Economía

Informe revela que, en las provincias, los sueldos estatales son 20% más altos que los privados

16-03-2017 Según un reporte de Ieral, la diferencia salarial supone un "círculo vicioso" que sube la presión tributaria sobre el sector privado y dificulta el empleo
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
En un momento en que la pugna por los salarios públicos en las provincias transita un periodo de alta conflictividad, animado por un contexto inflacionario que supera las expectativas oficiales, surgen perspectivas que comparan los niveles de las remuneraciones estatales con las privadas, y que afirman que las primeras deben moderarse para no colocar a las empresas en una situación insostenible.

Según un informe del Ieral (Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana) de la Fundación Mediterránea, el nivel de los salarios públicos en las provincias es, en promedio, un 20% superior al de las remuneraciones del sector privado. La excepción a esta regla se da en el territorio de CABA y en las provincias de Chubut y Neuquén.

El informe detalla que las provincias con alta proporción de empleos públicos enfrentan cada vez más problemas para sostener los salarios estatales.

Además, advierte que los sueldos provinciales altos propician un “círculo vicioso”, por el cual las políticas fiscales y la alta presión tributaria requeridas para solventarlos, desalientan las inversiones y el empleo privado. Al final, esto terminaría afectando la capacidad del estado de recaudar impuestos.

El Ieral indica que el estancamiento de la economía argentina se inició en 2011, con una mala productividad e incapacidad de las empresas de mantener el salario real de sus trabajadores. Este fenómeno habría sido ignorado por un número importante de provincias, donde el continuo crecimiento de los salarios estatales genera una divergencia significativa con respecto al sector privado.

En un paisaje donde la productividad no mejora, y aparte los salarios públicos regionales tienen un mejor desempeño -afirma el Ieral-, se complica la situación para el sector privado en general.

Acerca de cómo los estados provinciales pueden pagar mayores incrementos salariales, Ieral explica que lo hacen recurriendo a más fondos. Ese dinero proviene de una mayor presión impositiva, endeudamiento o reducción de la obra pública. Esto no solo genera un deterioro de la calidad de la infraestructura, sino que presiona a mayores costos salariales al sector privado, que no son sostenibles en el tiempo.

Provincias que pagan más y menos
En el grupo de provincias que son capaces de pagar salarios públicos mayores que los privados se encuentran las consideradas “grandes”, como Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Entre Ríos.

Para el Ieral, la posibilidad de sueldos altos provinciales está vinculada con la magnitud de la planta de personal: a aquellas provincias que tienen muchos empleados les cuesta contar con fondos para pagar salarios elevados. El informe detalla que las provincias con un mayor porcentaje de empleados públicos en relación a la población total, tienden a pagar salarios promedios que son inferiores a los privados.

En el grupo de provincias en las que el salario privado tiene un promedio superior al del público, están varias petroleras (Neuquén, Santa Cruz y Chubut), donde claramente en el sector del petróleo se pagan mejores sueldos. También está la Ciudad de Buenos Aires, donde residen las casas matrices de las grandes empresas. Las provincias de San Luis –posiblemente como consecuencia de la estructura creada por la promoción industrial– y Buenos Aires aparecen también en este grupo.

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR