Negocios

Los 8 puntos clave de la flexibilización laboral de Macri: ¿podrán darle impulso a Vaca Muerta?

11-01-2017 El Gobierno apunta a reducir los costos empresarios para incrementar la rentabilidad de los proyectos. El objetivo es se convierta en el puntapié inicial para profundizar la flexibilización en otros sectores. Por ahora, los gremios aceptan firmar para preservar los puestos de trabajo
Por Federico Mc Dougall
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El Gobierno dio el primer paso para instalar en el escenario político y económico la flexibilización laboral que, según esperan, permitirá reducir los costos empresarios para incrementar la rentabilidad de los proyectos.

A pesar de los malabares que Mauricio Macri y los funcionarios hacen para no pronunciar la palabra "flexibilización", las líneas principales del proyecto que se aplicará por primera vez en Neuquén impactarán en el mercado laboral durante los próximos años.

"Comienza la revolución del empleo en Neuquén", lanzó Macri durante la presentación del proyecto en la Casa Rosada y abrió la polémica.

Según ventilan cerca del Presidente, se espera que las petroleras inviertan u$s5.000 millones en Vaca Muerta.

El mismo día en que se hizo el anuncio, el índice líder Merval de la Bolsa de Buenos Aires ganó 1,47% y alcanzó un nuevo nivel récord de 18.783 unidades.

Los papeles de la petrolera estatal YPF lideraron las principales alzas, con una mejora de un 11,8%, seguida por Petrobras Argentina (5,9%) y Pampa Energía, con el 4,2%.

El anuncio de Vaca Muerta se produce en medio del debate sobre una posible reforma al sistema laboral impulsada por el Gobierno nacional para modernizar el mercado de trabajo y crear nuevos empleos, una medida que es resistida desde algunos sectores sindicales que advierten que en realidad se trata de un plan de flexibilización que tendrá impacto negativo sobre el mercado. 

El acuerdo entre la provincia de Neuquén, empresas y gremios petroleros busca relanzar las inversiones en la alicaída Vaca Muerta.

Pero los sindicatos no celebran: off the record, los referentes aseguran que firmaron el único fin de preservar los puestos de trabajo

La principal novedad será la firma de un nuevo convenio laboral para la explotación de petróleo y gas no convencionales, que se combina con la quita de las retenciones a las exportaciones de crudo efectivizadas el fin de semana.

Así, se busca reducir los costos empresarios para incrementar la rentabilidad de los proyectos.

Macri busca que estos cambios constituyan el puntapié inicial para avanzar con la flexibilización laboral en otros sectores de la economía. ¿El objetivo? Lograr una mayor competitividad de la producción nacional.

Sin embargo, las voces en contra no se hicieron esperar. Desde el Partido Obrero, Marcelo Ramal fue uno de los primeros en cuestionar el acuerdo.

"La contracara del convenio flexibilizador que reduce a la tercera parte el salario de los petroleros y que se impondrá en otras ramas de la industria bajo el pretexto de enfrentar a la competencia internacional son beneficios excepcionales a los monopolios gasíferos y petroleros: se les garantiza un precio del gas de u$s7,50, tres veces superior al internacional", sostuvo.

La "joya petrolera" argentina, tras el parate
Vaca Muerta es identificada como uno de los reservorios de hidrocarburos más grandes y con mayor calidad del mundo. Tiene una extensión de 30.000 km2 e YPF participa en 12.000 km2 de esa formación.

En noviembre de 2011, la firma -entonces controlada por Repsol-, anunció el descubrimiento de 927 millones de barriles equivalentes de petróleo no convencional en el yacimiento Loma La Lata de Neuquén, que integra la formación.

Al año siguiente, la compañía fue estatizada y, aprovechando los altos precios del petróleo, inició una etapa de fuerte inversión. Sin embargo, desde mediados de 2014 la cotización del barril empezó a caer y puso en crisis un emprendimiento que tiene altos costos de extracción.

Durante los últimos meses del kirchnerismo, la situación se sobrellevó mejor porque YPF seguía invirtiendo fuerte en no convencionales, pero desde la llegada del macrismo la principal petrolera del país redujo significativamente sus niveles de desembolsos.

Para evitar que entrara en punto muerto, con el consiguiente impacto en los niveles de producción y empleo, en agosto el Gobierno comenzó a negociar con sindicalistas empresarios.

La cesión hecha por el gremio petrolero se debería combinar ahora, siempre según el relato oficial, con mayores inversiones en el sector, no sólo de YPF y sus socios sino también de otras firmas que operan en la región como Pan American Energy y Total Austral.

Después del acto oficial en la Casa Rosada en el que se anunció el acuerdo, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, celebró el relanzamiento de las explotaciones en el yacimiento neuquino de Vaca Muerta y aseguró que si aumenta la oferta de hidrocarburos se reducirá el costo de la energía y así los argentinos la pagarán "cada vez más barata".

"Queremos aumentar las inversiones en el país", enfatizó Aranguren, luego de participar del acto de firma de un acuerdo entre las empresas de gas y petróleo no convencional, la provincia de Neuquén y el sindicato de petroleros.

"Este primer convenio para la mejora de la productividad va a ser responsable de garantizar el real desarrollo de Vaca Muerta, y eso es lo que el país requiere y estamos preparados para explotarlo en toda su dimensión", afirmó el funcionario en diálogo con la prensa.

El visto bueno del secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, fue clave para poder avanzar en este caso. Del lado del gremio afirman que no tenían otra opción porque la caída de la inversión puso en riesgo cientos de puestos de trabajo.

Acorralado por quienes lo acusaban de habilitar una "nueva etapa" en las relaciones laborales, Pereyra salió a responder y negó una "flexibilización laboral" de los trabajadores. 

"Tenemos un convenio colectivo firmado en 2012 que no se toca para nada, no hay flexibilización laboral. Cuando lo firmamos no existía el no convencional y posteriormente se incorporó. Lo único que hicimos fue incorporar el no convencional", aclaró el gremialista.

El plan para Vaca Muerta
En cuanto al acuerdo para relanzar las inversiones en el yacimiento, el plan consta de los siguientes puntos: 

-Inversiones: incluye el compromiso de las empresas de invertir u$s5.000 millones sólo en 2017, según Macri. YPF, Total, Pan American Energy, Chevron, Shell y Dow presentaron al Gobierno planes de desembolsos que, combinados, ascienden a u$s15.000 millones por año desde 2018.

-Promoción de las exportaciones: Macri indicó que el acuerdo "dará certidumbre para que vengan las inversiones", y en ese plano, confirmó la eliminación de los derechos de exportación de petróleo. "No se va a seguir aplicando retenciones, porque para otras provincias es la principal fuente de desarrollo", subrayó el mandatario.

-Se garantizan precios al productor: "Extenderá el Plan Gas hasta 2020, con precios decrecientes, y garantizará un precio de compra para poder reemplazar importaciones", refirió Macri.

-Superávit energético: el Presidente indicó que el desequilibrio energético es fundamento del déficit fiscal y que una inversión en esta cuenca neuquina "es algo de gran escala, cuyo desarrollo puede revertir un proceso que todavía cuesta entender por qué no sucedió. Argentina es un país de energía abundante, pero nos hemos transformado en un país con escasa energía y cara".

-Generación de empleo: Macri aseguró que el desarrollo del campo de shale alentará "una revolución de empleo en todo el país" que va a "triplicar o quintuplicar la actividad". El ministro Aranguren explicó que se proyecta "multiplicar por diez" la fuerza laboral en el yacimiento y actividades afines, si se cumplen las inversiones proyectadas para desarrollar el potencial de Vaca Muerta.

-Inversiones en infraestructura: el acuerdo establece que los Estados nacional y provincial garantizan los desembolsos en obras de vialidad y de ferrocarriles para mejorar la logística del sector. Macri reconoció una "enorme deuda, porque durante muchos años se confundió gastar con invertir. Hacen falta más rutas y ferrocarriles". También indicó que "la provincia se comprometió en no aplicar gravámenes nuevos y a participar junto a la Nación en un plan de infraestructura".

-Energía más barata. El ministro Aranguren enfatizó que contar con "energía abundante" también la hará "más económica" para empresas y hogares. "Argentina tiene los recursos naturales y humanos para lograra ese desarrollo, que hemos perdido por políticas erradas en el pasado", expresó.

Una técnica costosa
Según un informe de KPMG entre el 2010 y el 2015 el yacimiento atrajo u$s15.000 millones en inversiones y se esperan otros uSs100.000 millones en desembolsos directos para su explotación en los próximos 35 años.

En ese informe se plantea que el descubrimiento de los hidrocarburos no convencionales (principalmente el shale) posiciona a la Argentina como uno de los países con mayor potencial de producción de estos recursos.

Actualmente, se encuentra en tercer lugar como productor potencial detrás de China y Estados Unidos.

Argentina tiene reservas técnicamente recuperables que rondarían los 21.000 miles de millones de metros cúbicos de gas, de los cuales el 41% del shale gas recuperable se encuentra en Vaca Muerta.

De los 27.000 millones de barrilles (bbl) de petróleo disponibles en el suelo argentino, Vaca Muerta tiene reservas recuperables de 16.000 millones de barriles.

No obstante, los costos de producción son la principal barrera a su desarrollo.

A diferencia del petróleo convencional, cuya explotación se realiza con perforaciones verticales, las formaciones de shale demandan altas inversiones para su desarrollo con la técnica del fracking (perforaciones horizontales, utilización de químicos, etcétera).

Según estimaciones del sector, el costo de un pozo horizontal es de alrededor de u$s7/8 millones, una cifra que cuadruplica el del vertical convencional (u$s2 millones).

A su vez, el precio del crudo internacional en la actualidad es más bajo que el necesario para que la explotación de petróleo en Vaca Muerta resulte rentable.

SECCIÓN Negocios