Marketing
Así son las nuevas oficinas del Gruppo Campari en Puerto Madero
21-03-2017 Se trata de un área de 663 m2 que refleja el espíritu y la historia de la marca, pero también la audacia y el trabajo en equipo. Se privilegiaron los espacios comunes, para potenciar el trabajo en equipo; y lugares de privacidad, para fomentar la concentración. Fue diseñado por el estudio EEI
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Gruppo Campari anunció la inauguración de sus oficinas en Olga Cossettini 243 de Puerto Madero, un espacio de 663 metros cuadrados donde trabajarán más de 150 personas.

De este modo, la empresa acompaña el desarrollo de su plan estatégico en el país con sus nuevas instalaciones, diseñadas por Paula de Elía y Milagros Irastorza del Estudio EEI, quienes buscaron incrementar los espacios cerrados comunes para que cada colaborador del Gruppo pueda utilizarlos libremente cuando necesite un lugar con privacidad y tranquilidad.

“Campari nos encomendó que sus nuevas oficinas, además de dar respuesta a la nueva dinámica de la empresa, pudiera expresar el espíritu del grupo, su contemporaneidad, frescura, audacia, pero sobre todo su estilo e historia”, indicó la arquitecta Paula de Elía.

“Para esto se trabajó el concepto de diseño desde el inicio junto a las áreas de Recursos Humanos y Marketing de la empresa, para responder a los requerimientos y estar alineado con las nuevas campañas sin identificarse con una marca en particular, sino con todas”, completó.

Si bien el Gruppo Campari no tiene un layout preestablecido para la ambientación de sus oficinas, se caracteriza por dar plena libertad, alentando la creatividad. Cada locación busca el espacio que considere conveniente, respetando ciertos tópicos fundamentales, excelente ubicación, espacios de trabajo abiertos e integrados, una estética cuidada y de calidad.

La premisa es que el lugar transmita los valores del portafolio premium de la compañía, compuesto por más de 50 marcas, como Aperol, Campari, Cinzano, Cynar, SKYY Vodka, Appleton Estate, Wild Turkey y Grand Marnier.

El objetivo fue lograr un espacio muy funcional, abierto, que promoviera el trabajo en equipo y el encuentro más una variada propuesta de áreas comunes colaborativas y de concentración individual.

El proyecto se diseñó a partir del gran bar comedor, con la barra como protagonista, dentro de un espacio flexible, donde se integran el bar, el comedor y una cocina.

La barra es la verdadera recepción y punto de encuentro, donde llevar a un invitado, preparar un trago, trabajar, tener reuniones informales y eventualmente organizar eventos. El sector del comedor se organiza a partir de mesas rectangulares que se unen para almuerzos en grupo.

Se propuso un espacio de materiales nobles y simples: piso de madera natural, revestimientos y tapizados blancos, muebles de madera, donde el color solo lo aportan las botellas de las marcas del grupo

Las áreas de trabajo privilegian las vistas y la entrada de luz natural, todas ellas comparten un espacio abierto donde se disponen las grandes mesas de trabajo y en los extremos se organizan las oficinas de directores y salas de reunión, de mucha transparencia, identificadas cada una con un trago especial y sus instrucciones para prepararlo.

Alrededor del núcleo de servicios se disponen las áreas de apoyo: lockers, zonas de impresión, salas técnicas, guardarropas, boxes de concentración, y una gran sala de ventas planteada como una caja de vidrio rojo, color que está presente en todos los espacios.

Se eligieron colores neutros y claros para paredes, carpinterías, mesas de trabajo, y losas, que se dejaron vistas. El contraste lo dan las alfombras en gris oscuro y el núcleo que sirve de base para el arte, a cargo del artista Elián Chali, diseñado para cada espacio.

Por su parte, los murales se realizaron in situ y sintetizan con sus líneas simples y dinámicas el flujo del trabajo de las oficinas. La intervención planteada por Elian fue considerando una fuerte presencia del color identitario -rojo-, buscando hacer foco en el desarrollo de formas orgánicas y blandas para las salas de reuniones, con el fin de generar un sentido de espacialidad armónico.

En el caso del corredor y sala abierta, el fondo de la obra es oscuro y su composición estrictamente ordenada. La búsqueda de concebir una especie de manto que envuelva los escritorios, es generar sentido de confrontación con el río, en el que el contraste realce la naturaleza.

La geometría y abstracción son un sello del artista. Resultaba esencial trabajar las expresiones artísticas en las oficinas, con lenguajes no figurativos para dar espacio al vuelo y no competir con el trabajo diario. Generar un espacio de concentración.

Del mismo modo, la empresa tuvo en cuenta la sustentabilidad del ambiente promoviendo la separación de residuos y el reciclado de papeles. Se fijaron los termostatos reguladores de temperatura para no utilizar energía en exceso.

La disposición de las oficinas está orientada hacia la luz natural en todos los ambientes posibles a fin de generar una apertura espacial permitiendo de este modo reducir notablemente el consumo de electricidad destinada a iluminación.

También se buscó priorizar el flujo de luz natural a los fines de generar una apertura espacial donde la belleza del entorno urbano se luzca y esté al alcance de todos los colaboradores.

SECCIÓN Marketing