Economía
Prat Gay reflota un argumento K: dice que si baja el Impuesto a las Ganancias corre peligro la política social
29-11-2016 Al exponer ante la Cámara de Diputados sobre la reforma propuesta por el Ejecutivo, el ministro de Hacienda y Finanzas advirtió que “la consecuencia de bajar impuestos es bajar recursos para las políticas sociales” y dijo que el costo fiscal acordado con las provincias es de casi $30.000 millones.
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, defendió este martes ante la Comisión de Presupuesto de Diputados el proyecto del Poder Ejecutivo para reformar el Impuesto a las Ganancias y aseguró: “Es el mayor esfuerzo que podemos hacer”.

Acompañado por el titular de la AFIP, Alberto Abad, Prat Gay habló sobre la iniciativa para reformar escalas, alícuotas y mínimo no imponible (MNI) del tributo, en medio de negociaciones entre oficialismo y oposición de cara a la firma del dictamen.

“A todos nos gustaría bajar impuestos, pero sepamos que la consecuencia es bajar recursos para las políticas sociales”, arrancó el ministro, al advertir que “detrás de cada rebaja impositiva esta la baja de recursos con la que el Estado pretende llegar a los que más lo necesitan”.

En ámbitos políticos, se comentó la coincidencia de las declaraciones del ministro con el argumento recurrente de la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner en relación a ese impuesto.

Cada vez que desde el ámbito empresarial o sindical se le reclamaba a Fernández de Kirchner por el alto nivel de presión de ese tributo, la ex mandataria sostenia que la recaudación que de allí se extraía permitía sostener iniciativas como la Asignación Universal por Hjo (AUH). 

“Mucho más injusto que los impuestos –señaló Prat-Gay este martes en Diputados- es la realidad de que uno de cada tres compatriotas no tiene lo suficiente para llegar a fin de mes”.

En cambio, Prat Gay precisó que el impuesto a las Ganancias alcanza a “alrededor del 8% de los empleados en relación de dependencia, el porcentaje que más ingresos tiene”, esto es, “1.200.000 personas que están por encima del mínimo no imponible”.

Si bien recalcó que “hay tantos MNI como cada situación familiar del empleado en relación de dependencia”, indicó que en 2015 este piso se ubicó, en promedio, en los $29.500.

Prat Gay puntualizó que la mayoría de estos trabajadores “está alcanzada por una tasa efectiva del 10%”.

Detalló que “535.000 personas” están atadas a la alícuota del 35%, y añadió que “sólo 72.000 personas en 2016 van a pagar una alícuota efectiva de más del 20%”.

El ministro destacó la última suba del MNI, dispuesta en febrero por el presidente Mauricio Macri, al señalar que “dependiendo de la situación familiar, en algunos casos se duplicó” ese piso.

Sin embargo, volvió a hacer una advertencia a la oposición y aclaró que “al tocar el MNI afectamos la carga tributaria de todos, no solamente de los que están al inicio de la escala, sino que eso se va trasladando hasta los tramos más altos”.

De todos modos, dijo que “más allá del reclamo de buena parte de la sociedad, el MNI de la Argentina es muy alto comparado con otros países de la región”.

Con respecto al costo fiscal de Ganancias –que es coparticipable-, el exdiputado nacional explicó que según lo acordado con los ministros de Economía provinciales, será de “alrededor de 30.000 millones de pesos”, que son los que están contemplados en el Presupuesto 2017.

De acuerdo al proyecto, dijo Prat Gay, en 2019 “sólo el 5% va a estar alcanzado por la alícuota máxima del 35%”, mientras que, para ese mismo año, “el 93% de los que estén alcanzados por el impuesto va a pagar menos del 10%”.

Al finalizar, el ministro resaltó que Ganancias es “el impuesto más progresivo”, el cual “alcanza a los más afortunados, y concluyó: “Dada la restricción fiscal, es el mayor esfuerzo que podemos hacer”.

SECCIÓN Economía