Tecnología
Yahoo, el gigante tecnológico que perdió la confianza de sus usuarios
17-10-2016 Verizon anunció que tiene “bases razonables” para someter a evaluación la oferta de u$s4.830 millones que hizo para comprar la empresa de Internet
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El éxito de las empresas de Internet está basado en la confianza que genere a los cientos de millones de usuarios que cada día buscan más opciones en la red.

Esta cualidad es la que Yahoo perdió en las últimas semanas tras varios escándalos cibernéticos en Estados Unidos, por los cuales el grupo de telecomunicaciones Verizon anunció que tiene “bases razonables” para someter a evaluación la oferta de u$s4.830 millones que hiciera este año para comprar la empresa de Internet.

Esta transacción es impulsada por accionistas de Yahoo por años y que, finalmente, habían alcanzado con la idea de “salvar” el negocio principal de la firma y separarlo de la mucho más valiosa participación en la compañía china de comercio electrónico, Alibaba.

Para la operadora de telefonía móvil estadounidense, “es necesario que (Yahoo) nos muestre el impacto total” de los problemas para decidir si abandonan el acuerdo.

La crisis de Yahoo se acentuó a finales de septiembre de este año, cuando reconoció que al menos 500 millones de cuentas de correos electrónicos fueron intervenidas en 2014, según su versión, de la mano de intrusos informáticos.

El ataque cibernético encendió las alarmas de la industria, no sólo por la imposibilidad de la firma de proteger la información personal de sus usuarios, sino porque tardó más de dos años en revelar lo ocurrido y lo hizo sólo en momentos en que se llevaba a cabo la fusión con Verizon.

Al respecto, el experto en ciberseguridad y profesor de prácticas en la Escuela de Negocios de la Universidad de Warwick (Reino Unido), Mark Skilton, dijo: “Después de todo, el aumento del negocio digital significa que todo el mundo está en línea en la actualidad (...) Lo que es sorprendente es la fecha de 2014 y el sentido de resignación que algunos pueden tener respecto al acontecimiento”.

Luego, enfrentó los reportes que indican que la compañía habría ayudado al Departamento de Justicia de EEUU y a la Policía Federal (FBI) a escanear los correos electrónicos de sus clientes, en lo que supone una masiva violación de la privacidad de cientos de millones de cuentas.

Citando información de varios ex empleados de Yahoo, la agencia Reuters reportó que la firma con sede en Santa Clara, California, desarrolló un programa personalizado para rastrear todos los correos entrantes de sus usuarios, en búsqueda de indicios de organizaciones terroristas.

Yahoo publicó, primero, un breve comunicado en el que aseguraba ser “una empresa que respeta la ley, y actúa en conformidad con las normas de Estados Unidos”, sin aclarar si era cierta o no la información.

Posteriormente, en otro texto, calificó el artículo como “engañoso” y afirmó que el “rastreo de correos descrito en el artículo no existe en nuestros sistemas”.

Sin embargo, para muchos, la respuesta deja dudas sobre cuáles son los aspectos que considera engañosos y si en algún momento llevó a cabo búsquedas masivas para el gobierno, incluso si no lo está haciendo actualmente.

El escándalo generó reacción inmediata de otros servicios de correo electrónico estadounidenses como Google y Microsoft que negaron haber recibido, alguna vez, una solicitud por parte del Ejecutivo para permitir una intervención de sus cuentas.

El primero, por ejemplo, aseguró que en caso de ser contactados la respuesta sería un rotundo “no”.

Este incidente subrayaría, según analistas, que las reformas del programa de vigilancia de EEUU –tras las revelaciones del ex contratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, su sigla en inglés), Edward Snowden–, no han ido lo suficientemente lejos como para prevenir la vigilancia masiva y desproporcionada.

Lo sucedido también desacreditaría la oposición pública y privada de la empresa tecnológica frente a la supervisión estatal.

Yahoo había ganado respeto cuando documentos previamente clasificados revelaron que, ya en 2008, la empresa había desafiado órdenes dictadas por motivos de seguridad nacional.

Sin embargo, en esta ocasión y según revelaron los informes, la directora ejecutiva, Marissa Mayer, y otros altos funcionarios no se opusieron al gobierno y secretamente ordenaron a sus ingenieros cumplir las peticiones.

Esta posición habría llevado al entonces director ejecutivo de Seguridad de la Información, Alex Stamos, a abandonar la compañía.

Yahoo, que en algún momento tuvo un valor de mercado de u$s125.000 millones, atraviesa su peor momento en bolsa con una caída de 7,19% de sus acciones desde septiembre.

Ahora deberá intentar recuperar la confianza entre sus usuarios y también de Verizon.

SECCIÓN Tecnología