Actualidad
Viernes 23 de Septiembre de 2016 14:50:00

Guiño de la CGT para seguir negociando: facultan a la cúpula para un paro general pero no ponen fecha

23-09-2016 El Consejo Directivo de la central obrera unificada quedó facultado por el Comité Central Confederal para adoptar las medidas necesarias para "reforzar sus demandas". Por el momento, seguirán dialogando con el Gobierno de Macri 

Reciba noticias en su e-mail
Temas: nacional, paro, CGT

El triunvirato que conduce la CGT anunció este viernes que fue facultado para "tomar las medidas que crea necesarias" ante la falta de respuestas del Gobierno, pero advirtió que no hay fecha para un paro.

"Fuimos facultados para seguir adelante con todo el debate que tenemos con el Poder Ejecutivo y de no encontrar alternativas a los planteos se llegará a las medidas que creamos convenientes en el momento oportuno", sostuvo Héctor Daer, uno de los tres secretarios generales de la central.

En ese sentido, Daer indicó que "se van a agotar todas las instancias de diálogo que la cúpula considere convenientes".

A su turno, otro de los integrantes del triunvirato, Juan Carlos Schmid, señaló que es necesario "recorrer todo el espinel de debate" y afirmó: "Cuando tengamos que anunciar un paro lo haremos".

Tras más de tres horas de debate, con la participación de 253 congresales, en la CGT finalmente primó la postura de no ponerle fecha al paro y continuar dialogando con el gobierno de Mauricio Macri.

Los sindicatos, controlados por la oposición peronista, reclaman la reapertura de negociaciones salariales. La inflación llegará este año al 43%, según el Banco Central. La mayoría de los gremios pactó recomposiciones de sueldos por debajo del 35%.

"No cortamos el diálogo pero la responsabilidad de cambiar esto es del gobierno. Tenemos desocupación, impuestos injustos al salario y 'tarifazo' (en el gas)", dijo otro de los líderes, Carlos Acuña.

El sindicalista que reporta al gastronómico Luis Barrionuevo consideró que "el movimiento obrero viene teniendo la prudencia necesaria" y apuntó contra el Gobierno al señalar que "hasta ahora los únicos que lo aplauden son los del extranjero".

Sobre el final de la conferencia, Daer sostuvo que "que las diferencias que hay son sobre el momento para convocar" al paro y evaluó que hay que "agotar un montón de instancias", al tiempo que hizo alusión a la reunión que mantendrán la semana próxima con el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay.

La decisión de dilatar el paro fue tomada durante un plenario de líderes de cada sindicato en momentos que la economía sigue sin repuntar.

El INDEC reveló el jueves que se profundizó la recesión en el segundo trimestre, con una caída de 3,4% en el Producto Bruto Interno (PBI) en el segundo trimestre, comparado con igual período de 2015.

En tanto, casi todas las industrias están en recesión y las ventas minoristas llevan ocho meses consecutivos de caída, según la Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa (CAME).

Por otra parte, la consultora privada Analogías reveló el viernes que un 57,2% de encuestados considera que la situación de los trabajadores empeoró durante los 10 primeros meses de gobierno macrista (alianza de derechistas y socialdemócratas).

La demanda de reapertura de negociaciones salariales tuvo una adhesión del 60% de unas 1.500 personas consultadas. También un 60% de personas considera que Macri gobierna en favor de los sectores empresarios.

Intento de calmar las aguas
En los últimos días, el Gobierno intentó poner paños frios a la tensa relación con la central obrera con dos gestos significativos. 

El primero vino de parte del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, quien les otorgó una certificación provisoria de autoridades al flamante triunvirato de la CGT reunificada integrado por el moyanista, Juan Carlos Schmid, el barrionuevista Carlos Acuña y Héctor Daer, que representa al sector antiguamente liderado por Antonio Caló.

Se trata de uno de los puntos que los gremios reclamaban.

El segundo guiño lo hizo el titular del Palacio de Hacienda, Alfonso Prat Gay. Los convocó a una reunión el jueves de la semana que viene.

Sin embargo, los dirigentes gremiales esperan un paso más y que el propio Presidente participe del encuentro el 29 de septiembre. Quieren dejar de hablar con intermediarios y escuchar de la boca de Macri cuáles son las respuestas a sus demandas.

Los principales reclamos de los gremialistas son: un bono a fin de año que compense lo que se "comió" la inflación de los sueldos acordados en las negociaciones de principio de año, la reapertura de las paritarias, excluir a los trabajadores del Impuesto a las Ganancias del medio aguinaldo de diciembre, el correspondiente aumento de emergencia los jubilados.

Interna sindical
El líder camionero, Hugo Moyano, es el más enojado con Cambiemos. El apoyó a Macri durante la campaña presidencial en 2015 y ahora se siente defraudado.  "Mintió descaradamente", dijo sobre los cambios en Ganancias.

Y criticó el rechazo del Gobierno a la reapertura de paritarias. "Que no se meta" en las negociaciones entre sindicatos y empresas, dijo.

En tanto, el secretario adjunto del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, confirmó que su gremio pedirá un paro nacional ante el Comité Central Confederal y desestimó el encuentro con  el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay.

"Lo mejor que nos puede pasar a los dirigentes y a los trabajadores" es que no se lleve a cabo la reunión entre la dirigencia de la CGT y el ministro, inicialmente prevista para la próxima semana.

"Esa es la mejor noticia que nos puedan dar, porque las reuniones con (el ministro de Trabajo, Jorge) Triaca y otros funcionarios no sirvieron para nada", remarcó el sindicalista.

La última medida de fuerza de la CGT fue el 29 de abril, cuando la central realizó la mayor demostración de fuerza en dos décadas, con 350.000 personas.

La marcha contra los despidos convocó a más de 200.000 asalariados desde diciembre, según el privado Centro de Estudios de Política Económica (CEPA).

Reciba noticias en su e-mail