Economía
Compre nacional: el Gobierno prepara cambios a la Ley con mayor protección a la industria
29-11-2016 Además de subir el margen de preferencia del 5% al 12%, fijarán un mínimo de integración local del 20% para contratos obtenidos por extranjeros                                                                                                  
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La línea más proteccionista y de defensa de la industria nacional dentro del Ministerio de Producción avanza a paso firme con el proyecto que modifica la Ley de Compre Nacional (25.551, sancionada a fines de 2001), que contemplará mayores beneficios para las empresas locales por sobre las extranjeras en todas las contrataciones públicas. Un modelo a seguir es el que aplica Israel.

Fuentes oficiales afirmaron que trabajan activamente para enviar la iniciativa al Congreso en marzo, a fin de que sea tratada cuando comiencen las sesiones ordinarias del año próximo. Uno de los cambios fundamentales será la duplicación del margen de preferencia para que una firma nacional gane la contratación. Trascendió que el proyecto ya tiene el aval del presidente Mauricio Macri y de las carteras de Transporte, Energía y Defensa.

Según la ley actual, los productos de origen nacional tienen una preferencia de precio de 5%, que se eleva a 7% cuando se trata de pymes. Es decir que a igual prestación, la empresa nacional ganará la licitación con un precio de hasta 5% ó 7% más alto que la oferta realizada por la firma extranjera. De acuerdo con los cambios que prevén en el Gobierno, el margen de preferencia ascendería al 12%, dijeron varias fuentes oficiales.

El presidente de la Comisión de Compras Públicas de la Asociación de Industrias Metalúrgicas de la Argentina (Adimra), Rubén Cocca, aseguró que el margen de preferencia debe ser del 25% porque "la carga impositiva que pesa sobre los productos nacionales representa, cómo mínimo, el 30% del precio" y "esa carga no la tiene el producto importado".

Otro de los puntos importantes que contempla el proyecto establece que a partir de determinado monto de la licitación (u$s 10 millones), si ganase un extranjero, tendrá la obligación de que el 20% del contrato prevea integración nacional o acuerdo de transferencia tecnológica a empresas argentinas. Si superan este porcentaje exigido, las compañías del exterior tendrán un premio.

Este formato es el que aplica el gobierno israelí, por lo que los funcionarios de la cartera productiva intentarán tomar contacto con sus pares de ese país para conocer más en profundidad su modelo de compre nacional. En los Estados Unidos también se exige a las firmas extranjeras que integren localmente, pero el porcentaje se define según el caso.

La iniciativa también apuntará a simplificar y transparentar las compras públicas y que todas se concentren en una sola dependencia. Desde el Ministerio que dirige Francisco Cabrera afirmaron que el proyecto para modificar la Ley de Compre Nacional será debatido, como uno de los primeros tópicos, con empresarios y sindicalistas en la mesa del diálogo y el empleo.

Además de elevar a 25% el margen de preferencia, el directivo de Adimra consideró que "la ley debería contemplar una Reserva de Mercado para pymes nacionales, para atender contrataciones destinadas a algunos sectores específicos", además de "establecer mecanismos transparentes para que la industria nacional sea consultada por el contratante, en el momento en que se encuentra elaborando el proyecto que dará lugar a las contrataciones".

Cocca consignó que la experiencia indica que ése es el momento conveniente para que se reúnan comprador y vendedor y analicen conjuntamente lo que se necesita y qué puede ofrecer la industria nacional. "Si se espera que los pliegos de licitación estén publicados, ya resulta tarde para procurar que los proyectos se desarrollen de tal forma de maximizar la participación de la industria nacional", agregó.

Adimra también planteó que debería introducirse el concepto de "Cooperación Productiva", a los fines de establecer que para contrataciones superiores a un determinado monto, el oferente deba asegurar la existencia de "acuerdos de cooperación productiva" con las pymes nacionales. Este punto estaría saldado, en algún sentido, con lo que el Gobierno pretende copiar de Israel. "Las pymes deberían participar con el 33% y se debería garantizar que la cooperación productiva se concrete con productos fabricados en el país y no con servicios u otros conceptos no industriales", señaló Cocca a El Cronista.

SECCIÓN Economía