Legales

Garfunkel debería pagar $80.000 diarios por obras de arte robadas

20-03-2017 La Justicia civil le impuso al ex empresario de medios una multa que tendrá que hacer efectiva por cada día que los objetos continúen sin aparecer
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El empresario Matías Garfunkel deberá exhibir las piezas de arte que son objeto de uno de los frentes procesales que tiene y que, se supone, contrabandeó a los Estados Unidos, donde fueron vendidas a pesar de que estaban como garantía judicial por una deuda del empresario con uno de sus ex abogados.

Si el empresario no puede mostrar las piezas, deberá pagar $80 mil diarios de multa, según dispuso la Justicia civil.

Las piezas en cuestión son una escultura, Deux Tapirs Face-a-Face, del orfebre Rembrandt Bugatti, una cómoda de Emile-Jacques Ruhlmann y el cuadro The Painted Bridge, de sir William Russell Flint. Todas estaban en la casona del barrio de Belgrano de Garfunkel, bajo su custodia, según lo que había dispuesto el juzgado Civil Nº 79 luego de que el abogado Adolfo Verra lo demandara por no pagarle los honorarios de su juicio de divorcio.

Tras conocerse la desaparición de las obras, la causa fue derivada al fuero penal económico para investigar el presunto contrabando a Estados Unidos para ser vendidas en subastas sin cumplir con las normas dispuestas en la materia, indicó el diario Perfil.

Garfunkel está radicado en Miami y no se presentó a ninguno de los llamados a indagatoria realizados por el juez en lo penal económico Gustavo Meirovich, quien lo procesó en octubre pasado y le trabó un embargo de $35 millones. 

Está acusado de haber quebrantado los deberes de depositario judicial, peculado y contrabando. El juez le atribuyó haber extraído del territorio aduanero argentino las obras señaladas sin documentar ante los organismos correspondientes y eludiendo los controles aduaneros.

Tras más de un año de investigación, Meirovich dictó en octubre el procesamiento con un escrito de 101 páginas en el que apuntó a Garfunkel, dejó bajo la lupa a la sede local de la compañía Christie’s y a su representante física en el país, al mismo tiempo que dispuso otra serie de medidas.

En el escrito también consta que la firma Christie’s de Nueva York subastó dos de las piezas buscadas el 13 de junio de ese año, en tanto que el cuadro fue puesto a la venta en la página de la casa y luego retirado. En diciembre, el juez lo citó a indagatoria para febrero, pero el empresario no se presentó, concluyó el citado matutino.

SECCIÓN Legales