Comex
Una voz en el teléfono: en charla de cuatro minutos, Trump invitó a Macri a EE.UU. para encauzar la relación
15-02-2017 La llamada comenzó pasadas 18 hs. Es el segundo diálogo entre ambos jefes de Estado. Desde el Gobierno calificaron a la charla como muy buena
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Mauricio Macri mantuvo este miércoles una conversación telefónica con su par de Estados Unidos, Donald Trump. 

Según informaron desde Casa Rosada, la comunicación comenzó pasadas las 18 hs (hora argentina). Se trata del segundo diálogo entre ambos jefes de Estado desde que el empresario norteamericano asumió como presidente.

Al finalizar la conversación desde el Gobierno afirmaron que si bien el diálogo duró poco mas de cuatro minutos, fue una "buena charla".

Lo más sobresaliente es que Trump invitó a Macri a EE.UU. con el objetivo de limar asperezas y encauzar el vínculo entre ambos países.

Para ello, los mandatarios acordaron que en la reunión de cancilleres que ya estaba pautada para este jueves en Alemania se coordine la fecha del encuentro. Desde la Rosada barajan que podría ser entre abril y junio. 

En esta oportunidad, Trump le contó a Macri que está muy contento porque ya genera nuevos puestos de trabajo en su país.

En otro orden, los presidentes abordaron temas de la región y sobre Venezuela en particular.

Macri recibió el llamado en su despacho de la Jefatura de la Residencia Presidencial de Olivos acompañado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el jefe de Asesores de la presidencia, José Torello, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo.

Esta mañana el jefe de Gabinete, Marcos Peña había informado que la charla se da en el marco de la nueva gestión, en la que "están hablando con varios líderes de la región" y recordó que el mandatario norteamericano conversó días atrás con sus pares de Colombia, Juan Manuel Santos; y de Perú, Pedro Pablo Kuczynski.

El pasado viernes, el Presidente mantuvo una conversación con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en la que acordaron "redoblar esfuerzos para mejorar la creación de empleo y el crecimiento económico en ambos países".

El mandatario argentino ya había dialogado con Trump para felicitarlo por su triunfo en las elecciones en las cuales derrotó a la candidata del partido Demócrata, Hillary Clinton.

A mediados de noviembre pasado conversaron durante 15 minutos y, según informó entonces la Casa Rosada, se comprometieron a "trabajar en una agenda en común para el crecimiento de los dos países".

En aquella oportunidad, comunicó Presidencia de la Nación, que Macri le reiteró su disposición a sentarse "a dialogar para afianzar la relación bilateral que se forjó entre ambas naciones en los últimos 10 meses".

El contacto permitió cicatrizar las heridas que había abierto el apoyo manifiesto del Gobierno a la candidata demócrata.

A pesar de aquel primer contacto, la relación diplomática sufrió una primera turbulencia cuando, a mediados de enero, el Departamento de Agricultura de los EE.UU. suspendió por 60 días la regla que permitía importar limones argentinos. Así lo difundió a través de un comunicado difundido por el Servicio de Inspección de la Sanidad Animal y Vegetal del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (APHIS/USDA).

La apertura de este importante mercado para la Argentina, principal productor mundial del cítrico, había llevado meses de negociaciones entre el gobierno argentino y la administración de Barack Obama. Aquel destino comercial estaba cerrado desde septiembre de 2001.

Viejos conocidos
Los dos empresarios devenidos en políticos tienen una antigua relación que se remonta a la época en que sólo se dedicaban a los negocios.

Se conocieron cuando Macri tenía 24 años. El estadounidense, en aquel entonces, tenía  40. “Es una larga historia, de hace mucho tiempo. Fue cuando tuve que cerrar un negocio familiar en Nueva York”, le dijo Macri a la cadena estadounidense CBS, cuando le preguntaron por sus vínculos comerciales con el republicano.

La historia se remonta a 1979 y se extiende hasta 1984. El Grupo Macri quería construir conjuntamente con el Grupo Trump un edificio de 150 pisos en Nueva York, sobre una propiedad que Franco Macri había comprado en el lado oeste de Manhattan. 

Si bien el proyecto conocido como Lincoln West no prosperó sirvió que ambos empresarios tejieran una buena relación.

“Me encanta Buenos Aires, es una hermosa ciudad. Conozco grandes hombres de negocios en la región, como Macri. Es un buen tipo”, confesó Trump en 2012, cuando anunció una inversión de u$s100 millones en la Trump Tower, construida, precisamente, en Punta del Este. 


SECCIÓN Comex