Legales

CFK en Comodoro Py: no contestó preguntas y afirmó que "los contratos de alquiler con Cristóbal López y Báez son genuinos"

07-03-2017 En el marco de la causa "Los Sauces", la ex presidenta afirmó que "los contratos de alquiler con Cristóbal López y Lázaro Báez son genuinos", calificó la acusación por lavado de "descabellada" y avisó que podría acudir a la Corte Suprema y organismos internacionales por "violación de garantías"
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La ex presidenta Cristina Kirchner fue este martes a los tribunales de Comodoro Py con la misma estrategia que sus hijos, Máximo y Florencia, lo hicieron el lunes. Se presentó temprano y, como si realizara un trámite exprés, entregó un escrito ante el juez Claudio Bonadio que la había citado a indagatoria por la causa Los Sauces.

De esta manera, la ex mandataria evitó responder preguntas sobre la investigación por presunto lavado de dinero y aprovechó para denunciar "persecución política" y "violación de garantías".

Apenas contestó unas preguntas de rigor. Cuando una empleada del juzgado de Bonadio que estuvo a cargo del trámite de indagatoria la interrogó con quién vivía, la ex mandataria le respondió con humor en medio de un clima tenso: "Con mi perrita, Lolita". "Me refiero a personas", insistió la secretaria que evitó consignar en el acta la alusión a la mascota.

Pidió que ningún empleado sacara fotos. Al cruzarse con Bonadío, no lo saludó.

En lo que refiere a los estrictamente jurídico, solicitó su sobreseimiento, calificó de "descabellada" la imputación en su contra y se reservó el derecho de "acudir ante la Cámara Federal de Casación Penal, la Corte Suprema de Justicia de la Nación y los Organismos Internacionales de Derechos Humanos por las vías legales pertinentes".

La ex mandataria llegó puntual para su tercera indagatoria desde que dejó el poder y entró al edificio de los Tribunales de Retiro junto a su abogado Carlos Beraldi. No pudieron ingresar el grupo de dirigentes y ex funcionarios que la acompaña habitualmente, entre los que se destaca el ex jefe de los servicios de Inteligencia Oscar Parrilli.

"Los contratos de alquiler son legales y genuinos", sostuvo en el escrito de 45 páginas la ex mandataria en referencia a las locaciones que pagaron a la empresa Los Sauces los empresarios cercanos a su gobierno, Cristóbal López y Lázaro Báez.

Cristina ya había insinuado ayer lo que haría esta mañana ante la Justicia. Luego de que sus hijos fueran a los tribunales de Retiro por esta misma causa, la ex presidenta tuiteó furiosas críticas contra el Gobierno.

Aseguró que su citación a indagatoria respondía a una necesidad del Gobierno nacional para "tapar este desastre", en relación al crítico momento que vive el oficialismo.

Días antes, también le transmitió a sus seguidores, a "todos y todas", que "hagan que el Gobierno vea al pueblo", e instó a que "marchen junto a los trabajadores y trabajadoras" en la movilización convocada por la CGT, en vez de acompañarla a ella a los tribunales.

"Poner la energía y las ganas en Comodoro Py, por una convocatoria más de Bonadio, no vale la pena", había dicho. De todas maneras, el gobierno dispuso un fuerte operativo de seguridad que se vio este lunes en la convocatoria de Máximo y Florencia, y continuará ante la certeza de movilizaciones en apoyo a la ex jefa de Estado.

Ahora Bonadio quedará en condiciones de resolver la situación procesal de los involucrados, sospechados de haber formado parte de una organización desde marzo de 2003 hasta diciembre de 2015 para dar figura lícita a dinero que recibían en supuestos "retornos" de los negocios de obra pública concedidos a Cristóbal López y Lázaro Báez.

No es la primera vez que Cristina Kirchner cumple con el trámite de indagatoria: ya enfrentó en abril pasado a Bonadio en la causa "dólar futuro" por "administración infiel", y en octubre al juez Julián Ercolini, quien también la procesó por asociación ilícita por la concesión de obra pública.

En la causa "Los Sauces" la ex familia presidencial es investigada por presunto lavado de dinero a través del cobro de alquileres a empresarios que se beneficiaron con la obra pública durante la última década, como el detenido Báez y Cristóbal López, quienes también están imputados en el expediente.

Bonadio sostuvo haber detectado una serie de "irregularidades" en el funcionamiento de "Los Sauces" y de la sucesión de Kirchner y por eso ordenó la intervención.

SECCIÓN Legales
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR