Actualidad

General Motors prevé un 2017 con buen crecimiento en la Argentina y reactivación en Brasil

11-01-2017 Carlos Zarlenga, número uno de GM Brasil y ex CEO de la Argentina, dialogó con iProfesional sobre los planes de la compañía en la región. Anticipó posibles inversiones y analizó el panorama respecto a la estrategia de precios y promociones para este año
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Especial desde Detroit. La sede corporativa de General Motors en Detroit ocupa un complejo de cinco grandes torres que sobresalen apenas se levanta la mirada desde cualquier punto de la ciudad, con más de 70 pisos.

Su atractivo también tiene que ver con la ubicación: a pocos metros se encuentra el COBO, lugar donde se realiza el salón del Automóvil más importante de Estados Unidos; y con solo cruzar un lago aparece Canadá. Es decir, desde sus ventanas se ve otro país.

En ese marco Chevrolet Argentina llevó a cabo una jornada que incluyó desde el recorrido del Lab Innovation Center de OnStar y del Social Media hasta un encuentro con Carlos Zarlenga, número uno de GM Brasil y ex CEO de Argentina, quien anticipó qué se espera en la industria en el corto plazo.

Aunque en Estados Unidos la atención está centrada en las medidas que tome el presidente electo, Donald Trump, en Sudamárica la evolución de Brasil es clave para hablar de industria automotriz a futuro. Y según el CEO de la marca del moño, que cerró como número uno en ese mercado con 16 meses consecutivos de liderazgo, en 2017 esperan llegar a los 2,2 o 2,4 millones de unidades. 

“Si bien en diciembre estuvo por abajo de lo esperado, hay que seguir viendo la tendencia y esperar hasta la segunda mitad de 2017, o quizás antes, para ver recuperación”, apuntó el directivo. 

En cuanto a la Argentina, resaltó el cierre de 2016 en 710.000 unidades, un número que nadie esperaba, gracias a una oferta de producto que se amplió e impulsó las ventas. “Creo que este año seguirá igual”, afirmó Zarlenga.

Gran parte de este resultado se debe a una mayor oferta, donde se incluye más cantidad de unidades importadas. La producción, por su parte, no corrió la misma suerte, ya que el año pasado sufrió una fuerte caída.

Sin embargo desde GM explicaron que la principal causa de esta baja tuvo que ver con la exportación a Brasil, un mercado que se derrumbó un 20% (y donde se envía más del 70% de los autos fabricados en la Argentina), y no con la dinámica local, donde se vendieron más autos tanto de origen nacional como importados.

Por qué crecieron las ventas
Otro tema tuvo que ver con los factores que impulsaron la venta de más 0km en 2016, y si tuvo que ver con las  promociones y bonificaciones en autos brasileños que sobraban. Al respecto explicó: "la respuesta es que sí, pero hasta un determinado nivel, ya que falta mucho para que la capacidad instalada este usada en su totalidad".

“El punto de inflexión será a qué nivel de proyección de la industria se animarán a contratar y subir el número de empleo para poder hacer más autos, porque hoy hay un excedente pero esta alineada a la capacidad de producción con la demanda”, dijo Zarlenga.

En cuanto a la posibilidad de que sigan los despidos en el sector, dijo que dependerá de Brasil, un mercado que aún debe superar algunas trabas. Entre ellas, la confianza del consumidor.

“El auto es uno de los bienes más caros que una persona compra y la confianza tiene muchos que ver. Los índices de confianza en Brasil crecieron mucho desde julio hasta ahora. Eso empieza a funcionar, hay demanda reprimida, y una baja de tasa de interés. Están dadas las condiciones y cuando se produzca el clic de confianza por parte del consumidor volverá a crecer”, sostuvo. 

En cuanto a la recuperación del ritmo de ventas de 3 millones de vehículos en el país vecino, anticipó que podría darse recién en 2019. Con respecto al millón de unidades de la Argentina, (un sueño de la ex Presidenta) no quiso dar números pero aseguró que el país seguirá teniendo tasas de crecimiento razonables, y será de un promedio de 5 por ciento anual.


“Es una buena tasa de crecimiento por arriba de 5%”, dijo Zarlenga.

Del lado de precio y bonificaciones, donde Chevrolet fue pionera en Argentina con agresivas estrategias en 2016, el directivo dijo “los valores de transacción no cambiaron y fuimos los que más aumentamos el precio de lista menos los incentivos. Ha sido muy acertada la estrategia en marketing, pero no hemos bajado el valor del producto".

Hasta 2015 el mercado estaba restringido por la oferta, no por la demanda, las unidades que se importaban se colocaban en el mercado y se vendían, no había necesidad de competir. Este año se vio un mercado de competencia, abierto, eso no va a cambiar mientras haya libertad de acceso al producto.

Así hay más lanzamientos, más competencia y se seguirá achicando el ciclo de vida del producto.

¿Los precios de los 0km están atrasados en la Argentina?. Esa fue otra de las preguntas a Zarlenga, quien dijo que "el aumento de los precios de transacción estuvo por debajo de la devaluación. En Brasil se devaluó de 2,1 a 4,2 reales por dólar y el aumento de precio de transacción anual no superó el 6%. No sé si se puede pasar a precio el impacto de devaluación como se vio en el pasado", explicó.

Tampoco aceptó que estén perdiendo rentabilidad. "Se hace todo en forma lógica para que genere retorno favorable. Luego buscamos defender eso de acuerdo al ciclo de vida del producto".

El futuro
Zarlenga afirmó que la apuesta es seguir siendo primeros en Brasil y crecer en la Argentina haciendo hincapié en productos.

Por otro lado, analizan nuevas inversiones en el Mercosur, entre ellas para el segmento de SUV que es el que más crece.

“Estamos pensando en el ciclo de inversión de Argentina y en todo sur américa. Habrá novedades en el corto plazo. La gama de SUV será una  explosión y atomización especialmente en el segmento B, y participaremos más con producción en el Mercosur”.

En cuanto a competitividad, dijo que “la carga impositiva es alta en la Argentina y en Brasil. Es un impuesto fácil de recaudar por lo cual el Gobierno tendrá su plan para hacer una política fiscal eficiente. Lo más importante para la Argentina mirando hacia adelante es la eficiencia y competitividad, de la planta para adentro y de la planta para afuera". 

SECCIÓN Actualidad
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR