Economía

¿Un sector inmune a la recesión?: por qué en pleno bajón del consumo las ventas de 0Km se disparan

02-03-2017 Numerosas ramas de actividad, como textil, línea blanca o calzados, se ven afectadas por la caída de la demanda. A contramano, dueños de concesionarios celebran un repunte que pocos sectores pueden siquiera imaginar. Los factores que convirtieron a los vehículos en la "mosca blanca" de la economía
Por Juan Diego Wasilevsky
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Los empresarios textiles y los del calzado se quejan de una baja generalizada de las ventas de entre el 20% y el 25%. 

Los supermercados vienen de cerrar un año con un nivel de facturación que, en términos reales, implicó una caída del 14%. 

Los comercios minoristas, en tanto, alertan que las operaciones a través del plan oficial Ahora 12 se frenaron por la irrupción de la iniciativa “Precios Transparentes”, que encareció el financiamiento. 

En medio de estas malas noticias, un rubro vuelve a ratificar el buen momento que está atravesando. Se trata del sector automotor, al menos en el frente comercial, dado que a nivel producción el impacto negativo de un Brasil débil todavía se hace sentir. 

Según datos de la Asociación de Concesionarios (ACARA) el número de vehículos patentados en febrero ascendió a 57.200 vehículos. Esto implicó un crecimiento del 19% respecto del mismo mes de 2016. 

En tanto, el acumulado del primer bimestre totalizó cerca de 152.400 unidades comercializadas, un 44% por encima de igual período del año pasado.

"Luego de un mes excepcional como fue enero, estábamos expectantes para ver si la tendencia hacia arriba se mantenía. Y las cifras muestran que, aun con algunos días hábiles menos, obtuvimos casi un 20% de incremento interanual", sostuvo Dante Álvarez, titular de ACARA. 

"Esperemos que se prolongue esta demanda así finalizamos un primer trimestre que esté entre los mejores de nuestra actividad", amplió. 

En este contexto, la gran pregunta es por qué mientras el consumo en general muestra un panorama débil y, en muchos casos, negativo, la comercialización de autos no deja de repuntar

Y la respuesta que ayuda a develar por qué los patentamientos de 0Km son, hoy por hoy, de los pocos “brotes verdes” que tiene para mostrar el macrismo, no es líneal, sino que obedece a una conjunción de factores

Alberto Príncipe, presidente de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), explicó que estas tasas de crecimiento difíciles de imaginar en otros sectores responden a cuatro variables principales: 

-Una oferta muy sostenida por la normalización en el manejo de las importaciones

-Un Brasil en crisis y con sobrestock que sigue despachando vehículos hacia la Argentina a precios bonificados

-Terminales que apuestan a una agresiva estrategia de financiación para mover el exceso de inventario

-Y, un factor fundamental, está en los consumidores que activan sus decisiones de compra porque entienden que adquirir un 0Km hoy representa una oportunidad

“La oferta está muy sostenida y hoy es posible obtener condiciones de financiamiento mucho más ventajosas que en otros sectores. Pero este escenario no será permanente. Sabemos que es una situación concreta generada por la crisis de Brasil, el principal exportador de Sudamérica, que encuentra en la Argentina un mercado para colocar su sobrestock”, apuntó el directivo. 

“Como los autos que importan hoy terminan saliendoles más baratos a las terminales, éstas se encuentran con un resto como para avanzar con ofertas de contado o planes de financiación a tasas competitivas. La gente ha ido notando esta tendencia y hoy entiende que adquirir un 0Km es una oportunidad por tiempo limitado”, amplió. 

El director comercial de una marca de primera línea, que pidió off the record, también apuntó al “factor Brasil” como una de las principales causas para entender por qué el mercado argentino está en plena “ebullición”. 

“La realidad es que hoy es muy buen negocio traer autos desde el país vecino, porque llegan a precios que hoy pueden estar entre un 10% y un 20% por debajo de los del año pasado. Esto significa un enorme incentivo. Pero no todo es ganancia: la rentabilidad está creciendo a un menor ritmo que las ventas, porque se está resignando algo de margen para hacer más tentadora la oferta, apuntó. 

Este movimiento quedó plasmado en las estadísticas: según datos oficiales, en 2016 se importaron vehículos por casi u$s4.500 millones, un 33% más que en 2015, constituyéndose así en el rubro con mayor dinamismo

Mientras que en enero la tendencia positiva se mantuvo, de la mano de operaciones que sumaron u$s330 millones, lo que significó un alza interanual del 10%. 

En paralelo, si se analiza el listado de los vehículos más vendidos de la Argentina, se observa que muchos modelos Made in Brasil” experimentaron aumentos de precios que se ubicaron muy por debajo de la inflación y de las subas salariales.

Esto implicó que se abarataron en términos reales para los bolsillos de los argentinos

Tal es el caso del Volkswagen Gol Trend, que hoy arranca en cerca de $204.000, un 17% más que en febrero de 2016, es decir, unos 20 puntos por debajo del índice de precios acumulado en los últimos doce meses, según un relevamiento de Economía & Regiones. 

Esto explica, en gran medida, el terreno que está recuperando el modelo chico de VW: en diciembre pasado había culminado en el quinto escalón del ranking de los autos más vendidos, siendo además superado durante varios meses consecutivos por la Toyota Hillux. 

En febrero, el Gol Trend volvió al puesto número uno. 

Si se considera el Chevrolet Onix, no sólo no subió, sino que su precio nominal bajó un 0,4%, lo que a su vez se tradujo en un abaratamiento de casi 37% -en términos reales- en los últimos doce meses. 

En el caso del Toyota Etios, este modelo se encareció 27% (nominal) el último año. Así y todo, este incremento se ubicó 9 puntos por debajo de la inflación acumulada para ese mismo lapso. 

La contracara de este boom está en el mercado de autos usados: si bien en enero hubo una tenue recuperación, del 11%, lo cierto es que el sector viene de sufrir un duro 2016, con una contracción de casi 15% y casi 270.000 unidades menos. 

“Muchos propietarios de usados piensan que su vehículo sigue valiendo lo mismo que hace unos meses, y no tienen en cuenta las bajas en el segmento de los 0Km. Al no estar dispuestos a largarlos por un menor valor, hay más compradores que se están volcando por modelos nuevo”, apuntó Príncipe. 

Puesta al día 
En diálogo con iProfesional, Santiago Rodríguez, responsable de Ventas de Hyundai, destacó un punto no menor: si bien son de destacar las altas tasas de variación, las mismas responden en gran parte a que se está comparando contra un primer bimestre de 2016 que había sido flojo en cuanto a ventas

“Veníamos de tres años de fuertes limitaciones en materia de importaciones. Entonces, si bien el aumento de los patentamientos luce muy elevado, esto en gran medida tiene que ver con el escenario del que veníamos, que estuvo caracterizado por limitaciones muy importantes por el lado de la oferta”, indicó el directivo. 

Esto llevó a que clientes fieles a algunas marcas decidieran posponer la compra de una unidad.

Sin embargo, con el levantamiento de las restricciones al comercio exterior, esta demanda se fue viendo normalizada con una "puesta al día". 

En el caso de Huyndai, los patentamientos durante el primer bimestre se dispararon casi 500% respecto a igual período de 2016.

La peformance de la compañía de origen coreano no es un caso aislado, sino que una dinámica similar se observa en otras marcas cuyo portfolio está conformado principalmente por vehículos importados extrazona, es decir, por fuera del Mercosur. 

Tal es el caso de Volvo (+780%), BMW (+625%), Porsche (+550%), Mini (+365%) y Subaru (+110%), por citar algunos. 

Frente a este despegue, Rodríguez explicó que “si bien el Gobierno normalizó el proceso de importación casi desde el día uno desde que asumió, lo cierto es que todo el proceso logístico que implica traer un auto desde Asia puede llevar hasta 120 días”. 

“Por eso el primer bimestre de 2016 hubo poca oferta. Sin embargo, ya a partir de junio esta variable se fue acomodando y hoy contamos con una propuesta sólida”, amplió. 

La cuenta pendiente
Si bien desde ACARA hay cierta cautela respecto a cómo reaccionará la demanda de ahora en más, en algunas terminales reina el optimismo

Desde Volkswagen Argentina, por ejemplo, proyectan un incremento de las ventas globales de entre el 10% y el 15% para 2017, lo que implicaría un piso asegurado de 800.000 unidades. 

Sin embargo, quienes más están capitalizando esta mayor demanda son las terminales brasileñas

Las fábricas locales, tras un 2016 para el olvido, culminaron enero con 26.760 unidades producidas, una cifra que dejó un sabor agridulce: implicó un 33% menos que en diciembre y un alza internual del 50%.

Sin embargo, como enero del año pasado había sido tan flojo, pocos directivos se atrevieron a festejar. 

De hecho, marzo arrancó con malas noticias para los sindicatos: Volkswagen anunció que dejará sin tareas a 600 operarios en su planta de Pacheco durante 30 días, mientras que General Motors hará lo propio con 350 trabajadores por nueve meses en Santa Fe. 

"Desde 2014 la industria automotriz en Argentina enfrenta una situación delicada, con una contracción del 35% del mercado local y una caída del 50% de la industria brasileña que repercutió en la producción nacional, que hoy se encuentra en un 45% de su capacidad", advirtió la compañía alemana a través de un comunicado. 

Desde ADEFA, entidad que nuclea a las terminales que operan en la Argentina, advirtieron que resulta fundamental "comenzar a trabajar en conjunto en una agenda común y en todas las variables que hacen a la sustentabilidad tales como  insumos, productividad, capacitación y formación de personal, carga impositiva, costos logísticos, desarrollo de proveedores y la apertura de nuevos mercados”. 

Por Juan Diego Wasilevsky - juandiego@iprofesional.com
SECCIÓN Economía