Finanzas
¿Por qué Harvard ya no es la mejor escuela de negocios del mundo?
28-11-2016 La francesa Insead encabeza el ranking de Financial Times y desplaza a la estadounidense tras seis años consecutivos en el podio
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Las escuelas de negocios son un invento americano que se ha extendido a todos los confines del mundo porque, en definitiva, hasta en los países menos desarrollados económicamente hablando existen empresas regidas por directivos. Y los ejecutivos deben prepararse para serlo y actualizarse cuando ya lo son para prosperar en un entorno cambiante y cada vez más competitivo.

Por eso no es de extrañar que en África empiecen a brillar los centros de formación de directivos, una vez que en Asia ya han despuntado e incluso algunos de ellos se han colocado entre las mejores instituciones formativas del mundo.

Sí sorprende, sin embargo, que una escuela de negocios como la de Harvard haya dejado de situarse al frente de todas las demás en el ranking más reconocido del sector, que es el que anualmente elabora Financial Times (FT).

Tras toda una historia de liderazgo estadounidense que raramente se ha roto y después de seis años consecutivos en el podio, en 2016 Harvard Business School ha sido rebasada por la francesa Insead en el número uno de la lista que reconoce los mejores centros de formación para cursar un MBA (Master in Business Administration), la estrella de los másteres.

Es la primera vez que una escuela francesa encabeza la clasificación y la segunda que lo hace una europea (en 2010 London Business School protagonizó este hito).

Y es que las escuelas europeas se colaron entre las más punteras del globo. Las españolas entre ellas. De hecho, de las 25 que encabezan la clasificación de FT, 13 son estadounidenses y 9 del viejo continente. No solo eso, la primera (Insead) y la tercera (London Business School) se asientan en Europa. "Actualmente hay casi tantas escuelas europeas como norteamericanas en los primeros puestos del ranking", sostiene Santiago Íñiguez de Onzoño, decano de la española IE Business School, localizada en la decimosegunda posición, "dado que su calidad es absolutamente comparable".

De ahí que muchos estudiantes se planteen si es mejor estudiar gestión de empresas en el país donde nació esta disciplina o, por el contrario, conviene hacerlo más cerca. "Esta es una de las primeras preguntas que se hacen los candidatos y después eligen la escuela en concreto", explica el director general de IESE Business School, Franz Heukamp.

Todo depende de qué se pretenda estudiar. Así lo cree el director de The Lauder Institute de The Wharton School, Mauro Guillén. En su opinión, para hacer un MBA es preferible acudir a las grandes escuelas de negocios estadounidenses, ya que cuentan "con mayores recursos, mejor profesorado y redes de exalumnos más globales y extensas". En cambio, si de escoger destino para cursar un programa de alta dirección se trata, la elección pasa por los centros continentales.

"En educación para ejecutivos las primeras escuelas europeas son tan buenas e incluso mejores que las norteamericanas", asegura. De hecho, el ranking que elabora FT para esta especialidad lo encabeza IESE en 2016.

No obstante, el profesor de gestión internacional de Wharton recomienda sopesar los objetivos que se plantea el interesado a la hora de realizar un posgrado. En el caso de los MBA, sea cual sea este fin, lo tiene claro, Estados Unidos se lleva la palma. "Es mejor para que el alumno amplíe sus perspectivas que se codee con gente de todo el mundo y acceda a los conocimientos más punteros"; lo mismo que si pretende buscar trabajo en ese país.

En Wharton (segunda escuela norteamericana del ranking en 2016, si bien lo ha liderado bastantes veces) más del 40% de los alumnos del MBA son internacionales. 

 

SECCIÓN Finanzas