Management
Seis lecciones de liderazgo de J.P. Morgan, el "Júpiter de Wall Street"
18-10-2016 Nació en 1837 y dominó el mundo financiero durante la Era Progresiva. Creó exitosas empresas como GE y AT&T, además de sobrevivir al accidente del Titanic
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

John Pierpont Morgan es recordado como uno de los grandes banqueros de la historia estadounidense. En su época, lo llamaban el "Júpiter de Wall Street".

Nació en la dinastía de banqueros Morgan en 1837, y durante la Era Progresiva dominó el mundo empresarial. Fundó J.P. Morgan & Co. en 1871, y más de un siglo después esta se fusionó con el Chase Manhattan Bank para convertirse en JPMorgan Chase en el 2000. Hoy en día es el banco más grande de Estados Unidos.

A lo largo de su carrera, Morgan ayudó a formar o financiar muchas empresas que todavía existen en la actualidad, entre ellas General Electric, U.S. Steel, y AT&T.

Cuando murió en 1913 a la edad de 75, se reveló que tenía una fortuna aproximada de u$s80 millones.

Morgan consolidó numerosas empresas e incluso fiscalizó industrias enteras, como las del acero y ferrocarriles, según escribió Morgen Witzel en "Fifty Key Figures in Management".

Un estudio sobre su vida revela interesantes lecciones que los líderes empresariales pueden aprender a partir de su ejemplo.

A continuación, las seis principales lecciones de liderazgo de JP Morgan, según Business Insider:

1. La confianza importa
Morgan se dio cuenta del valor de una reputación honesta. Una de las citas más famosas de Morgan se produjo cuando estaba testificando ante un comité del Congreso en 1912, y se le preguntó si el crédito comercial se basa en dinero o bienes.

"Lo primero es el carácter", respondió. "Antes del dinero o cualquier otra cosa. El dinero no puede comprarlo. Un hombre a quien no confío no podría conseguir dinero de mí por todos los bonos de la cristiandad. Creo que es la base fundamental de los negocios", afirmó el banquero.

2. Los contratiempos ocurren
No todas las empresas creadas por este financista funcionaron. De hecho, Morgan fue derrotado rotundamente en ciertas ocasiones.

Un notable incidente se produjo mientras el banquero estaba tratando de entrar en el mercado de los subterráneos de Londres por intermedio de Charles Tyson Yerkes, de acuerdo con el libro "Robber Baron" de John Franch.

Yerkes aparentemente saboteó el intento de Morgan de obtener un permiso para construir líneas para competir con su propia operación.

3. Las cosas cambian, y eso no es malo
En una famosa anécdota, cuando un transeúnte le preguntó qué pasaría en el mercado de valores, Morgan respondió simplemente: "Va a fluctuar".

Morgan probablemente nunca dijo eso, según la investigación de Barry Popik, la aparición más temprana de esa cita se remonta a 1934, décadas después de la muerte del banquero.

Sin embargo, la capacidad de Morgan tanto para adaptarse y facilitar el cambio fue evidente en toda su carrera. Con frecuencia era capaz de aprovechar tomar a entidades en quiebra y "monetizarlas".

Como Heather Timmons informó para Bloomberg: "Él se hacía cargo de las empresas con problemas, sacaba a los gestores incompetentes, y designaba a las personas de su confianza. Con el tiempo, muchas de las empresas se recuperaban y eran rentables, manteniendo un capital que circulaba a otros negocios de Morgan".

4. Tener un pasatiempo alternativo es una buena idea
No permita que nadie lo disuada de especializarse en temas "inútiles" que no "se relacionen" con su campo.

J.P. Morgan estudió humanidades, obtuvo un título en Historia del Arte de la Universidad de Göttingen, según el libro "J.P. Morgan's Way" de los editores del New World City. Tiempo después, fue un actor importante en la creación del Museo Metropolitano de Arte.

5. No pierda la perspectiva
Morgan esquivó una situación de riesgo de muerte en 1912, cuando a última hora canceló su reserva en el desastroso viaje inaugural del Titanic.

De acuerdo con el Smithsonian, a raíz de la tragedia, le dijo a un periodista del New York Times que, "las pérdidas monetarias son nada comparadas con la vida. La pérdida de vidas humanas es lo que cuenta. Es la muerte espantosa".

6. Forje conexiones sólidas dentro de su industria
Hoy en día, a Morgan se le recuerda por el rescate del gobierno de Estados Unidos durante el Pánico de 1907. Una fallida especulación y el terremoto en San Francisco de 1906 provocaron una serie de retiros bancarios en todo ese país. 

En una entrevista con el profesor de la Universidad de Virginia, Robert F. Bruner, para el Smithsonian, Abigail Tucker dijo que Morgan calmó el pánico al convocar a sus "profundas y extensas conexiones en las comunidades financieras y empresariales".

El banquero reunió a grandes financieros en su casa en la calle 34, creó grupos de trabajo, y determinó qué instituciones salvar y cuáles dejar morir.

SECCIÓN Management