Finanzas
Los bancos extranjeros comienzan a reducir optimismo por Argentina
28-11-2016 Los datos clave de la economía nacional preocupan a las entidades del exterior que en algunos casos ya recomiendan "subponderar" las inversiones
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Bancos de inversión extranjeros comienzan a reducir su optimismo sobre la Argentina y advierten que es imprescindible que la economía empiece a crecer.

"Alta inflación, elevado déficit fiscal, recesión, no son augurios de buenas cosas por venir", indica Wells Fargo en un reciente informe enviado a sus clientes.

El banco estadounidense advierte que la inflación se comió la devaluación nominal y hoy se transformó en una fuerte apreciación real del peso, que continuará perjudicando las exportaciones y presagia la necesidad de otra importante devaluación en el futuro no tan lejano.

"La administración de Macri está contando en la repatriación de capitales y el compromiso de inversores de invertir en el país para estimular el crecimiento económico. Sin embargo, la ventana se está cerrando muy rápido, mientras se aproximan las elecciones de medio término en 2017, que normalmente no son amigables para los presidentes en ejercicio", indica Wells Fargo.

El banco señala que si las previsiones del Gobierno, de un crecimiento del PBI del 3,5% en 2017 se cumplen, el ambiente político va a mejorar mientras se acercan las elecciones legislativas, pero si la inflación se mantiene alta y el crecimiento económico no es lo que administración de Macri estima, entonces es de esperar que el contencioso clima político se vuelva aún más belicoso.

La semana pasada también, el banco suizo UBS recomendó "subponderar" Argentina, debido a que considera que la mayor parte de rally del mercado local ya quedó atrás "por el momento".

Así, tras el fuerte optimismo inicial que desataron las primeras medidas tomadas por el macrismo -levantamiento del cepo cambiario y arreglo con los holdouts-, los bancos extranjeros comienzan a hacer foco en la debilidad que continúan mostrando los indicadores económicos a la hora de analizar el atractivo de inversión que presenta el país.

El nivel de actividad económica cayó en septiembre un 3,7% en relación a igual mes del 2015 y un 0,8% respecto de agosto, según informó el jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

De la mano principalmente del retroceso que registraron la industria, la construcción y el consumo, la actividad en la Argentina acumula una contracción del 2,4% en los nueve primeros meses de este año.

Los datos del Indec superaron las previsiones de las consultoras privadas, que esperaban una caída de la actividad sensiblemente menor, y además confi rmaron que los brotes verdes que se habían visto el mes pasado se marchitaron.

Golpe en el mercado
Los números del Indec, advierten en el mercado, son una muy mala señal para los títulos públicos de largo plazo y las acciones de empresas vinculadas a la actividad productiva.

"La noticia sería negativa para los bonos de largo plazo y las acciones relacionadas al crecimiento, aunque debe tenerse en cuenta que los títulos ya venían descontando parte de la baja en la actividad", indicaron desde Puente.

El cupón atado al PBI en pesos se desplomó el viernes un 3,1% y en lo que va del mes acumula una caída de 8,2 por ciento.

Según indicaron desde Rosental inversiones a BAE, el viernes "los inversores fueron saliendo de los activos en pesos y realizaron coberturas en dólares por malos datos de la economía presentados el jueves por el Indec".

 

 

SECCIÓN Finanzas