Energías Limpias

Productores de biodiesel proponen elevar el corte con gasoil al 12% para fortalecer la matriz energética

13-02-2017 Desde CEPREB, cámara que nuclea a las Pymes del sector, aseguran que están en condiciones de responder de manera automática a una mayor demanda. Además, plantean que este combustible renovable y no contaminante puede ser un recurso clave en la generación de energía eléctrica 
Por Juan Diego Wasilevsky
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La producción de biodiesel en la Argentina experimentó un verdadero salto durante 2016. Según se desprende de los datos del Ministerio de Energía, se superó el techo de los 2,7 millones de toneladas.

Esto implicó un incremento del 50% respecto de los niveles de 2015 y el mayor registro desde que el país se insertó en este negocio como uno de los grandes jugadores a nivel mundial. 

Sin embargo, el boom se explicó mayoritariamente por el alza de las exportaciones, de la mano de la fuerte demanda por parte del mercado estadounidense.

Las ventas al mundo prácticamente se duplicaron respecto de 2015, tras alcanzar los 1,6 millones de toneladas. 

Esto implicó que al mercado interno se destinaron 1,1 millones, una cifra que se ha ido manteniendo relativamente estable en los últimos años. 

Estas ventas al mercado interno están reguladas por la Ley 26.093, que recientemente cumplió una década, y que fue clave para impulsar la producción de este biocombustible renovable y amigable con el medio ambiente. 

En un comienzo, el corte de gasoil con biodiesel era de un 5%. Pero, a partir de 2014, dicha proporción pasó a ser del doble, lo que terminó acelerando proyectos de inversión y, consecuentemente, favoreció a un incremento en los niveles de producción

Cabe destacar que actualmente en la Argentina hay 26 empresas del segmento Pyme que están dedicadas a la elaboración de este combustible alternativo. De ese total, 17 son medianas y 9 son pequeñas. 

En este contexto, desde la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biodiesel (CEPREB) aseguraron que el sector se encuentra en óptimas condiciones como para responder a una ampliación del corte de gasoil de un 10% a un 12%, tal como ya sucedió con el bioetanol, que en la Argentina se elabora en base a maíz y caña de azúcar. 

En 2016, los productores de bioetanol (combustible alternativo pero para motores nafteros) recibieron un espaldarazo clave cuando desde el Gobierno se decidió aumentar el corte en dos puntos, hasta llegar a la proporción del 12%. 

Hace algunos meses, incluso, trascendió que el Ministerio de Energía, junto con la cámara que nuclea a fabricantes de autos (ADEFA) y los propios productores de bioetanol, estaban analizando la posibilidad de llevar dicho corte a un rango de entre un 15% y un 22%. 

En este contexto, desde CEPREB aseguran que los elaboradores de biodiesel también están en condiciones de abastecer la mayor demanda que generaría una medida de este tipo. 

Cabe destacar que la ampliación del corte en un nivel de dos puntos permitiría ampliar la producción en hasta casi 250.000 toneladas anuales. 

“Todavía resta algo de capacidad ociosa en las empresas. Por lo tanto, frente a un incremento del corte, tenemos capacidad de respuesta inmediata”, afirmó Leonardo Nicolini, vicepresidente de CEPREB, en diálogo con iProfesional

“En las numerosas pruebas que se hicieron a nivel nacional e internacional quedó demostrado que no hay ningún tipo de impacto en los motores diesel. De hecho, pueden tolerar cortes mucho mayores”, agregó. 

Una oportunidad para fortalecer la matriz energética
Las energías renovables se han convertido en uno de los sellos de la gestión del macrismo, que ha venido avanzando en pos de diversificar la matriz energética y reducir la dependencia de los combustibles importados. 

Y las renovables se han convertido en las grandes vedettes. De hecho, expertos aseguran que, como consecuencia de la licitación que el Gobierno realizó de proyectos de generación de energía (principalmente solar y eólica), llegarán inversiones por un total de u$s6.000 millones en los próximos dos años. 

En este contexto, desde CEPREB aseguran que el biodiesel tiene todas las cualidades para convertirse en un sector estratégico dentro de este plan. No sólo con a través del “bio” que se agregue al corte con gasoil: también generando electricidad con este derivado de la soja, que luego podría ser inyectada a la red

“El biodiesel es un recurso muy interesante y cuyo uso puede ir más allá del corte estipulado por la Ley 26.093”, afirma Nicolini. 

“Muchas centrales que están funcionando a partir de combustibles fósiles podrían comenzar tranquilamente a funcionar con mezcla. También, se podría habilitar a las plantas productoras de biodiesel para que tengan sus propios generadores y puedan subir energía a la red, dependiendo de las necesidades de consumo”, explica el directivo de CEPREB. 

Incluso, detalló que se podría avanzar con acuerdos entre privados para que la red de transporte público y privado (desde colectivos hasta camiones) pueda sumar, por decisión propia, una mayor proporción de “bio”. 

“Lo más importante sería igualar las condiciones para la industria del biodiesel con las del bioetanol. Después sería importante abrir todas estas alternativas, porque implicaría más inversión y más empleo, siempre partiendo de un recurso renovable y amigable con el medioamente”, asegura Nicolini. 

“Efecto derrame”
A la hora de analizar los beneficios del biodiesel, los expertos de CEPREB detallan todas las variables que juegan a favor de este combustible: 

-Impacto positivo en las economías regionales: las empresas nucleadas en CEPREB cuentan con plantas ubicadas en provincia de Buenos Aires, Santiago del Estero, Entre Ríos, San Luis, Neuquén, Santa Fe y La Pampa (ver mapa). 

La producción Pyme impacta de forma directa e indirecta en la generación de 3.500 puestos de trabajo. Lo que implica que en la práctica el sector no sólo contrata de forma directa, sino que a su vez fomenta toda la cadena productiva, generando valor agregado en origen. 

Cada planta de biodiesel no sólo necesita técnicos y operarios. También demanda servicios logísticos e informáticos y de la industria metalmecánica, por nombrar algunos rubros. 

-Complementa y da más valor a la cadena sojera: desde la industria señalan un aspecto clave y es que, para generar biodiesel a partir de la soja, se utiliza una pequeña fracción del poroto, que es el aceite resultante. 

Dependiendo del método de extracción, de cada tonelada de soja se extrae tan sólo entre un 12% y un 18% de aceite, que es el principal insumo que utilizan las plantas para elaborar este biocombustible. 

Más del 80% restante que queda es harina. Es decir, un alimento de altísimo contenido proteico, que sirve tanto como alimento de manera directa, como indirecta, convirtiendo ese derivado en proteína animal.  

Por eso, desde CEPREB plantean que, cuanta más energía a partir de los granos se produzca y se consuma, más alimento se estará generando en la Argentina. 

-Amigable con el medioambiente: desde el año 2008 se despecharon para la realización del corte obligatorio unas 5,7 millones de toneladas de biodiesel en el país. 

En base a un complejo estudio realizado por la Unión Brasileña de Biodiesel y Bioqueroseno (UBRABIO), se llegó a la conclusión de que, en ese mismo lapso, se evitó la emisión de 10 millones de toneladas de C02 a la atmósfera. 

Esto equivaldría al mismo efecto que tendrían en el medioambiente unos 73,2 millones de árboles plantados en una superficie que equivaldría unas doce veces al área que ocupa la Ciudad de Buenos Aires.

“El biodiesel demostró que tiene efectos positivos a nivel económico, social y ambiental”, ratifica Nicolini, quien remarca que ampliar el corte al 12% será un paso estratégico clave para las economías regionales y para fortalecer la matriz energética. 

Por Juan Diego Wasilevsky - juandiego@iprofesional.com

SECCIÓN Energías Limpias
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR