Comex
Rechazo a la política exterior de Trump: hubo un éxodo de la plana mayor de la Cancillería de EE.UU.
27-01-2017 El presidente mexicano canceló la reunión prevista para la semana próxima con el flamante mandatario estadounidense. En tanto, los funcionarios de mayor rango del Departamento de Estado de EE.UU. renunciaron por desacuerdos con la política exterior de la nueva gestión
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Los funcionarios de mayor rango del Departamento de Estado de EE.UU. renunciaron como parte de un éxodo masivo de la plana mayor de la Cancillería de ese país por desacuerdos con la política exterior de Donald Trump

Mientras el secretario de Estado Rex Tillerson estaba en la Cancillería adaptándose a su nuevo cargo se produjeron las primeras bajas.

El que “huyó” primero fue Patrick Kennedy, quien se rumoreaba iba a desempeñarse como número dos de Tillerson ya que hace nueve años que ocupa ese puesto y además fue uno de los encargados de la transición.

Tillerson estaba en la sede del ministerio discutiendo los posibles candidatos a número 2 para reemplazar a Patrick Kennedy, cuando se enteró de que, además dde él, tres de sus altos funcionarios renunciaron inesperadamente.

Los que dimitieron son la subsecretaria de Estado para la Administración, Joyce Anne Barr, el subsecretario de Estado para Asuntos Consulares, Michele Bond, y el embajador Gentry O. Smith, director de la Oficina de Misiones Exteriores.

Todos son funcionarios del servicio exterior que han servido bajo administraciones republicanas y demócratas.

Kennedy se retirará a fin del mes, mientras que los demás funcionarios podrían ser destinados a otros lugares de esa cartera.

Es que los funcionarios de carrera del servicio exterior pueden renunciar a un puesto y permanecer en la nómina a la espera de otro destino.

A estas renuncias se suma que el secretario de Estado adjunto de Seguridad Diplomática, Gregory Starr, se retiró el 20 de enero y la directora de la Oficina de Operaciones de Edificios de Ultramar, Lydia Muniz, partió el mismo día.

Según The Washington Post, eso equivale a una limpieza casi completa de todos los altos funcionarios que se ocupan de la gestión del Departamento de Estado, sus puestos en el extranjero y su gente.

"Es la salida simultánea más grande de la memoria institucional", dijo David Wade, quien se desempeñó como jefe de Recursos Humanos del Departamento de Estado bajo el mandato de John Kerry.

"Son todos puestos que requieren de mucha experiencia y difíciles de reemplazar", agregó.

El último incidente diplomático ocurrió este jueves.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, anunció que canceló la reunión con Donald Trump que tenía prevista para la semana próxima, luego de que su par estadounidense lo desafiara públicamente sobre los costos del muro fronterizo que planea construir.

"Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo martes con el @POTUS", escribió Peña Nieto en su cuenta de la red social Twitter.

Horas antes, Trump advirtió que "si México no está dispuesto a pagar por el muro, tan necesario, entonces sería mejor cancelar la próxima reunión" con Peña Nieto.

"Estados Unidos tiene un déficit comercial de 60.000 millones  con México. Ha sido un acuerdo unilateral desde el comienzo del TLC con un número masivo de empleos y empresas perdidas", sostuvo.

La orden de Donald Trump de erigir un muro en la frontera sur provocó un rechazo unánime de la clase política del país latinoamericano que exigió al presidente Enrique Peña Nieto, quien ratificó que "lamenta y reprueba la decisión", a que cancele su próxima reunión con el mandatario estadounidense.

Trump ordenó este miércoles iniciar la construcción del muro con México y recrudeció la política hacia los inmigrantes indocumentados, con la promesa de construir más centros de detención y negar fondos federales a las ciudades que traten de protegerlos.

Mientras ello ocurría, los secretarios mexicanos de Exteriores, Luis Videgaray, y Economía, Ildefonso Guajardo, sostuvieron una reunión que se prolongó durante 10 horas con funcionarios del Gobierno de Trump en la Casa Blanca.

En un mensaje transmitido la noche de este miércoles por televisión, el mandatario criticó las medidas ordenadas por el mandatario estadounidense.

"Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que desde hace años, lejos de unirnos, nos divide. México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez, México no pagará ningún muro", aseveró.

Asimismo, dijo haber ordenado a la Secretaría de Relaciones Exteriores reforzar las medidas de protección a los mexicanos que se encuentren en Estados Unidos. "Los 50 consulados en Estados Unidos se convertirán en auténticas defensorías de los derechos de migrantes", dijo.

SECCIÓN Comex