Marketing

La más difícil tarea de PwC: recuperar su imagen tras el error en la entrega del Oscar

03-03-2017 Duro golpe para la marca de la consultora PricewaterhouseCoopers que debía auditar los premios ¿Error de diseño, distracción humana o acción de los astros? La consultora fue etiquetada en los #envelopegate y #oscarfail y así pasó de la confianza al ridículo en solo dos minutos
Por Alicia Vidal
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El error que se cometió en la última edición de los Oscar , al entregarse el premio a “La La Land” como mejor película cuando en verdad correspondía a “Moonlight”, no solo manchó la imagen de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, sino que fue también una gran estocada para la reputación de PriceWaterHouseCoopers (PwC).

La consultora, de amplia trayectoria y que forma parte del grupo de elite catalogado como las “Big Four” (las cuatro grandes) en referencia a las firmas más importantes del mundo en el sector de la consultoría y auditoría junto a Deloitte, KPMG y Ernst & Young, de pronto fue el hazme reír del mundo.

 

Su largo y prístino matrimonio con la academia de Hollywood, que ya lleva 83 años, se manchó terriblemente por un error en el momento más trascendente de la premiación que tiene en vilo al mundo del espectáculo. El fallo fue solucionado rápidamente pero los efectos negativos sobre la imagen de la compañía pueden durar años. 

PwC prontamente quedó asociada a los hashtags #envelopegate (el asunto del sobre) y #oscarfail (el error de los Oscar) algo que resulta muy dañino para cualquier marca pero máxime para aquellas que se dedican a controlar, supervisar y auditar los procesos. 

“Antes de la noche del domingo, PriceWaterCoopers era conocida por el público en general por una cosa fundamental: ser la encargada de la votación de los premios de la Academia. Ahora es conocida por cometer la más épica de las confusiones en toda la historia de los Oscar” resalta CNNMoney.  

Para salir al frente con lo sucedido PricewaterhouseCoopers emitió un comunicado que dice lo siquiente: 

“Sinceramente pedimos disculpas a Moonlinght, La La Land, Warren Beatty, Faye Dunaway y los televidentes de los Oscar por el error cometido durante el anuncio de la Mejor Película. 

Se entregó un sobre que correspondía a otra categoría y en cuanto se descubrió fue inmediatamente corregido. Estamos ahora investigando cómo sucedió este acontecimiento y estamos profundamente arrepentidos por lo que aconteció.

Agradecemos el humor con que afrontaron la situación los nominados, la Academia, ABC y Jimmy Kimmel. “ 

Sea como fuere todos tratan de descifrar cómo se cometió tamaño error en una ceremonia que es seguida por millones de espectadores. 

Diseños y duplicados
Hay dos juegos idénticos de sobres para cada premio previendo dos situaciones que pueden acontecer: que uno se pueda perder o bien que es necesario estar listos para la entrega a ambos lados del escenario.

Lo singular es que este año se cambió el diseño de los sobres y se optó por unos de color rojo con letras en dorado. Antes eran dorados con letras en negro. Algunos especulan que este cambio en el diseño puede haber provocado dificultades al leerlos y así sobrevino la debacle.

 

Sin embargo, a juzgar por las imágenes que circulan del sobre, no pareciera haber mayores dificultades para su lectura. Y de hecho Warren Beatty no tuvo un problema de lectura sino que sobreinterpretó lo que leía porque al ver el nombre La La Land y por tratarse del premio a la mejor película pasó por alto que también dijera Emma Stone y así “se mandó” anunciando el premio. Se lo vio titubeando al leer lo que decía la tarjeta y de hecho fue su compañera de ceremonia, Faye Dunaway, la que finalmente dice La La Land. 

El premio al peor de los errores
Si bien lo que gana PwC por esta participación no es fundamental para el negocio multimillonario de la consultora, este episodio le puede manchar su prestigio y eso tiene un valor incalculable aún.

Lo sucedido en esta edición 2017 de los Oscar fue ya definido como el error más crucial de toda la historia. Lo más cerca fue en 1964 cuando Sammy Davis Jr anunció equivocadamente la mejor obra musical y también se adujo que le habían dado el sobre equivocado. 

Pero nunca se había cometido un fallo en la premiación del rubro más importante de la noche, el plato fuerte de los Oscar.

De pronto, fue un gran caos y reinó la confusión y sin dudas la gente de PwC sintieron que las piernas les temblaban, fue una gran “metida de pata”

Obviamente ese error se convirtió en el tema principal de los Oscar y circuló en las redes sociales como reguero de pólvora. Si bien todos admiten que se pueden cometer errores no es nada conducente tener asociada la marca de una firma especializada en controlar con la ocurrencia de un error de tal magnitud y con tanta repercusión mediática y social. 

Brian Cullinan, como funcionario de PwC, fue el que entregó el sobre equivocado a Beatty. Y también se dijo que se distrajo mirando a Emma Stone, ganadora del Oscar a la mejor actriz. De hecho publicó un tweet del backstage con la figura de la protagonista de La La Land unos minutos antes. 

 

Y veamos cómo se presentaba junto a su compañera Martha Ruiz antes de la ceremonia que llevó al peor de los ridículos. 

Cuando los representantes de la consultora advirtieron que se había cometido un error entraron en el escenario y frenaron la entrega. Pero ya habían pasado unos "eternos" dos minutos. Y de hecho fue el productor de La La Land el que tomó el micrófono y avisó que la ganadora era Moonlight.

Aquí cómo se revivió la seguidilla de equívocos. 

Eclipsados
A la hora de conjeturar cómo se puede cometer semejante error en uno de los eventos más controlados y ensayados del mundo también caben las especulaciones astrológicas

El día en que se entregaron los Oscar también coincidió con que hacía pocas horas se había generado un eclipse de Sol. La Luna, en su fase nueva, se interpuso entre el Sol y la Tierra y tapó casi totalmente al "astro rey" produciendo el eclipse anular que deslumbró a gran cantidad de aficionados y curiosos de los fenómenos celestes. 

Entonces también intervinieron las explicaciones astrológicas sobre el fenómeno de equivocación con los Oscar. En ese sentido se puntualiza que cuando hay un eclipse se puede esperar lo inesperado. De hecho se anunciaba el fenómeno como un extraño fenómeno que no se repetirá hasta el 2027. 

Simbología de la Luna

Por otra parte, se puede pensar y considerar que el título de la película, “Moonlight” refiere a “Luz de Luna” y ello supone contar con una iluminación que no es del todo fiel a la realidad. A la luz de la Luna no se puede distinguir bien, es el reino de la noche, es el escenario de la confusión, de la ilusión y el ensueño, aunque también de la intuición.

Es todo lo contrario a lo que sucede de día donde el Sol brilla por cuenta propia y aporta claridad a la visión y nos da mayor certeza sobre lo que vemos. ¡Oh Casualidad! Ese día la Luna se interpuso al Sol y lo dejó opacado, eclipsado. Horas más tarde la película ganadora resultó ser “Luz de Luna” aunque al principio reinara la confusión…

Efecto Quirón 
Y, completando el panorama de asociaciones astrológicas también cabe considerar que el protagonista de la película Moonlight lleva el nombre de Chirón (Quirón) en su tercera fase de desarrollo y eso puede tener un significado “oculto”

Quirón o Kirón, que en la película se presenta como “Chiron”  le debe su nombre al inmortal centauro de la mitología griega, el hijo de Cronos y Fílira. 

Quirón es a su vez el nombre de un planeta menor descubierto en 1977 que orbita entre Saturno y Urano y en las cartas astrológicas es conocido como el “sanador herido”, un título que refiere al mito de Quirón

 

Se dice que Quirón fue herido por una flecha envenenada pero no muere por que es el hijo de Cronos (Dios del Tiempo) pero su herida nunca se cierra y sufre de un dolor perpetuo. Si bien puede curar a otros (sanador) no puede curarse a él mismo.  

Esta referencia mitológica está muy en sintonía con el protagonista de la película “Moonlight” que fue finalmente la gran ganadora de los Oscar. En algún punto, Quirón arrastra las heridas del bullying que sufrió de chico y lleva el estigma del descuido y desprotección de su madre. En este caso, en sintonía con el eclipse que provocó la Luna al Sol, Quirón también logró anteponerse y sobreponerse a su “herida” convirtiéndose en el protagonista y ganador del mayor de los escenarios del espectáculo.  


SECCIÓN Marketing