Negocios

Dato clave: deuda de YPF supera al valor de la firma en el mercado

19-03-2017 La petrolera aumentó su demanda de créditos y el total de pasivos suma casi u$s10.000 millones, cifra 20% superior al valor de mercado 
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Por primera vez en casi dos décadas, YPF tuvo que anotar pérdidas por $28.379 millones en su resultado neto. Los datos corresponden al cierre del 2016 que la compañía comunicó días atrás ante los inversores locales y extranjeros.

Los fríos números dan cuenta de que la acción de la petrolera pasó de generar una ganancia de 11,68 pesos en el 2015 a una pérdida de 72,13 en el 2016. Con las últimas cotizaciones de las acciones, el valor de YPF para los mercados se ubicaba en torno a los 9.000 millones.

Pero el 2016 marcó otro hito: su deuda total ya es superior al valor de mercado de la empresa. Según datos que surgen del balance, al cierre de diciembre del 2016 los pasivos (corrientes y no corrientes) totalizaron $154.345 millones, un valor equivalente a unos u$s 9.587 millones.

Desde que las nuevas autoridades se hicieron cargo de la empresa, varios son los funcionarios y analistas que vienen alertando sobre el endeudamiento de YPF. Y no es para menos:

- Hacia fines del 2011, meses previos a la expropiación de las acciones por parte del Estado a la empresa Repsol, los pasivos llegaban a los u$s2.800 millones

- Para diciembre del 2015, momento en que el kirchnerismo deja su dirección, ese valor se disparó a los casi u$s8.000 millones, triplicando los valores preexpropiación.

- A la fecha, la petrolera aumentó su demanda de créditos y el total de pasivos suma casi u$s10.000 millones

- Esta última cifra resulta un 20% superior al valor de mercado que presenta la empresa.

La mayor parte de las colocaciones de deuda estuvo a cargo de Daniel González Casartelli, CFO (director financiero) de YPF y hombre de confianza de Galuccio.

Se desempeñó durante 14 años en el banco de inversión Merrill Lynch en Buenos Aires y Nueva York con altos cargos. Es el CFO de YPF desde julio de 2012 y director suplente desde abril de 2016.

El ejecutivo fue uno de los pocos hombres de confianza de Galuccio que se mantuvo en el cargo, pese al nombramiento de Ricardo Darré como CEO de YPF y el nuevo presidente Miguel Ángel Gutiérrez.

Su permanencia genera incógnitas, ya que desde el entorno del presidente Mauricio Macri lo consideran responsable del endeudamiento que registró la compañía desde su ingreso a la firma.

Aportando otro punto de referencia se puede decir que la deuda tomada por la empresa a partir de su estatización (más de u$s6.700 millones en el período 2011-2016) supera holgadamente al pago que hizo oportunamente el Gobierno a la española Repsol por la expropiación del 51% de sus acciones, consigna el diario de Río Negro.

 

 

SECCIÓN Negocios