Economía

SanCor no recibió ayuda del Gobierno, cerró cuatro plantas y dejó cesantes a 500 trabajadores

08-03-2017 La empresa espera el cierre de otras dos usinas y si no aparece un comprador o un auxilio financiero, peligra el empleo de otros 1.000 empleados
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El directorio de la empresa Sancor cerró cuatro de sus plantas y dejaría en la calle a 500 trabajadores.

La decisión de la empresa lechera se tomó luego de la negativa del gobierno de Mauricio Macri de ayudar a la compañía que hoy para hacer frente a una millonaria deuda que se ha tornado impagable. No solo por la acumulación de intereses sino también por los gastos que tiene una estructura de negocio que quedó desbordada por el derrumbe del consumo y de la propia actividad provocada por las inundaciones en la cuenca de Córdoba y Santa Fe.

Las plantas suspendidas son las de las localidades de Brinkman, Charlone, Moldes y Centeno -todas en la provincia de Santa Fe-, donde los encargados recibieron la orden de no recibir materia prima, informó el sitio especializado Nuestro Agro.

Pablo Moyano, secretario adjunto del gremio de Camioneros, advirtió anoche a través de un comunicado que corren riesgo 500 puestos de trabajo del ramo lácteo en su actividad. Ese es el número de trabajadores que reunen cuatro plantas.

Pero no serían las únicas afectadas. La empresa busca bajar de 15 a 9 establecimientos en operación y achicar la nómina de 4.000 a 2.500 trabajadores. De ahí que aún peligran los empleos de otros 1.000 operarios.

La Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra) aclaró -también en un comunicado que SanCor- confirmó "la necesidad de producir una reestructuración en la empresa" que implique un "achique en la cantidad de plantas, usando los mismos procedimientos que se han usado en el pasado como son los retiros voluntarios, las jubilaciones y los traslados".

"Hasta el día de la fecha, no se han registrado envíos de telegramas de despido", precisó el texto de la cámara que representa a la actividad lechera.

La cooperativa -que ya estuvo a punto de hundirse antes y el kirchnerismo le consiguió un acuerdo para vender leche en polvo a Venezuela como una salvación- está con problemas para pagar los sueldos de los empleados, mientras que los productores anotan retrasos de hasta 180 días para cobrar por la materia prima entregada.

Así es que el directorio de SanCor busca un nuevo comprador o alguna forma de auxilio financiero.

Dos semanas atrás, se reunieron los empresraios con el presidente Mauricio Macri fue en la Casa Rosada. Le habrían presentado un plan de reestructuración y un pedido de ayuda financiero por $4.000 millones.

El Gobierno se negó porque consideró irresponsable de parte de la empresa convalidar un 40% de aumento en los sueldos, complicando al resto de la industria, luego de haber necesitado desprenderse de su línea de postres y yogures y flanes para recapitalizarse. También, según Clarín, les habría recordado que ya les habían prestado $250 millones.

Ahora, la láctea de Santa Fe y Córdoba negocia otro crédito por u$s450 millones con distintos bancos para capear la crisis, sin aportes del Estado.

La cooperativa emplea a un total de 3.987 personas, con un sueldo promedio de bolsillo de 40.000 pesos.

En las cuatro plantas en cuestión no se elabora leche fluida, sino que se realizan otros productos lácteos. Las plantas de otras empresas de la zona cercana a Rafaela (como Williner y Saputo) están trabajando con los tamberos que SanCor está abandonando.

 

 

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR