Tecnología

La televisión móvil acorta distancia respecto a la TV tradicional

19-10-2016 Los adultos siguen sentándose ante la pantalla según el horario de sus programas, mientras que la nueva audiencia decide qué quiere consumir, cómo y cuándo
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Cada vez hay más diferencias entre lo que significa la televisión para los jóvenes y para sus mayores.

Mientras que el público adulto sigue sentándose ante la pantalla de su receptor según el horario de los programas que le interesan, la nueva audiencia tiende a decidir qué quiere consumir, cómo y cuándo.

En cualquier caso, la segunda modalidad va en ascenso, en detrimento de la primera.

Así, dos tercios de los encuestados por la consultora internacional Nielsen en una investigación desarrollada en 61 países admiten que eligen a la carta los contenidos audiovisuales que les gustan, tanto de formato largo como corto, en cualquier soporte y aparato: computadora, tableta, teléfono inteligente, etcétera.

Lo hacen en la calle, en medios de transporte... sin necesidad de permanecer sentados en el sofá de sus casas.

El 31% de los participantes en este estudio tienen edades comprendidas entre los 15 y los 20 años, integrantes de lo que se conoce como Generación Z, y también de los millenials (de 21 a 34 años) aseguran que pagan con regularidad a proveedores en línea de este tipo de servicios.

La proporción es algo menor en el caso de los miembros de la Generación X (de 35 a 49 años): 24%, y se va reduciendo gradualmente: 15% para los representantes del Baby Boom (50 a 64 años) y 6% para los espectadores de la Generación Silenciosa (mayores de 65 años).

Los expertos recuerdan que estos cambios en la visualización están desencadenando transformaciones de diversa índole: en los géneros, puesto que el modo de acceso no es el mismo que antes; en la publicidad, ya que los gustos y preferencias de los usuarios se modifican en función de su perfil, etcétera. Por todo ello concluyen que el modelo de negocio tradicional acabará siendo superado.

Más de dos tercios de la publicidad difundida en 2016 a través de las pantallas de los dispositivos conectados a Internet será programática, es decir, corresponderá a anuncios en línea que habrán sido vendidos y comprados mediante subastas.

Así se destaca en un informe de la empresa especializada eMarketer, que llevó a cabo esta investigación en los Estados Unidos y en cuyas conclusiones se señala que el gasto por este concepto ascenderá este año a los 20.000 millones de euros.

“La gestión de esta publicidad es extremadamente eficiente. No tiene comparación a la hora de vincular los anuncios con su audiencia”, señaló la analista senior de eMarketer Lauren Fisher.

“Esta tecnología les resulta cada vez más cómoda a los clientes, por lo que está siendo adoptada en múltiples canales y formatos”, añadió esta experta.

Como en otros ámbitos, el móvil está siendo el motor. De momento, supone casi el 70% de la inversión programática. Y se prevé que el dinero destinado al vídeo sobre este soporte será superior al adjudicado a este mismo contenido en las computadoras.

De hecho, los profesionales del sector confiesan que esta temporada será crucial para los anuncios programáticos audiovisuales, que presumiblemente acapararán más de la mitad de lo invertido en esta modalidad.

Por todo ello, los actores clave de esta industria se muestran convencidos de que 2016 será un “punto de inflexión” en este tipo de publicidad, al menos, en el mercado norteamericano, que, a lo largo del tiempo, ha ido marcando la pauta en la evolución de la comunicación.

SECCIÓN Tecnología
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR