Economía
Los industriales alertaron que el atraso cambiario profundiza la crisis de competitividad
21-03-2017 Un informe realizado por el Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano indicó una desmejora la relación dólar-peso y prevé que las condiciones seguirán constante al menos durante el primer semestre del año
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El atraso cambiario en la Argentina se instaló en enero pasado por encima del 21% y avivó el reclamo de los industriales, que pidieron medidas que les permitan mejores condiciones de competitividad en el mercado internacional, entre ellas la apreciación del dólar en relación con el peso para "atenuar" las pérdidas que le generaron los costos internos.

Según el informe realizado por el Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano, durante enero "se verificó una nueva desmejora en el tipo de cambio real, que se ubicó 1% por debajo del guarismo registrado en diciembre del año pasado".

"En ese sentido, el atraso cambiario acumula ya un 21,2% con relación a diciembre de 2015", destacó la publicación que prevé que las condiciones cambiarias seguirán constante al menos durante el primer semestre del año.

"El ingreso de divisas provenientes de la cuenta de capital, al que se sumará el que origine la venta de la cosecha, seguirá manteniendo deprimida la cotización de la divisa estadounidense, presagiando que dicho atraso se acentuará a lo largo del primer semestre de 2017", explicó Víctor Beker, director del CENE.

Los índices de la UB confirmaron los malos presagios que los industriales tienen en sus informaciones parciales sobre las medidas del Gobierno.

"No es viable seguir con esta relación cambiaria pero los funcionarios no harán nada por modificar la situación", se lamentó uno de los integrantes de la UIA, según BAE.

Sucede que desde el gobierno de Mauricio Macri les negaron posibilidades devaluatorias antes de las elecciones de octubre próximo.

De hecho, varios hombres del Gobierno echaron por tierra la posibilidad de generar un dólar de exportación, como lo había planteado el industrial bonaerense Daniel Rosato. Sin embargo, fuentes empresarias confiaron que antes de fin de año exista una "corrección" en el valor del dólar.

Con un consumo interno a la baja y congelado, los sectores con posibilidades de exportación consideraron "imprescindible" que existan mejores condiciones a corto plazo para la comercialización industrial.

"Sin competitividad, está complicada la industria", afirmó otro líder industrial, de fuerte representación de la voz de las economías regionales.

Sin embargo, algunos representantes de la industria advirtieron que dar una estimación de la relación peso-dólar en la industria debe hacerse en relación al sector que representa, y prefirieron cautela a la hora de medir en cifras el impacto en la comercialización. Aunque desde la central fabril destacaron que es "evidente" que el atraso cambiario "aplastó a la industria y su capacidad de producción".

"Hoy tenemos costos internos muy altos, como la presión impositiva, los costos laborales y los logísticos nos dejan afuera de cualquier mercado. Sabemos que estos problemas no se arreglan de un día para el otro pero es necesario sostener a las fábricas porque muchas no van a llegar a fin de año", advirtió un representante de la industria alimenticia.

 

SECCIÓN Economía