de nuestra capacidad como gobiernos provinciales para atender a los sectores más vulnerables. Eso no se hace mediante el acomodamiento de variables de la macroeconomía, sino con un Estado presente", concluyeron.


Reciba noticias en su e-mail