Finanzas
Dólar, plazo fijo o Lebac: soplan vientos de cambio y uno de los tres se perfila como el gran ganador
18-10-2016 La suba de precios tiende a moderarse. El billete verde luce estancado y el blanqueo puede prolongar esa quietud. La tasa que ofrecen los títulos del BCRA irá en descenso. Los rendimientos nominales bajan ¿y en términos reales?
Por Rubén Ramallo
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Son tiempos en los que la palabra incertidumbre deambula por las oficinas de la city porteña, habida cuenta de que la economía pudo haber tocado un punto de inflexión.

Concretamente, son varias las voces que señalan que el ritmo de actividad encontró un piso y que comienza a observarse un incipiente rebote, si bien no todos comparten esa visión.

Entre los más optimistas aparece en primera fila el titular del Palacio de Hacienda, Alfonso Prat Gay, quien repite con insistencia: "La economía dejó de caer en el tercer trimestre que acaba de terminar".

Sustenta sus afirmaciones en el incremento de los despachos de cemento y en otros indicadores que llegan de sectores clave, como los que surgen del de la construcción, "que volvió a crecer después de 12 meses".

"Se está recuperando la obra pública y será el motor de la economía", añade, al tiempo que sostiene que la mejora en la actividad "se irá notando en la medida en que nos vayamos acercando a fin de año".

En este contexto, en el que se debate si realmente ya ocurrió un posible punto de inflexión, los ahorristas requieren de proyecciones confiables antes de decidir en qué invertir.

Una de ellas es el REM (Relevamiento de Expectativas del Mercado), que elabora el Banco Central a partir del sondeo realizado entre unos 60 consultoras, bancos y universidades.

Según el último informe, correspondiente a septiembre, este compilado da cuenta de lo siguiente:

1. Dólar:
en el corto plazo (fin de año) subirá más de un 3% y llegará a diciembre a los $16.

Este porcentual debe ser tomado como piso para cualquier operación financiera ya que, como es sabido, los argentinos consumen en pesos pero ahorran en verdes.

2. Inflación: según el REM, los precios subirán alrededor del 5,5% en promedio. Es decir, casi el doble que la divisa estadounidense.

Contar con este tipo de estimaciones resulta clave a la hora de invertir.

Y les son sumamente útiles a los inversores conservadores. Es decir, a aquellos que priorizan los ingresos seguros por sobre la rentabilidad.

En general, son los que se vuelcan a la compra de dólares y al plazo fijo, un combo al que últimamente le han añadido dosis crecientes de Lebac (Letras del Banco Central), atraídos por las altas tasas que han venido ofreciendo.

Precisamente, estos títulos han pasado a rankear en los primeros lugares de la lista conformada por las opciones más recomendadas.

Esto es así ya que se prevé que ofrecerán una ganancia "real" en dólares y que, además, le ganarán a la inflación.

Para este tipo de perfiles también lucen recomendables algunos de los bonos que ajustan por CER y, en menor medida, los plazos fijos.

El siguiente cuadro da cuenta de los pronósticos de para precios, tipo de cambio y rendimiento de los títulos del BCRA: 

Horizonte: seis meses
Con la mirada puesta en marzo, los analistas consideran que las tasas que ofrecen las Lebac tenderán a bajar.

De este modo, irán acompañando la caída en la inflación, más allá de la necesidad imperiosa del Gobierno de reducir el costo del dinero para reactivar los créditos y la economía.

En este escenario, los pronósticos de las principales consultoras hacen referencia a una merma en las ganancias que ofrecen estos títulos en términos reales, frente a los precios minoristas y ante el dólar.

No obstante, continuaría siendo una inversión con resultado positivo, en un contexto en el que los plazos fijos le igualarán al IPC.

Los depósitos que ajustan por el coeficiente UVI se presentan como una alternativa interesante, ya que otorgan una renta del orden del 3% anual.

Quienes prefieren los billetes verdes encontrarán como principal incentivo el atraso cambiario, que se irá acentuando en la medida en que el índice de precios le siga ganando a la tasa de devaluación.

De cara al corto plazo (fin de año), el analista Mariano Otálora considera que "la tasa en pesos se moverá por encima de la inflación y levemente por arriba del tipo de cambio".

Para quienes busquen resguardado en activos verdes, "la opción superadora al billete físico son las Letras en dólares (Letes)", apunta.

Basa su argumento en que estos títulos rinden por encima de un plazo fijo en dólares.

Además, posibilitan la compra de divisas estadounidenses con pesos a un tipo de cambio mayorista (y no minorista).

De este modo, le permite al ahorrista ganar por partida doble: "Por comprar a un tipo de cambio más barato y por el rendimiento que ofrecen", concluye Otálora.

Horizonte: largo plazo
Cuando se plantea un horizonte de inversión a un año vista, surge un primer gran condicionante: las elecciones legislativas que tendrán lugar en agosto.

Su importancia es tal que sus resultados pueden alterar enormemente el comportamiento de los diferentes activos. En particular, el de aquellos que están sujetos a un mayor riesgo y que deben ofrecer ganancias más elevadas.

Según los analistas consultados por el Banco Central, en este lapso, las Lebac habrán perdido su "crema" frente a los precios, si bien seguirán ganándole al billete verde.

Esto es así ya que la renta obtenida en esa moneda superará holgadamente el 5,5% anual, un porcentaje difícil de conseguir en otras latitudes.

En este escenario, nuevamente quedarían como ganadores todos aquellos que apostaron por los pesos salvo -una vez más- los que piensen que el dólar seguirá estando barato.

A un año vista, toda la atención del mundo de los negocios y las finanzas pasa por las elecciones legislativas.

En relación con este punto, para Otálora "la suerte está echada: bajará la inflación, se apreciará el dólar y el salario se recuperará".

Este analista considera además que la reciente colocación de $50.000 millones por parte del Gobierno Nacional a 5 años a tasa fija (18,2%), es un dato que debe ser tenido en cuenta.

Ni hablar de la rentabilidad de 15,5% anual por un papel que vence en octubre de 2026 y en el que captó el jueves pasado unos $53.620 millones.

"Esto refuerza las expectativas de inflación en baja y de que el tipo de cambio se moverá por debajo de esa tasa", afirma.

El discreto encanto de las Lebacs
Es verdad que el rendimiento de estos títulos viene en caída, pero también es cierto que continúa siendo muy atractivo.

Y esto se ve reflejado en una demanda que no cede. En parte, porque el propio Banco Central recurrió a pagar altas tasas para estimular la tenencia en pesos y a sacar al dólar del centro de la escena.

Por lo pronto, al estar quieto, ya no se habla tanto del billete verde como hace un año, aunque el costo de ese silencio es el atraso cambiario que "pagan" las economías regionales.

Al día de hoy, el mercado ve un horizonte de tipos de interés en caída, inflación también en baja y billete verde corriendo por detrás.

En este contexto, las apuestas seguirán más inclinadas a los activos en moneda local, mientras que la renta de las Lebac quedará condicionada por la evolución de los precios.

De acuerdo con Diego Martínez, economista jefe de Inversor Global:

-La inflación irá en descenso hacia fin de año, con altas chances de ubicarse cerca del 1,5% mensual

-El dólar tenderá a estar planchado, si es que entran muchas divisas vía blanqueo

-Las Lebacs, por simple descarte, se presentarán entonces como la mejor alternativa

"En estos títulos es en los que veo las mayores posibilidades de lograr un mejor rendimiento", apunta Martínez.

Él forma parte del grupo de analistas que sostiene que las Lebac aún tienen mucho para ofrecerles a los ahorristas en el futuro inmediato.

Estos títulos se obtienen a través de las licitaciones que efectúa el BCRA los días martes, momento en el que se determina cual es la tasa de corte.

El plazo de suscripción comienza los jueves de cada semana y finaliza el lunes, es decir, el día previo a la compulsa.

Al momento de la suscripción, los ahorristas no conocen cuál va a ser la "tasa de corte" que van a recibir, ya que ésta queda definida en la licitación.

Para invertir es necesario tener una cuenta en un agente de bolsa. La apertura es gratuita, se debe disponer de un recibo de sueldo o alguna constancia de ingresos.

El monto mínimo para entrar es $1.000. Los operadores de la city recomiendan sumarse con un aporte que se ubique en un rango que va desde los $20.000 a los $50.000.

Algunos hacen referencia a $100.000 como cifra ideal, ya que permite un mejor prorrateo de algunas variables.

Las comisiones del agente bursátil parten del 0,2% del monto invertido, porcentual al que se le deben sumar los gastos de mantenimiento de cuenta.

-Las inversiones menores a $1 millón se realizan en el "Tramo No Competitivo" y la única alternativa que se presenta es la elección del plazo.

En este caso, la oferta siempre será aceptada y la tasa de interés final será la que determina el propio BCRA para el plazo correspondiente.

-En cuanto al otro tramo, el "Competitivo", los inversores fijan la tasa que pretenden para su dinero según el plazo al que quieren invertir.

Si esa tasa supera a la de "corte", es decir la que ofrece el BCRA en la compulsa, la oferta no es considerada y el interesado queda afuera.

El día del vencimiento, el Banco Central abona las Lebacs y el monto es acreditado por el agente bursátil en la cuenta comitente del cliente, que podrá retirar el dinero o volver a reinvertirlo.

SECCIÓN Finanzas