Negocios

Cabrera: “El verdadero problema de Sancor son sus empleados”

09-03-2017 El ministro de Producción afirma que la empresa está mal administrada, mientras que desde el gobierno de Santa Fe abogan por un salvataje
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El destino de Sancor, que aparece como el ejemplo más cabal de la crisis que afecta a toda la industria láctea, sigue sin encontrar un giro favorable. Ahora, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, disparó hacia la empresa al decir que “el verdadero problema son sus empleados”.

Cabrera opinó esta mañana acerca de la situación de la empresa Sancor y del reciente cierre de 4 plantas, que implicó el despido de 500 trabajadores. Consideró que “Sancor es una empresa grande con muchos problemas desde hace muchos años” y sostuvo que la compañía “se metió en un problema serio” cuando, durante la gestión kirchnerista, fue “un exportador importante de leche en polvo a Venezuela, y Venezuela le dejó de pagar”.

“La empresa amplió su estructura en forma desmesurada, no fue cuidadosa con sus costos”, evaluó el ministro de Producción en una entrevista con radio Mitre en la que indicó que, “por supuesto”, en esa etapa, la compañía “tuvo sus beneficios porque le vendía la leche en polvo al Estado venezolano a más del doble del precio internacional”.

Cabrera desconoció la baja en el consumo y, contrario a lo expresado por la empresa, opinó que "el verdadero problema de Sancor no son los tamberos, sino sus empleados". Además, dijo que, a pesar de que desde el Gobierno intentaron "ayudarlos", "es una compañía a la que le cuesta mucho funcionar".

Gestiones para el salvataje
Este jueves directivos de Sancor se reunieron con representantes del Gobierno en el ministerio de Agroindustria. Según trascendió por medios radiales, la compañía habría solicitado una suma de $4.500 millones para continuar funcionando. Sin embargo, desde el Gobierno previamente habían advertido que ya se le prestaron $500 millones a la empresa sin que se obtuvieran resultados positivos. La cuestión es que, tal como adelantamos en iProfesional, no se liberarían fondos sin una importante reestructuración de la firma.

Por otra parte, desde Santa Fe se pidió al Gobierno nacional que no se deje caer a la empresa, porque eso tendría repercusiones muy negativas en la economía de la provincia.

El ministro de la Producción santafesino, Luis Contingiani dijo que “la postura del Gobierno nacional es clara y no la comparto: que se concurse y se venda. Para nosotros no es una respuesta en sí misma. Hay que entender que el problema le estalla a la provincia de Santa Fe. Hay un montón de empresarios, transportistas, trabajadores que dependen de la cadena de Sancor. Hay más de 20 pueblos involucrados y una red de pequeñas cooperativas que quieren saber qué hacen con la leche y los pagos atrasados. Sancor no puede tener una mirada desde el Código Civil o desde la Quiebra;no es una respuesta, es de una complejidad por estructura, por tamaño e impacto social y productivo muy grande. Tiene que tener una mirada más abarcativa".

Contingiani agregó que una de las salidas posibles es "apostar a un plan de reestructuración de la cooperativa a fondo, que incluya al modelo gerencial, que lo replantee y que permita sostener al modelo cooperativo en sí mismo, que debería ser una apuesta de políticas públicas provinciales (Santa Fe y Córdoba) y nacionales, en un marco de reestructuración a fondo. No creo que sea una buena noticia que haya un actor privado o una multinacional operando lo que quede de esta cooperativa. Porque aquellos que inviertan lo van a hacer en un plan de reestructuración a fondo y va a quedar gente en la calle: productores y transportistas", sentenció.

Entre Ríos también en crisis
La firma láctea entrerriana Cotapa, con base en Paraná, es otra de las firmas que entra en la espiral de la crisis del sector. Esta compañía decidió frenar la producción, con lo que entra en riesgo la fuente laboral de 400 personas.

La falta de financiamiento, la difícil situación del sector y las deudas serían los motivos que esgrimen los empresarios para dejar de producir por un lapso que aún no fue confirmado.

SECCIÓN Negocios