Economía

Tras acuerdo por bono de fin de año, se negocia por sector: Comercio adelantó que no puede pagarlo

19-10-2016 Empresarios, Gobierno y sindicatos llegaron al consenso para que el sector privado otorgue un bono extraordinario no remunerativo, que dejaría sin efecto la medida de fuerza de la CGT. Las cámaras de Comercio dicen no tener margen para afrontarlo.
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La espera terminó. Luego de más de tres horas de deliberaciones entre el Gobierno, empresarios y sindicalistas, culminó la primera reunión del "Diálogo para la Producción y el Trabajo" en la que se acordó el pago de un bono de fin de año para empleados de empresas privadas que tendrá un piso de $2.000

Sin embargo, la negociación no es tan fácil: la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys) y las Cámaras Argentina de Comercio (CAC) y de la Mediana Empresa (Came) -que acordaron la semana pasada un aumento salarial para el segundo semestre del 19%- ya adelantaron que no podrán hacer frente a un bono como el propuesto.

Los funcionarios convocaron a las partes a negociar y fijaron un bono de referencia extraordinaro y no remunerativo que deja afuera a los trabajadores estatales. "No queremos imponerle a ninguna jurisdicción ningún condicionamiento", dijo el ministro de Trabajo, Jorge Triaca y aclaró que en el caso del Gobierno nacional, será el ministerio de Modernización el encargado de llevar adelante las evaluaciones correspondientes para decidir cuánto se les pagará a los trabajadores. 

En tanto, el jefe de Gabinete, Marcos Peña aseguró que el acuerdo no reviste obligatoriedad. "Es un documento político, no es un decreto ni una orden judicial pero sí manifiesta el acuerdo de todos los que participaron del diálogo como representantes de los tres sectores", explicó el funcionario.  

Al ser consultados sobre la decisión de que las provincias lleven adelante las negociaciones de forma individual, el que tomó la palabra fue el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay quien indicó que "la convocatoria del Gobierno nacional ha permitido juntar a las partes y tener la primera expresión de un diálogo tripartito". Y agregó: "Fuimos los facilitadores del diálogo, nosotros no podríamos haber traído a la mesa la situación de los gobernadores, es una discución que debe tener cada provincia porque de eso se trata el federalismo y nosotros no nos vamos a meter”, dijo.

Asimismo, el titular de la cartera económica insistió en que no se trató el tema del bono estatal. "Si en algún momento lo encaramos lo diremos. A principios de este año nos propusimos hacer un esfuerzo fiscal grande para la población más vulnerable y pusimos en juego $100.000 millones. Esa discusión la vamos a tener cuando llegue su momento".

Sobre ese bono, Triaca, indicó que "hemos hecho el máximo de los esfuerzos para entregarlo. Tenemos agenda con la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y con las organizaciones sociales. Hemos hecho avances este año dando un bono en mayo adicional al de diciembre. Y también la sanción de la devolución del IVA a las compras de los beneficiarios de la AUH. Esto es parte de los recursos que se han devuelto. Creemos que podemos avanzar en ese sentido pero cuando haya novedades las comunicaremos en su debido momento".

A su turno, el jefe de Gabinete destacó el valor de esta reunión a la que calificó como "histórica". "Lo que hoy vivimos es un hecho histórico y todos lo han destacado, porque no ha habido demasiados antecedentes en la historia argentina que el sector sindical, el empresario y el Gobierno se sienten a la misma mesa para plantear tantos temas de coyuntura como hacia el futuro”.

Destacó que esto “es parte de la Argentina que está cambiando, que haya diálogo con las provincias, que se soluciones problema históricos con el diálogo” y que a partir de ahí se construyen los consensos.

Resaltó, además, que el Gobierno reconstruyó su contacto con el mundo, y con distintos sectores, entre los que mencionó a la Iglesia y a distintos actores de la sociedad civil. “Todos reconocemos que es la base para un año de transición donde todos hemos tenido que afrontar los costos del sinceramiento de la economía cuidando a los más débiles en el proceso y no perdiendo de vista la construcción de futuro”.

En ese marco, Peña subrayó que esta tarea que se está encarando permitirá equilibrar el puente hacia la economía de 2017 que, auguró, va a crecer con inflación más baja lo que “permitirá discutir las cosas de otro modo”.

 

 

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR