Negocios
¿Sale o sale?: el decreto "clave" para las telecomunicaciones mantiene en vilo a ejecutivos del sector
30-11-2016 La semana próxima saldría el decreto que ordenaría temas clave de la industria, como fecha de ingreso de las telefónicas a la TV paga, espectro e internet
Por Andrea Catalano
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Sale o sale. ¿Sale o sale? Parece que sí pero hay dudas. El famoso decreto que pondrá orden a temas claves del sector de las telecomunicaciones podría, finalmente, salir la próxima semana.

Y abordaría cinco o seis puntos clave: la recomendación de reconversión del uso del espectro, la orden de poner una fecha a la convergencia, la decisión de que DirecTV pueda dar internet satelital, cuestiones relacionadas con la interconexión de las redes, algún tipo de protección a las pyme de telecomunicaciones, y la determinación de que las empresas de telecomunicaciones no podrán usar la tecnología satelital para ingresar al mercado de TV paga.

Así lo hicieron saber a iProfesional dos fuentes distintas, una oficial, y otra relacionada con estas conversaciones. Ambas coincidieron en que el decreto saldrá la semana que viene. Se trata de una decisión que se esperaba para mediados de noviembre y que, hasta ahora, no vio la luz, y que tiene en vilo a los distintos jugadores de la industria, a los más grandes y a los más pequeños.

Punto por punto, la recomendación de uso de espectro apuntaría a hacer un reordenamiento de los usos que hoy tienen ciertas frecuencias en poder de uno de los actores del mercado, Cablevisión, que tiene en su poder bandas de 2,5 Ghz obtenidas a partir de la adquisición de cinco empresas de telecomunicaciones en el primer semestre del año: Skyonline, Netizen, Callbi, Trixco e Infotel. Es posible que también se mencionen otras bandas que, a futuro, podrían ofrecerse para dar servicios móviles y que hoy están afectadas a otros usos.

La orden de poner una fecha a la convergencia se vincula con definir, en texto, cuándo las telefónicas podrán ingresar al mercado de TV pago. Hasta ahora, el Gobierno ha manifestado que eso ocurrirá en 2018. Pero las empresas de telecomunicaciones, con Telefónica a la cabeza, dudan de que esto ocurra.

La interconexión de las redes es una condición sine qua non que las empresas deben acordar entre ellas para que el tráfico de telecomunicaciones circule de una red a la otra sin obstáculos. Pero los precios y las condiciones que se exigen entre sí suele generar rispideces. El no ponerse de acuerdo impide que haya más competencia, nuevos servicios y otras ventajas para los usuarios.

A DirecTV, que hoy tiene vedado dar internet satelital, se le permitiría avanzar sobre ese servicio de manera definitiva. Esto permitiría incrementar la competencia en algunas zonas de más difícil acceso de redes de otro tipo.

Se establecerían mecanismos para proteger a las pyme de telecomunicaciones que actúan en las zonas más alejadas del país, aunque se barajarían plazos para que también ellas puedan sumarse a la competencia.

Y a las empresas que dan telefonía básica se les impediría ingresar al mercado de TV pago a través de la tecnología satelital, un aspecto que estaría generando fuertes roces dentro del ámbito de las telecomunicaciones.

"El contenido del decreto estará focalizado en un fuerte impulso a la competencia, es decir, a promover la construcción de infraestructura de red que permita cumplir con los objetivos del plan de conectividad que se fomenta desde el Gobierno y que apunta a tener en tres años un 10% de las redes con tecnología de fibra óptica", aseveró una de las fuentes. Es uno de los objetivos planteados desde el Ministerio de Comunicaciones, a cargo de Oscar Aguad.

Una industria con ansiedad
La salida del decreto mantiene en vilo a todo el sector. Y según a qué actor del mercado se consulte, la respuesta será más positiva o más negativa. Tal vez el mejor ejemplo de que el mar está picado y de que no hay pronóstico cierto sobre la llegada de la calma.

"Dicen que el decreto ya está. Y que tiene muchas idas y venidas entre los diversos estratos del Gobierno y entre los dos grupos que tienen los mayores intereses", reveló a este medio otra fuente del mercado que, como las otras, también prefirió el off. En estos tiempos álgidos prefieren el anonimato. Todos tienen sus cartas para jugar pero no quieren quedar expuestos.

Es en este marco, que entre las fuentes consultadas se asegurara a iProfesional que se estaría propiciando un acercamiento entre las partes más conflictivas, Telefónica y Cablevisión. Pero otros informantes rechazan que esto sea así. Y tanto de uno como de otro lado surgen fundamentos como para que esto esté ocurriendo, al menos en términos políticos. La puerta que podría estar abierta, entonces, refiere a los aspectos técnicos. Aunque hay que admitir que, en casos como estos, lo técnico queda supeditado a lo político.

"Es necesario que quede claro lo que el Gobierno piensa sobre cada uno de los temas en discusión. No hay movimiento en el mercado porque no está el decreto, porque no están las reglas. Y las eventuales inversiones dependerán de cómo salgan esas reglas y quiénes resultarán favorecidos", agregó una fuente de una empresa de telecomunicaciones.

"El decreto no sale porque están esperando que nos pongamos de acuerdo entre todos. Y las partes estamos muy lejos de eso", dijo, con cada vez menos paciencia, una de las fuentes del sector.

"Que ellos hagan su juego. Nosotros no tenemos que reunirnos con nadie", aseveró, con temperatura en ascenso, otro informante consultado.

Y acá es donde debería aparecer el árbitro, el Ministerio de Comunicaciones a través de sus organismos de control. Tanto Telefónica como Clarín, como el resto de los jugadores del mercado, tienen reclamos y demandas que son legítimas en tanto se dieron en el marco regulatorio vigente.

Telefónica quiere tener certeza sobre la fecha de ingreso en el mercado de TV paga. Es una condición que necesita para justificar inversiones ante los accionistas. Y quiere hacerlo, en una primera etapa, utilizando tecnología satelital. Inclusive, habría una propuesta para que se le permita ingresar a ese negocio con esa tecnología por un plazo definido y, luego, pasar a la fibra óptica. Y predefinir sanciones en caso de que eso no se cumpla.

"Déjenme jugar en el campo del otro. Eso es igualdad. No estamos pidiendo ventajas en desmedro de otros", dicen que se escucha en los pasillos de la empresa de origen europeo.

"Queremos usar de una vez por todas las frecuencias que compramos. El status quo no se modificó en lo que va del año. Lograron que no haya competencia en telefonía móvil, y no queremos seguir teniendo inmovilizado lo que ya se invirtió", dicen que se escucha en los pasillos del multimedios más grande de la Argentina.

Cuando Cablevisión adquirió las cinco empresas mencionadas más arriba logró hacerse de espectro. Sin embargo, esas compras aún no fueron autorizadas por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom). Justamente, la reasignación de parte del espectro adquirido por medio de esas operaciones para dar telefonía móvil es lo que espera el multimedios.

"En esto de ser equilibrado se corre el riesgo de ser tibio en todos los frentes. Y los que no estamos en el medio de esa disputa vamos quedarnos con el último caramelo de la piñata", agregó, desmotivada, otra fuente del sector.

"A esta altura es mejor tener reglas adversas que no tenerlas. Y la verdad es que hay molestia por el no pasa nada", añadió el informante.

A nivel oficial se propicia el acuerdo. Hay esfuerzos en ese sentido, pese a que también suelen aparecer ciertas resistencias. Y parecería, al menos en estos momentos -porque todo cambia mucho más rápido que las mareas-, que de no alcanzarse los acuerdos podrían comenzar a tomarse decisiones.

En concreto, y en este minuto, hay ratificación de que el decreto que introducirá las modificaciones mencionadas al inicio de este artículo, saldría la semana próxima. Dos fuentes confirmaron esta aseveración.

Las dudas aparecen de parte de los actores del mercado. Y no sólo de los más interesados anque más poderosos, sino también de los jugadores más pequeños, de los que quieren competencia plena y de los que pretenden barreras de protección.

De las decisiones que se tomen dependerá que el mercado se empiece a mover más dinámicamente. Porque es cierto que las empresas de telecomunicaciones están invirtiendo. Pero si el Gobierno pretende más desembolsos, deberá avanzar más contundentemente. Y superar ciertas resistencias internas, si es que las puede superar.

Por eso se afirma, y se especula, que sale o sale. Aún cuando eso también implique molestias y acciones poco simpáticas a futuro de parte de los grandes del sector.

SECCIÓN Negocios