Marketing
El ocaso de Macy's: ¿por qué está en declive la mítica tienda de Estados Unidos?
10-01-2017 Fue un símbolo del país hace un par de décadas, pero ahora anunció un recorte que incluye la reducción de 10.000 puestos de trabajo y cierre de tiendas
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Hace apenas un par de décadas, había pocos símbolos tan fuertes de la sociedad de consumo estadounidense como las tradicionales tiendas de departamentos. Y entre ellas, Macy´s ocupaba un lugar especialmente destacado.

Más que un almacén era una institución. Al punto que las visitas de turistas extranjeros a Nueva York y otras grandes ciudades estadounidenses, ineludiblemente contemplaban una visita a este templo del comercio.

Los tiempos cambiaron. En días recientes se conoció un paso más en lo que parece ser el declive de esa forma de comercio.

Macy´s incluyó el anuncio del recorte de 10.000 puestos de trabajo como parte de un plan anunciado anteriormente que incluye el cierre de cerca de 100 tiendas en todo el país.

Al mismo tiempo, Sears, otra firma venerable, informaba del cierre de 150 almacenes.

La tendencia no es buena. Macy´s, que en algún momento ayudaba a marcar la pauta de lo que vestían los estadounidenses de clase media, habrá cerrado 200 tiendas desde 2010, si se cuentan las del anuncio de comienzos de año.

En este momento tiene más de 700 almacenes, pero muchos piensan que el número seguirá decreciendo fuertemente en los próximos años.

"No es un secreto que hay demasiados almacenes en Estados Unidos y que los centros comerciales tradicionales han sido desplazados por los locales de barrio y por centros de descuento conocidos como 'outlets'", dice Sucharita Mulpuru, jefe de estrategia en Shoptalk, una de las principales conferencias del sector comercial en Estados Unidos.

"Las tiendas por departamentos han estado amarradas a esos centros comerciales", agrega, advirtiendo que "en los años que vienen más centros comerciales enfrentarán problemas, afectando adversamente a las tiendas de departamentos".

Ni lo uno ni lo otro
En medio de esta tendencia decreciente de los almacenes tradicionales está, por supuesto, el explosivo crecimiento del comercio en línea.

Gigantes como Amazon arrancan un pedazo cada vez más grande de la torta del consumo estadounidense.

Pero incluso en el terreno tradicional de las tiendas de "ladrillo". Macy´s ha sufrido frente a competidores que la atacan por distintos flancos.

Dicho de manera simple, la marca es demasiado cara para los buscadores de baratijas, y demasiado barata para los que buscan un producto "premium".

En el segmento más económico de las tiendas de ropa, cadenas de descuento como T.J. Maxx encabezan el mercado, ofreciendo grandes rebajas en marcas conocidas.

También cadenas extranjeras como la española Zara y la sueca H&M van ganando terreno.

Mientras que los compradores de lujo miran poco hacia una tienda como Macy's que muchas veces se asocia con ubicaciones en centros comerciales venidos a menos.

Macy's y las demás tiendas tradicionales por departamentos enfrentan retos grandes para evitar que siga el desangre, le dice Mulpuru a BBC Mundo.

"Muchas de estas tiendas no tienen los recursos para innovar. Algunas están invirtiendo en comercio en línea y eso ayuda algo, pero la competencia en línea es feroz, y el crecimiento en línea no es suficiente para contrarrestar los retos que enfrentan las tiendas físicas".

Los correctivos
Macy´s insiste en que está tomando los correctivos.

En un comunicado público del pasado 4 de enero, la empresa asegura que con menos tiendas mejorará la "experiencia del cliente".

Y agregan que: "Al mejorar la agilidad corporativa, aumentar las estrategias de interacción con los clientes o capitalizando el valor potencial de nuestros activos de propiedad raíz, seguimos enfocados en acciones que en últimas mejorarán nuestros resultados financieros y ofrecerán el mayor retorno a nuestros accionistas".

Entre tanto, Macy´s y otras tiendas tradicionales por departamentos buscan recobrar el lustre que alguna vez tuvieron como símbolo de la prosperidad del consumidor estadounidense.


SECCIÓN Marketing