Negocios
El acuerdo de productividad con los gremios impulsa inversiones en Vaca Muerta
20-03-2017 La petrolera estatizada, YPF, anunció esta semana diez nuevos planes de exploración en el yacimiento ubicado en Neuquén y el Grupo Techint de Paolo Rocca se dispone a presentar un programa de desarrollo para la zona                                     
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Mientras el acuerdo entre empresarios, gremios y el Gobierno para impulsar la explotación de Vaca Muerta, se apresta a entrar en vigor -el jueves llegó la última firma previa a la homologación-, YPF anunció esta semana 10 nuevos planes de exploración del yacimiento para este año.

Además, esta semana la firma Techint anunciará un importante plan de inversiones para la misma zona neuquina.

El "2016 fue un año importante, de cambio para nosotros. Logramos una importante reducción de costos y una mejora significativa en la producción de los pozos, incluso superior a nuestras expectativas", dijo Ricardo Darré, CEO de YPF, durante el anuncio.

A lo largo de 2017, la petrolera lanzará los nuevos planes que avanzarán, por ahora, con la única participación de la firma argentina. "Estamos siendo testigos de un aumento sustancial en el interés de diferentes actores para unirse a nosotros en el desarrollo de Vaca Muerta", destacó Darré.

Respecto del acuerdo alcanzado con los gremios, las empresas destacan una importante reducción de costos en sus operaciones. "Para hacer sustentable la actividad no convencional se necesitaba un acuerdo de este tipo", sintetizó un directivo de una de las principales compañías con actividad en Neuquén.

Pero además hubo una segunda pata: para acelerar las inversiones, el Gobierno garantizó precios diferenciales del gas que extraigan del yacimiento hasta 2021.

"Había que apuntalar una nueva forma de trabajo para que los inversores lleguen", señaló un jerárquico de otra de las principales firmas que operan en Vaca Muerta.

Entre los puntos clave del acuerdo aparece la eliminación del pago de "horas taxi", una disminución de la cantidad de operarios por cada equipo de perforación, la implementación del trabajo nocturno para el montaje y desmontaje de equipos, y la fijación de un tope máximo de 60 km/h en la velocidad de los vientos "aptos" para trabajar.

Fue el Presidente quien lo definió como "una revolución del trabajo", en la presentación en la Casa Rosada. En algunos sectores ya está avanzada la introducción de cambios en el convenio colectivo. Por caso, para la Uocra (construcción) en su seccional chubutense, cuyos trabajadores operan en el yacimiento Cerro Dragón.

Y en estudio, el caso más nítido donde podría replicarse la reducción de beneficios a las "horas taxi" es el de los trabajadores Aeronáuticos.

El líder petrolero Guillermo Pereyra se jacta del acuerdo y se defiende de las acusaciones de "flexibilización".

Aseguró que, más allá de los económico, los cambios introducidos "en su mayoría ya se venían aplicando", por lo que no modificarán sustancialmente la rutina de los trabajadores petroleros.

No obstante, desde que comenzaron las tratativas, el jefe de los petroleros sostuvo que el sector se encontraba en una encerrona: "Tuvimos que arreglar porque se nos caían los puestos de trabajo. Los tiempos cambian, la economía se mueve, y hay que adaptarse a algunas cosas".

Entre sus representados, Pereyra señaló que se generó un amplio consenso para aplicar los cambios. "Las bases entendieron y aceptaron el acuerdo, sólo lo rechazó un grupo reducido, de izquierda, que pensó que así iba a hacer la revolución", dijo el dirigente petrolero a La Nación.

El jueves pasado, Pereyra participó de la reunión de consejo directivo de la CGT que selló el llamado al primer paro general contra el gobierno de Macri. Tras el cónclave, cuestionó que se hablara de "unanimidad" cuando, puertas adentro, había rechazado la medida de fuerza.

Enfrentado con la dirección de la central obrera, Carlos Acuña, uno de los tres triunviros, lo cuestionó por haber acordado un "convenio colectivo a la baja". El petrolero ensayó su defensa: "Podemos tener buenos convenios colectivos de trabajo. Pero si no tenemos trabajadores, ¿dónde vamos a aplicarlos?".

Con la medida de fuerza ya encaminada, Pereyra profundizará sus diferencias con la conducción de la central obrera. El viernes, en un plenario de delegados petroleros, se resolvió que el gremio no adherirá a la huelga general convocada para el 6 de abril.

"Hay sindicatos que creen que todos los problemas del país nacieron ahora", cuestionó el líder gremial en diálogo con el matutino.

SECCIÓN Negocios