Comex
Argentina y Chile licitan la construcción del túnel entre San Juan y Coquimbo
17-10-2016 El obra atravesará la Cordillera de los Andes, en una de las mayores obras de integración binacional de Sudamérica. Demandará una inversión de u$s1.600 que será financiada por el BID y se proyecta tardará en terminarse entre 8 y 10 años. Se prevé que aporte unos u$s252.000 millones de PBI regional
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Los gobiernos de Chile y Argentina iniciarán el lunes el proceso de licitación internacional para la construcción de un extenso túnel a través de la Cordillera de los Andes, en uno de los mayores proyectos de integración binacional de Sudamérica.

Autoridades de ambos países realizarán, en una ceremonia en Santiago, el llamado a precalificación de empresas para el diseño y construcción de la obra de unos u$s1.600 millones, que unirá la región chilena de Coquimbo y la provincia argentina de San Juan.

La ceremonia se realizará en el Ministerio de Obras Públicas chileno y asistirán funcionarios de ambos gobiernos.

De la administración argentina estarán los ministros de Hacienda, Alfonso Prat Gay, y de Transporte, Guillermo Dietrich,–  y el embajador José Octavio Bordón. Mientras que de la chilena contarán con la presencia del canciller, Heraldo Muñoz, y los ministros de Hacienda, Rodrigo Valdés; del MOP, Alberto Undurraga; y el embajador José Antonio Viera-Gallo.

"Vemos en el presidente Macri un interés real por la integración", expresó el canciller, quien también recordó que le correspondió firmar el protocolo para la formación de la Entidad Binacional Túnel Agua Negra (Ebitan). Precisamente, esta entidad es la que publicará las bases para el proceso de precalificación el miércoles 19 de octubre.

"El túnel de Agua Negra es un objetivo prioritario del gobierno del presidente Mauricio Macri", declaró Prat Gay en mayo último cuando visitó la zona, cuando agregó que "la infraestructura es uno de los ejes centrales de nuestro programa económico".

El túnel Agua Negra, cuyo impulso inicial data de 1996, es un punto central en el proyecto más amplio del Corredor Bioceánico Porto Alegre-Coquimbo, que busca una eficaz vinculación socioeconómica entre Argentina, Brasil y Chile.

Está previsto que el área de influencia directa del corredor aporte un total aproximado de u$s252.000 millones de PBI regional entre los tres países.

La construcción de Agua Negra impulsará la generación de cadenas productivas con importante demanda de mano de obra permitiendo incorporar productos con una elevada proporción de valor agregado hacia mercados emergentes.

Asimismo, el sector exportador productivo de países del Mercosur se verá beneficiado por disponer de una conexión alternativa para mejorar sus posibilidades de comercialización hacia países del área del Pacífico, a menores costos de transporte que incrementarán la competitividad.

Tras el anuncio a cargo de los ministros de ambos países, la presidenta chilena se reunirá con los funcionarios de las administraciones centrales, así como autoridades de Coquimbo, San Juan y del ente binacional Túnel Agua Negra (Ebitan), creado en 2010 para avanzar en el proyecto.

"La participación de Bachelet en esto es una señal política concreta del apoyo que le ha asignado Chile este año a la licitación y a la construcción del túnel", manifestó el gobernador sanjuanino, Sergio Uñac, en declaraciones a la prensa cuyana.

El túnel Agua Negra, de una extensión de 14 kilómetros, apunta a transformarse en un corredor bioceánico central, ya que también permitirá conectar con Porto Alegre, una de las zonas más industrializadas de Brasil.

El proyecto, que tiene financiamiento aprobado por unos u$s1.600 millones por parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), prevé la construcción de dos túneles –uno de ida y otro de vuelta– para el tránsito vehicular, principalmente de camiones.

"Este proyecto se enmarca en el proceso de integración entre Chile y Argentina y su objetivo es mejorar la conectividad entre los dos países y generar condiciones para el transporte de carga, de pasajeros y potenciar el desarrollo económico y turístico", dijo el gobierno chileno en una convocatoria al evento.

Autoridades chilenas han estimado que la obra, que considera los estudios de ingeniería, expropiaciones territoriales y construcción, podría estar concluida en un plazo de ocho a diez años.

Agua Negra es un paso fronterizo histórico muy utilizado aunque las condiciones viales distan de ser ideales, y además en los inviernos suele quedar suspendida la circulación por las nevadas en la zona.

Con el túnel, de 14 kilómetros por la montaña y a un menor altitud (4.000 metros sobre el nivel del mar del lado argentino, contra los 4.800 actuales) que el actual paso, las autoridades de Ebitan estiman que será transitable durante todo el año.

El proyecto forma parte de una serie de planes de infraestructura para mejorar la conectividad tanto vehicular, como ferroviaria y aérea entre ambos lados de la Cordillera.

En ese marco, uno de los hitos este año fue la reactivación del tren trasandino norte, que une Salta con los puertos chilenos de Mejillones y Antofagasta.

Además del túnel de Agua Negra, también avanza el proceso para revitalizar otro paso cordillerano: Las Leñas, que unirá el sur mendocino, desde la ciudad de San Rafael, con la región chilena de Libertador Bernando O’Higgins.

Se trata de un túnel vial de 11,5 kilómetros de largo, para el cual en enero de 2015 se creó el ente binacional (Ebileñas), que se constituyó en Buenos Aires en abril último.

Las autoridades de ambos países consideran que ese cruce también será operativo durante todo el año, por lo que se convertirá en la mejor alternativa para el paso Cristo Redentor, también en Mendoza, que suele tener prolongados cierres en el invierno y largas demoras durante las vacaciones.

 

SECCIÓN Comex