Economía
Crece el malestar tras el acuerdo antidespidos: ya hubo más de 4.000 cesantías y suspensiones
02-12-2016 La UOM hizo este jueves una protesta en Plaza de Mayo y tomó una sede de Trabajo en Tierra del Fuego. También hay conflictos en Santa Fe y Chubut. Las cámaras empresarias se habían comprometido a mantener el empleo la semana pasada
Por Juan Manuel Barca
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Ni madres ni abuelas. Fueron un centenar de delegados y obreras de la UOM los que este jueves hicieron la emblemática ronda en Plaza de Mayo por los "desaparecidos" del mercado laboral. El titular del gremio, Antonio Caló, encabezó la protesta a metros de la Rosada, donde CGT y cámaras privadas firmaron la semana previa un acuerdo para "evitar" despidos por tres meses.

Con aval del Gobierno, el compromiso -de carácter voluntario- promovido por la central obrera apuntaba a descomprimir la tensión generada por los reclamos de los sindicatos industriales, los más afectados por la caída del consumo y las importaciones. Sin embargo, a poco de andar el entendimiento, ya se registraron al menos 4.350 despidos, suspensiones y adelantos de vacaciones, según relevó iProfesional.

Pese al operativo dispuesto por el Gobierno para pasar las fiestas sin sobresaltos, con un paquete de ayuda social y el diálogo con los gremios, el cuadro laboral será más complicado en las próximas semanas ya que grandes textiles, como Alpargatas y TN Platex, aplicarán suspensiones y otorgarán descansos por anticipado, tal como lo adelantó este medio en noviembre.

"Estamos sufriendo despidos por todos lados, en Tierra del fuego, Rosario, Gran Buenos Aires", advirtió a este medio Francisco "Barba" Gutierrez, dirigente metalúrgico y secretario de interior de CGT. Los gremios manufactureros se reunirán el próximo martes en Azopardo para definir si adoptan otras medidas o se suman a la ronda, una modalidad de protesta que -explicó Caló- apunta a "no molestar a la gente".

Un clima más caliente se vivió, en cambio, en la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación ubicada en Río Grande, Tierra del Fuego, donde este jueves ingresó una columna de la UOM con bombos y platillos a pedir una audiencia con el titular de la cartera laboral, Jorge Triaca, ante el inminente anuncio de 200 despidos en Informatica Fueguina (IFSA).

El rumor empezó a correr con fuerza luego de la decisión del Gobierno de reducir los aranceles al ingreso de productos importados. La firma se dedica a ensamblar netbooks del programa Conectar Igualdad y notebook de la marca Positivo BGH, donde también alertan la posible baja de 400 contratos. Por ello, desde el fin de semana, los obreros de IFSA acampan frente a la planta de BGH.

En Santa Fe, la multinacional Acindar también efectuó este jueves suspensiones y despidos que motivaron protestas. La principal siderúrgica dedicada a la fundición de hierro y acero suspendió a 400 trabajadores por cinco días en su planta de Villa Constitución, mientras que en la localidad de Navarro, en Rosario, se deshizo de 30 trabajadores, tras levantar un turno de producción.

Los empleados se manifestaron este jueves por la mañana frente al establecimiento de Navarro, donde denunciaron que las medidas de ajuste apuntan al "vaciamiento" de la empresa. "La empresa quiere cerrar. Tiene el horno apagado, no usa el gas", aseguró un delegado en declaraciones radiales.

El martes había sido el turno de los obreros químicos, que realizaron una manifestación en el Puerto San Martín, en Rosario, frente a la planta American Colors, cerrada por sus propios dueños y donde están en juego 30 puestos de trabajo.

Tensión laboral
Los petroleros no escapan a la situación de incertidumbre que atravieza la industria y que este jueves se agravó con la decisión anunciada por YPF de dar baja unos 33 equipos de producción en la Patagonia, lo que afectará a unos 1.700 trabajadores de las empresas tercerizadas de servicios, que estaban suspendidos desde febrero.

La baja de equipos impactará principalmente en Neuquén, el sur de Mendoza y en menor medida a Río Negro, donde se sostendrá la actividad no convencional. La decisión llega después de que venciera en julio el acuerdo por el que las cámaras petroleras, los gremios y el Ministerio de Trabajo habían resuelto las suspensiones en el marco de un Plan Preventivo de Crisis.

Las autoridades de YPF afirman que "el costo de mantener la fuerza laboral ociosa no se puede sostener en el tiempo". Tampoco se puede sostener, añadieron las fuentes de la firma estatal consultadas por NA, las situaciones con empresas "contratistas que se ubican muy por debajo de los estándares que YPF requiere actualmente".

Tras el anuncio de la empresa, el secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, adelantó que el gremio podría definir medidas este viernes y dijo que la situación "es una responsabilidad del Estado", ya que según explicó en otras empresas se trabajó para llegar a un acuerdo sin que se pierdan empleos.

"No vamos a permitir ningún tipo de despido y si YPF dio una respuesta nosotros daremos otra mañana por la mañana cuando lo decida del cuerpo de delegados del sindicato", señaló.

Mientras tanto la crisis petrolera derivó en un nuevo conflicto en Chubut. Los trabajadores de la contratista PECOM acataron la conciliación obligatoria el miércoles, luego de paralizar la actividad y realizaron un corte de ruta en Comodoro Rivadavia, Chubut, para rechazar los 270 telegramas de despido que envió la empresa la semana pasada.

En San Luis, Electrometalúrgica Andina despidió este jueves a 60 trabajadores y suspendió a otros 30, tras iniciar el procedimiento preventivo de crisis. El Sindicato Obrero Químico avaló las medidas al firmar un acuerdo con los abogados de la firma ante la Subsecretarío de Trabajo de la provincia, según reveló el Diario de Cuyo.

La empresa, que produce carburo de calcio y calcio silicio, argumentó una baja en la productividad y los altos costos de la tarifa eléctrica, lo que le habría generado pérdidas. El año pasado, había sido tomada por 200 trabajadores en reclamo del pago de salarios e incentivos. En la misma provincia, en tanto, la fábrica de calzado Herzo, proveedora de Puma, cerró el martes su planta y dejó sin trabajo a 200 personas.

En tanto, las fábricas Ferrum y FV anunciaron vacaciones anticipadas y suspensiones para 1.500 empleados en sus plantas de Pilar, debido la acumulación de stock y la baja de las ventas. Se trata de dos firmas pertenecientes al mismo grupo empresario, el más importante del país en la fabricación de sanitarios y grifería.

Ferrum comunicó el viernes pasado las medidas al personal. Comenzarán el próximo 19 de diciembre -una fecha sensible desde la rebelión social del 2001- y seguirán por tiempo indeterminado. La decisión llegó después de que la empresa despidiera a unos 180 trabajadores a partir de junio pasado.

Por otra parte, la UOM y FV ratificaron este miércoles la suspensión de 500 trabajadores durante algunos días de diciembre, enero y marzo, mientras que en febrero la planta estará cerrada por vacaciones. La producción de la metalúrgica se vio afectada por la caída acumulada del 13,5% en los primeros 10 meses del año, sumado a la apertura de las importaciones que permitió el ingreso de la competencia china.

SECCIÓN Economía