Impuestos
Reforma de Ganancias: Alberto Abad le contestó a Sergio Massa con el “teorema de Baglini”
30-11-2016 El titular de la AFIP presentó las mejoras y los costos de la propuesta oficial, y recalculó los números del proyecto del Frente Renovador. Según el funcionario, el gasto público subiría 142% con la propuesta opositora, contra 92% de la propuesta oficial
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Para el Gobierno, nunca Sergio Massa ni Daniel Scioli podrían haber ejecutado la mejora en el Impuesto a las Ganancias que propusieron en campaña, como tampoco el Frente Renovador podría haber aplicado el proyecto que presentó en sociedad la semana pasada.

Según los números que ayer Alberto Abad llevó al Congreso, aplicar el año próximo la idea de mejora de Massa le costaría al fisco unos $100.759 millones en recaudación impositiva; con un resultado final de $62.969 millones.

Esto sería, según el recálculo que presentó ayer el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) ante los diputados, unos $35.786 millones más que los $27.183 estimados por los hombres de Massa.

Abad presentó en sociedad los números oficiales de la propuesta del Gobierno, con los costos comparados entre la idea del macrismo y la del massismo, afirmando que esta última está mal calculada y que tiene costos fiscales imposibles de afrontar.

Y que si Massa hubiera sido gobierno no hubiera podido ejecutar su propuesta. Según voceros del Ejecutivo, la idea general de la presentación de ayer del ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay y de Abad es mostrar a la oposición como un ejemplo del famoso "teorema de Baglini", por el cual la racionalidad de las propuestas económicas se aleja a medida que también se aleja la posibilidad de gobernar. 

Desde el massismo condenaron los números oficiales, ratificaron que el costo de su propuesta no supera los $28.000 millones y prometieron profundizar las argumentaciones. Salvo, obviamente, que en las próximas horas el Gobierno comience a negociar una salida intermedia entre ambos proyectos. 

Los números que Abad llevó ayer al Congreso son los siguientes:

• Según los datos de la AFIP, las mejoras en Ganancias de este año implicaron un costo fiscal de unos $53.660 millones, distribuidos en unos $883 y $3.700 millones en el descuento del impuesto en la primera y segunda cuota del aguinaldo, más unos $49.077 millones en el incremento del mínimo no imponible aplicado en 2016. 

• El organismo calculó que el proyecto oficial de mejora promedio de 15% en la presión del impuesto implica un nuevo mínimo no imponible anualizado de $48.666 millones, contra los $67.455 millones de la propuesta de Massa, que ofrece una mejora porcentual de 59%. 

• Calcula además el Gobierno que también hay diferencias en la pérdida de ingreso por las deducciones propuestas. Para el oficialismo no hay costo por las deducciones por cónyuge, $22.872 de pérdida por hijo y $233.597 por la deducción especial de la cuarta categoría. Para el Gobierno, la idea del massismo implicaría un costo de $63.406 millones por cónyuge, $31.703 millones por hijo y otros $323.784 por la deducción especial. 

• Menciona la AFIP que ambos proyectos coinciden en mantener la deducción de los $20.000 por los intereses de los créditos hipotecarios y mantener a los alquileres fuera de los beneficios. Sí hay diferencias en cuanto a las jubilaciones, donde para el Gobierno se mantiene la presión, mientras Massa libra de Ganancias a jubilados que cobren menos de 60.000 pesos mensuales. 

• Hay diferencias también en las nuevas escalas de las alícuotas propuestas. El Gobierno propone que sea de 5% y 2% para los nuevos contribuyentes, mientras que el Frente Renovador busca que sea desde 3 por ciento. 

• Menciona la AFIP que el proyecto de Massa propone una batería de nuevos impuesto compensatorios: a los plazos fijos, Lebac, a la distribución de dividendos, a las retenciones del sector minero, al dólar futuro y a los juegos de azar. 

• El organismo recaudador hizo también un recálculo general de los números fiscales finales de la propuesta de Massa; que, según aseguran desde el Frente Renovador, traería una baja de $81.354 millones de pérdida en la recaudación. Según la AFIP los números finales serían de $100.759 millones. Esto implica una diferencia entre los cálculos del massismo y de la AFIP de $19.405 millones. 

• En el caso de los ingresos por los nuevos impuestos, el proyecto opositor asegura que se podrían recaudar unos $37.900 millones, mientras que para el Gobierno la nueva recaudación implicaría unos $16.530 millones, una diferencia de $21.370 frente a lo calculado por los economistas del partido opositor. Asegura la AFIP que los cálculos correctivos a los números del massismo se realizaron sobre las bases tributarias de los contribuyentes que estarían alcanzados con las nuevas alícuotas, según los datos impositivos del propio organismo. 

Los técnicos que acompañan a Abad afirman que el error en las mediciones de los ingresos en el proyecto opositor se debe a que se toman en cuenta los datos del mercado financiero y no de las declaraciones juradas de los contribuyentes "personas físicas".

Los mismos técnicos aseguran que los ingresos provenientes de la renta financiera serían aún menores, ya que muchos de esos contribuyentes dejarían de realizar esas inversiones (fundamentalmente los plazos fijos) ya que al aplicarse la alícuota de 35% dejaría de ser rentable la operación. 

• Según la medición oficial, el recupero por consumo real (vía recaudación del IVA) en la propuesta massista sería de $16.271 millones, mientras que el oficial sería de $21.260 millones. Este dato sería el que habría que restar para tomar el número final neto de pérdidas fiscales de ambas propuestas. 

• Para la AFIP, y según sus números, el costo fiscal de la propuesta del Frente Renovador sería de $62.969 millones, mientras que en el oficial sería de $32.880 millones. Comparativamente, sería un aumento del gasto de 92% contra 142%.

SECCIÓN Impuestos