Economía

Brote en peligro: automotrices avanzan con suspensiones, cae la producción y ventas a otros países

03-03-2017 El nivel de actividad en este sector se desplomó un 30% en febrero. Las exportaciones también se redujeron y tanto las automotrices como el Gobierno miran con preocupación la situación de Brasil, el principal comprador de autos argentinos, que no logra salir de su crisis
Por Juan Diego Wasilevsky
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Malas noticias vuelve a entregarle la industria automotriz al Gobierno macrista. 

Tras festejar los números alentadores de producción y exportaciones corresponidentes a enero y luego de los datos muy positivos de patentamientos del primer bimestre, el nivel de actividad del sector demuestra que las terminales todavía están lejos de la ansiada recuperación

Según datos publicados por la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA), en febrero la producción de autos totalizó poco más de 24.000 unidades.

Se trató de una preocupante caída del 10% respecto de enero, al tiempo que significó un derrumbe de casi 30% respecto al mismo mes de 2016. 

No sólo eso: si se analiza la tendencia se observa que el dato de febrero arrojó el nivel más bajo de producción en 14 meses. 

Se trata, sin dudas, de un resultado muy negativo, dado que en enero se había logrado un salto del 50% en la cantidad de vehículos fabricados.

Si bien es cierto que enero de 2016 ofrecía una base de comparación muy baja, también es verdad que el arranque del 2017 había entusiasmado a los directivos de terminales, que se entusiasmaban frente a lo que parecía ser una primera señal de recuperación.

Las exportaciones tampoco arrojaron buenas noticias: en febrero se despacharon 12.930 vehículos al exterior, casi 9% menos que en igual período del año pasado. 

Desde ADEFA no dudaron a la hora de señalar al causante de esta crisis que enfrenta el sector: Brasil. 

En los buenos tiempos llegó a adquirir cerca de la mitad de los autos producidos por la Argentina, siendo responsable además de aspirar más del 80% de las unidades exportadas por las terminales nacionales. 

"Estos volúmenes reflejan el impacto de la caída de la demanda por parte de Brasil que, sólo en febrero, registró una contracción del 65%", advirtieron desde la entidad. 

Para graficar el estado actual del mercado, basta señalar que en el primer bimestre de 2013, el país vecino compró a la Argentina 42.800 vehículos. 

Entre enero y febrero de este año, en cambio, apenas importó 13.450 unidades, es decir casi un 70% menos. 

Los problemas económicos que enfrenta la administración del presidente Michel Temer están afectando gravemente los niveles de consumo. Y las ventas de 0Km no escapan de la tendencia. 

En el mercado brasileño, los patentamientos arrancaron el año con cifras en rojo: en enero las ventas habían caído un 5% interanual, mientras que en febrero se profundizó el estancamiento de la demanda, con una contracción de casi 8%. 

Para ilustrar la situación que vive el país vecino, hace tres años, cuando recién se sentían los primeros síntomas de esta crisis, los concesionarios vendían a un ritmo de 12.000 unidades por día en promedio.

En febrero último, en cambio, durante cada jornada que las agencias abrieron sus puertas despacharon apenas 7.400 autos, casi 40% menos. 

Desde Fenabrave, entidad que nuclea a los concesionarios de Brasil, afirman que el mercado debería comenzar a repuntar recién a partir del segundo semestre.

"Los bajos niveles de confianza hicieron que las familias y las empresas disminuyan sus niveles de consumo, retrasando así la decisión de compra de vehículos 0Km", afirmó el presidente de la cámara, Alarico Assumpção Júnior 

Doble impacto
Sin embargo, mientras se espera esta ansiada recuperación, la Argentina sufre por partida doble: por un lado, porque la menor demanda del mercado brasileño está agravando el déficit comercial. En segundo lugar, porque la baja de las exportaciones repercute en los niveles de producción y esto agrega más tensión a la compleja situación laboral que atraviesa la industria. 

Respecto del primer punto, el intercambio bilateral arrojó un saldo deficitario en u$s634 millones, constituyéndose en el peor resultado para el mes de febrero desde 2012. Según la consultora Abeceb, el desbalance en el intercambio automotor es el principal responsable de este número negativo. 

En relación al nivel de actividad, marzo arrancó con malas noticias para los sindicatos: Volkswagen viene de anunciar que dejará sin tareas a 600 operarios en su planta de Pacheco durante 30 días, mientras que General Motors hará lo propio con 350 empleados por nueve meses en Santa Fe. 

Cabe destacar que GM exporta el 80% de su producción y Brasil es el socio por excelencia de Argentina. 

En tanto, desde Volkswagen informaron que "desde 2014 la industria automotriz enfrenta una situación delicada, con una caída del 50% de la industria brasileña que repercutió en la producción nacional, que hoy se encuentra en un 45% de su capacidad". 

Frente a estos niveles de caída, desde ADEFA destacaron el "esfuerzo de las terminales automotrices por desarrollar nuevos mercados". 

En este sentido, resaltaron el incremento de las exportaciones a destinos como Guatemala, Panamá, Costa Rica, Honduras, Perú y Nueva Zelanda, por mencionar algunos. 

Si bien las estadísticas muestran un aumento de la demanda de estos mercados, la realidad es que la diversificación de las ventas al mundo que permita reducir la "Brasildependencia" es un camino difícil, asociado en gran medida a los problemas de competitividad de la industria nacional. 

Pese a la cercanía cultural y logística, un país limítrofe como Chile, por ejemplo, le compró menos de 1.500 vehículos a la Argentina en el primer bimestre, lo que representó un share del 6%.

El problema que enfrentan las terminales nacionales es que Chile no está atado al Mercosur e importa autos sin ningún tipo de arancel, quitándole atractivo a los modelos con sello albiceleste. 

México, en tanto, pese al acuerdo bilateral que existe hace años y que fija un cupo libre de impuestos para ambos países, lleva compradas tan sólo 988 unidades, lo que se tradujo en una participación de menos del 5%. 

Ventas mayoristas, hacia arriba
A contramano del resto de los indicadores, las ventas mayoristas sí experimentaron un crecimiento: en febrero, las terminales despacharon a la red de concesionarios más de 65.000 vehículos, lo que representó una suba de casi 26%. 

Esto está vinculado con el dinamismo de las ventas minoristas: según datos de la Asociación de Concesionarios (ACARA), en febrero se patentaron 57.200 unidades. Esto implicó un crecimiento del 19% respecto del mismo mes de 2016. 

En tanto, el acumulado del primer bimestre totalizó cerca de 152.400 0Km comercializados, un 44% por encima de igual período del año pasado.

Así las cosas, el sector muestra dos caras muy antagónicas: mientras caen la producción y las exportaciones, las ventas internas se disparan

Alberto Príncipe, presidente de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), explicó que estas tasas de crecimiento difíciles de imaginar en otros sectores responden a cuatro variables principales: 

-Una oferta muy sostenida por la normalización en el manejo de las importaciones. 

-Un Brasil en crisis y con sobrestock que sigue despachando vehículos hacia la Argentina a precios bonificados. 

-Terminales que apuestan a una agresiva estrategia de financiación para mover el exceso de inventario. 

-Y, un factor fundamental, está en los consumidores que activan sus decisiones de compra porque entienden que adquirir un 0Km hoy representa una oportunidad. 

“La oferta está muy sostenida y hoy es posible obtener condiciones de financiamiento mucho más ventajosas que en otros sectores. Pero este escenario no será permanente. Sabemos que es una situación concreta generada por la crisis de Brasil, el principal exportador de Sudamérica, que encuentra en la Argentina un mercado para colocar su sobrestock”, apuntó el directivo. 

Así, el mal momento que atraviesa la economía brasileña no sólo provoca que las terminales nacionales exporten y produzcan menos. También genera que se esté dando una oleada importadora que alimenta la oferta, de la mano de autos a precios promocionales. 

El Gobierno, mira con preocupación este escenario en el que la industria y el empleo son los grandes perjudicados. Los compradores argentinos, a la luz de las estadísticas de patentamientos, parecen agradecidos

SECCIÓN Economía