Autos iPro
Se venden más Hilux y menos Clios: los cambios en el ranking revelan impacto de la economía macrista
14-02-2017 Enero arrancó con un alza del 60% en los patentamientos y la guerra entre marcas dejó claros ganadores y perdedores a la hora de captar la atención de los argentinos. Mientras que las camionetas siguen traccionando la demanda, la salida de modelos históricos está siendo ocupada por otros jugadores
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El mercado automotor confirmó que está en el camino de la recuperación luego de que enero cerrara con casi 93.000 unidades patentadas, un 60% por encima del mismo período del 2016.

Aunque estacionalmente se trata de un mes con mucha demanda, para el sector los resultados marcaron un inmejorable punto de partida. 

El objetivo ahora es culminar el 2017 con cerca de 800.000 autos vendidos, dato que confirmaría el despegue de un sector que se había visto seriamente dañado durante el último tramo del kirchnerismo por el cerrojo importador y el efecto “impuestazo”. 

Pero al analizar la "foto" de este enero y compararlo con el del año pasado, se puede observar que el mercado ya no es el mismo: hubo modelos clásicos e históricos del mercado argentino que directamente desaparecieron del ranking de los más vendidos y otros que escalaron hasta el tope

El siguiente cuadro permite ver cómo los vehículos que hoy dominan las ventas no son los mismos que marcaban la cancha en 2016, cuando eran los más chicosbaratos y nacionales los que se adueñaban del market share.

Para empezar la pick-up Toyota Hilux arrancó el año como el modelo más patentado, habiendo escalado dos puestos respecto del año pasado.

El segundo lugar correspondió a un vehículo que en enero de 2016 no figuraba entre los más vendidos: el Renault Sandero. 

En tanto, el Fiat Palio, que el año pasado se había adueñado del primer lugar, ahora descendió hasta el noveno. Y algunos históricos "caballitos de batalla", que antes estaban en puja por los primeros puestos, como el Fiat Siena y el Chevrolet Classic, ya no se encuentran más en el top 10. 

Muchas alzas y bajas en apenas doce meses, movimientos que ilustran el dinamismo que adquirió el mercado argentino, el cual ingresó en una etapa clave: la del recambio.  

El éxito de las pick-ups
La mayor sorpresa que vive el sector es el denominado "fenómeno Hilux", que se hizo evidente a partir de abril del 2016: ese mes logró desplazar del primer puesto a un líder histórico, el Chevrolet Classic. 

El segundo "batacazo" -que fue una confirmación de que había llegado para quedarse- tuvo lugar en junio, cuando las ventas acumuladas en el primer semestre posicionaron a esta chata como el vehículo más patentado de la Argentina

Su escalada en el ranking no deja de llamar la atención porque se trata de una camioneta con precios que arrancan por encima de los $400.000 y supera los $800.000, triplicando prácticamente el valor de algunos modelos que se ubican por debajo. 

El buen momento de las pick-ups también está explicado por la performance que está logrando la Ford Ranger, que en enero trepó hasta el puesto número 10 de los más vendidos del país. En tanto, la Volkswagen Amarok está a un paso de entrar a este selecto grupo: el mes pasado quedó en el escalón número 11, con una diferencia menor a las 40 unidades.

Según los concesionarios consultados por iProfesional, son varios los fenómenos que motivaron este crecimiento.

Uno que no puede pasarse por alto es el del campo, uno de los sectores más beneficiados por el macrismo, luego de la baja de las retenciones para la soja y la quita total para el resto de los cultivos. 

Estos cambios tributarios implicaron un abaratamiento de las pick-ups de entre el 35% al 50% en términos del valor de los principales cultivos. 

No es casual que las ventas de "chatas", al ser una herramienta clave de los productores rurales, se vieran impulsadas con fuerza a partir de abril, en plena "temporada alta" de las exportaciones de granos.

También, desde los concesionarios aseguran que en enero se confirmó el importante repunte de la demanda por la obra pública.

Con el objetivo de impulsar el ritmo de actividad, las licitaciones están alcanzando un promedio cercano a los $23.000 millones mensuales. Los proyectos van desde la construcción de rutas hasta plantas potabilizadoras de agua. 

"El Gobierno arrancó con la obra pública y las constructoras hoy representan una porción muy importante de la demanda", señaló Nicolás Daneri, CEO del concesionario Toyota Zento.

Pero el auge de las pick-ups también confirma la consolidación de una apuesta estratégica por parte de las terminales para especializar al país en este segmento y convertirlo en el mayor polo de producción de Sudamérica. 

Al ser una categoría tan disputada, la oferta se renovó completamente entre fines de 2015 y 2016, con productos diferenciados en cuanto a diseño y con mayor "paquete" tecnológico. Y esto impactó positivamente en la demanda. 

En el caso de Hilux, la líder con más de 4.000 unidades vendidas en enero último, Daneri atribuye el éxito a un conjunto de factores que se consolidaron a través del tiempo.

"Toyota viene apostando a la fabricación desde hace muchos años, y evolucionó en cada generación con un producto mejor desarrollado para toda Latinoamérica. La última versión logró conservar al cliente fiel pero también atrajo a muchos compradores nuevos a la marca", explicó.

Incluso, con la incorporación de la Hilux SRX 4x4, la marca logró captar a un público que hasta ese momento nunca antes había pensado subirse a una "chata". 

"Tuvimos muchos casos de compradores que tenían un vehículo familiar clásico y decidieron pasarse a una pick-up, que en esta gama ofrece más equipamiento, confort y tecnología", remarcó Daneri. 

Es decir que en la Argentina cada vez hay una base más amplia de clientes que, por la tendencia, se sumaron al universo de las camionetas sin pensarlas ya como herramienta de trabajo. 

Dicha tendencia se consolidó a partir de 2014, cuando los autos y SUV de alta gama se vieron impactados por el "impuestazo", que llevó a que los precios hasta se duplicaran. 

Esto favoreció una "migración" de clientes desde esos segmentos al de las "chatas", que en ese momento habían quedado exceptuadas del tributo. Y parte de ese público se mantuvo en la categoría. 

En este sentido, Gustavo Colombano, gerente general de Aspen Motors, concesionario oficial Ford, atribuye el éxito del segmento a una demanda que se ha diversificado mucho. 

"En el caso de la versión Limited de la Ranger, que es la tope de gama, tenemos clientes que históricamente nos compraban autos de alta gama pero que ahora buscan una opción más versátil y que se adapte a diferentes usos", comentó Colombano.

Por otro lado, explicó que cada variante de la Ranger tiene un perfil muy diferente de usuarios: "La XL, que es la de entrada de gama, tiene una buena demanda. Lo que se valora es que es la más económica pero tiene muchos atributos de seguridad, como el tercer airbag. En general, es la opción elegida por aquellos que por primera vez se pasan de un auto a una pick-up", sostuvo. 

Además de los clientes "citadinos", las camionetas también siguen siendo claves como herramienta de trabajo. 

En este sentido, Colombano detalló que en estos últimos meses "estuvimos registrando más pedidos por la Ranger de cabina simple. La eligen muchos cuentapropistas pero también las empresas, como flota".

"El Gobierno arrancó con la obra pública y las constructoras hoy representan una porción muy importante de la demanda", agregó Daneri.

Juan Tolosa, presidente del grupo que engloba a concesionarios Ford, Chevrolet, Peugeot, Hyundai y Lifan, agregó otro factor que sirven para explicar el porqué del éxito de las pick-ups: el financiamiento

"Los planes vigentes hicieron que hoy sea más fácil comprar un vehículo de este valor. Además, impositivamente, las camionetas están beneficiadas porque pagan menos patente y el 10,5% de IVA. Por otro lado, siguen sin pagar el impuesto interno, más allá de que los últimos cambios achicaron las diferencias", comentó Tolosa.

Luciano Benitez Hoffman, jefe de la división Comercial de Volkswagen del grupo Dietrich (que también comercializa Ford), agregó otro elemento poco tenido en cuenta: "Hay un motivo clave y es que hoy no existe una oferta de autos diesel. Sin embargo, el de las pick-ups es uno de los pocos segmentos que todavía cuenta con esta motorización en casi toda la gama". 

Así, este perfil de clientes, que prioriza el consumo, la autonomía y hasta por tradición prefiere los vehículos diesel, "encuentra una opción interesante en las camionetas", agregó. 

Amarok, la pick up de Volkswagen, fue quien irrumpió en el mercado con un nuevo concepto, ya que durante su estreno mundial en 2010, mostró que se podía ofrecer un vehículo para el trabajo pero con toda la comodidad de un auto.

La apuesta seguirá este año cuando la marca sume la versión con motor V6, otro quiebre para el segmento de las pick- ups medianas. 

El reemplazo de los históricos
El "fenómeno Hilux" no es el único que modificó el ranking de los más vendidos, sino que 2017 arrancó con un cambio trascendental: el "ocaso" definitivo de modelos históricos que supieron mantenerse por años entre los más vendidos.

Algunos que dejaron de fabricarse son los Chevrolet Classic y Agile, el Renault Clio Mio y el Peugeot 207.

El hecho de que en el top 10 ya no figuren estos "caballitos de batalla" con sello nacional obedece a una cuestión de competitividad, que está impactando en la oferta: “La Argentina, al tener menos escala y mayores costos, se está concentrando en fabricar vehículos con más valor agregado, porque son más rentables", apuntó Gonzalo Kriger, analista de Abeceb. 

El directivo de una automotriz consultado por iProfesional, confirmó esta tendencia: “Muchos autos nacionales `low cost` entraron en el final de su ciclo. Y los sucesores de estos modelos son casi todos brasileños. Lo que estamos viendo es el resultado de los millonarios proyectos de inversión que se habían anunciado hace tres o cuatro años y que en su momento priorizaron a Brasil". 

Esta especialización de la Argentina en autos medianos y pick-ups generará que, poco a poco, el principal socio comercial pase a dominar el negocio de los 0Km “entry level”, que son los responsables de mover el amperímetro. 

Chevrolet reemplazó a los Classic y Agile con el Onix y el Prisma Joy, dos vehículos que se renovaron y ampliaron la gama con versiones más económicas.

Se espera que en los próximos meses, con la salida de los clásicos, ambos modelos empiecen a escalar en el ranking. Por lo pronto, los patentamientos del Onix registraron un salto de casi 130% respecto de enero de 2016, que lo ubicó en el séptimo puesto. 

En el caso del Prisma, se posicionó en el escalón 14, pero la incorporación de la versión Joy le permitió experimentar un salto del 127%. 

Otro que salió de la línea de fabricación el año pasado es el Peugeot 207 (nacional), que fue reemplazado por el 208 (brasileño) que quedó quinto en ventas en enero.

Las versiones más económicas son Active (disponible solo para Autoplan, a un precio de $270.000) y Allure, que se comercializa de la manera tradicional, a $315.000. 

Tolosa explicó que el cliente de la marca hoy no elige el vehículo por ser más barato, sino que "prioriza la mejor relación precio-producto. Si le ofrecen un modelo por $150.000, y otro por $200.000 con aire acondicionado y dirección, opta por el más completo porque entiende que es la mejor ecuación". 

Por otro lado, detalló que hay un encarecimiento de la base de la pirámide que se compensará con la mejor posibilidad de financiar el 0km con tasas bajas. "Se pagará una cuota más alta, pero por un auto más moderno", agregó.

Históricos, de regreso 
La novedad por el lado de Ford es que volvió al mercado al famoso Ka, que se presentó hace unos meses con nuevo diseño. Lo positivo para la marca es que superó rápidamente las expectativas de ventas. 

"En enero, con el Ford Ka agotamos stock. Realmente sobrepasó las proyecciones", explicó Colombano.

"El auto genera múltiples ventas por plan de ahorro y tiene muchos clientes fieles que tenían un modelo más viejo y esperaron la llegada de la nueva generación para renovarlo", agregó el gerente de Aspen Motors. 

Otro vehículo que volvió al ruedo es un histórico: el Volkswagen Gol. En enero se patentaron casi 3.300 unidades, con un salto interanual de casi 90%. 

Cabe destacar que en enero de 2016 este modelo deambulaba en el puesto 12, una posición llamativa para un auto que se había acostumbrado a ser líder. 

En parte, esto se debió a que a inicios del año pasado todavía había serios problemas de stock por las trabas a las importaciones

Tras liberarse el "cerrojo", en junio del año pasado llegó al mercado el Gol con nuevo restyling, luego de dos años sin cambios. Además, la marca en ese momento decidió bajar los precios de lista, lo que permitió volver a posicionarlo como una opción muy competitiva

Un "tapado" entre los líderes
Entre los líderes en ventas también se encuentra el Renault Sandero, apalancado por una buena oferta de precios en enero.

El mes pasado se posicionó en el segundo lugar, con 3.355 unidades vendidas, de la mano de un importante salto del 660%. 


A primera vista, llama la atención que este modelo, que ahora se fabrica en el país, haya ocupado el lugar de otros vehículos de la marca considerados "low cost", como el Classic y el Clio Mio. 

Sin embargo, la realidad es que hoy no existe tanta diferencia en cuanto a los valores: 

-Según el listado oficial de ACARA, la gama del Sandero actualmente arranca en los $209.800. 

Como contrapartida, las últimas unidades de Clio Mio que quedan a la venta parten de los $205.000.

-Se trata de una diferencia mínima de apenas 2 por ciento. 

En cambio, hace doce meses:

-El Clio Mio más barato arrancaba en los $148.000. 

-El Sandero entrada de gama costaba $185.000. 

-En ese entonces la brecha era de un 25 por ciento. 

Esto explica por qué, ante precios bastante similares, muchos hayan priorizado la compra de un modelo que continúa en producción y no de uno que ya está discontinuado

El estado de la demanda
Los directivos de concesionarios aseguran que hay más confianza y optimismo en este arranque de año.

El aporte del agro y la obra pública, sumado a un esperado repunte de la economía -si bien a tasas más leves que las proyectadas inicialmente-, hace pensar en un mercado de 770.000 unidades comercializadas, frente a las 710.000 del 2016. 

"El crecimiento también será fogoneado por las terminales. Cada una tiene su plan de negocios y todas quieren ganar market share", comentó el directivo de grupo Tolosa.

Para este año, en los concesionarios consideran que la oferta y demanda se irá equilibrando, al punto que ya no será imprescindible contar con promociones para vender.

"Hoy todavía se negocia el precio, pero la tendencia es dejar de hacer tantas bonificaciones. Yo diría que son los últimos meses de tantos descuentos hasta que se ordenen la oferta y demanda", comentó Larrosa.

Sin embargo, todo esto se moverá en función de cómo evolucionen los salarios frente a la inflación.

Si el poder adquisitivo se recupera 6% -como pretende el Gobierno-, entonces el mercado podrá bajarle un poco el ritmo a las promos. Caso contrario, los "anabólicos" deberán mantenerse en el "menú" de concesionarios y terminales. 

SECCIÓN Autos iPro