Negocios
La planta en la que comenzarán a producirse autos deportivos con "ADN" argentino
28-11-2016 El constructor de vehículos Horacio Pagani, quien nació en Santa Fe, acaba de inaugurar una fábrica de última generación en Italia
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En Módena, Italia, frente a una fábrica de automóviles, en uno de los cinco mástiles, flamea una bandera argentina.

En el anuncio, se deja ver cómo acompaña al viento la insignia patria, bien cerca de la bandera alusiva a la compañía: Pagani Automobili, idea y obra de Horacio Pagani, nacido en Casilda, Santa Fe.

San Cesario Sul Panaro es la nueva fábrica y sala de exposición de la casa de deportivos de lujo. Está ubicada a dos cuadras del establecimiento original y dentro del radio donde nacen modelos que llevan el emblema de Ferrari, Lamborghini y Maserati. Un espacio físico que circunscribe la existencia del paraíso automovilístico: cuna de los deportivos más salvajes de la historia.

La nueva planta operará de manera complementaria con las primeras instalaciones del argentino en Módena. Pero gracias a las nuevas instalaciones, Pagani multiplicará por diez su capacidad de producción: elevará el caudal anual de promedio 30 autos por año a casi 300.

Un salto cualitativo que perderá sentido de la exclusividad. La compañía boutique del constructor argentino sostendrá su esencia artesanal, personalizada, de dedicación y cuidado, aunque incremente su producción en grandes porcentajes. Aún quedará lejos del máximo histórico al que pretende llegar Ferrari en 2017: nueve mil vehículos por año.

Las nuevas instalaciones tienen 5.800 metros cuadrados y un diseño inspirado en el castillo francés Chateau de la Grenerie, una obra de Alexandre Gustave Eiffel, el mismo ingeniero que le dio forma y apellido a la emblemática postal parisina.

Horacio relegó en sus hijos Leonardo y Christopher, la materialización de este sueño. Como agregado cultural, se distingue un museo -abierto al público con un costo de 15 o 35 euros- en el que se exhiben algunas joyas creadas por Pagani y algunas reliquias adquiridas por Pagani, como su primera moto hasta modelos Lamborghini.

Los Zonda y los Huayra -sus modelos bautizados con nombres de vientos en el diccionario aborigen- también se distribuyen sobre la inmensidad de la fábrica, según Infobae. 

El primer hijo de la planta será el Huayra Roadster, la versión descapotable del superdeportivo.

Será exhibido al público en el Salón de Ginebra de 2017 pero antes ya fue distribuido al selecto grupo de clientes a través de una presentación de realidad virtual. En solo una hora, se reservaron las primeras cien unidades, con un precio estimado en 2,1 millones de euros. Pagani Automobili es otra demostración de que la alianza entre la tecnología y las tradiciones resultan atractivas y solventes.

SECCIÓN Negocios