Ahora Brasil
El presidente del Senado de Brasil será procesado y se profundiza la crisis política
02-12-2016 Renan Calheiros, quien está acusado por la Fiscalía de haber beneficiado a una constructora, afirmó que "demostrará su inocencia"
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El presidente del Senado de Brasil y pieza clave en el tablero político de las dos últimas décadas, Renan Calheiros, será procesado por malversación de fondos públicos por el Supremo Tribunal Federal.

La Corte lo decidió por 8 votos a favor y 3 en contra. La investigación indica que Calheiros podría ser condenado a 12 años de prisión. Sospechan quye la empresa constructora Mendes Junior pagó el sostenimiento de la periodista Mónica Veloso, con quien el parlamentario tiene una hija.

La decisión sobre Calheiros conmociona una vez más a Brasil, habida cuenta que está en la línea de sucesión presidencial.

Calheiros afirmó que ser procesado por la justicia no es “prueba de culpabilidad” y que demostrará su “inocencia”.

En un comunicado oficial, el presidente del Senado aseguró que recibió con “tranquilidad” la decisión y que sigue “confiado en la Justicia”, ante la cual sostuvo que probará que las denuncias en su contra se apoyan en una mera “suposición”.

Calheiros está acusado por la Fiscalía de haberse valido de su influencia para favorecer a la constructora Mendes Júnior, la cual se sospecha que se hacía cargo de pagar la pensión de una hija que tuvo fuera del casamiento con la periodista Mónica Veloso.

Según los cargos, el influyente político benefició con ciertas decisiones a esa empresa, que también pagó durante años el alquiler de la casa en que vivían la pequeña y su madre.

La denuncia fue formulada en 2007 y el escándalo que generó en su momento llevó a Calheiros a dimitir de la Presidencia del Senado, que ocupaba entonces y para la que volvió a ser elegido en 2013.

“La decisión de la Corte Suprema, al recibir parcialmente la denuncia, ayudará a desvelar las mentiras que perduraron durante años”, entre ellas las de que usó a la constructora “para pagar gastos personales”, afirmó.

Calheiros es un importante dirigente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenece el presidente Michel Temer, y es investigado en otra decena de causas que tramitan en el Supremo, que en su mayoría se refieren a la red de corrupción que operó durante más de una década en la estatal Petrobras.

Por los escándalos en la petrolera son investigados decenas de políticos de todo el arco ideológico, pero sobre todo del PMDB y del Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenecen la expresidenta Dilma Rousseff, destituida en agosto pasado, y su antecesor Luiz Inácio Lula da Silva.

SECCIÓN Ahora Brasil